Funcionarios instan a países ricos a donar excesos de dosis de vacunas contra COVID-19

Stephanie Nebehay y Michelle Nichols
·3  min de lectura
Ilustración de un frasco con la etiqueta "Pfizer BioNtech coronavirus disease (COVID-19) vaccine" sobre una bandera de la UE

Por Stephanie Nebehay y Michelle Nichols

GINEBRA/NUEVA YORK, 15 abr (Reuters) - Importantes funcionarios de la ONU, de finanzas y relacionados con las vacunas pidieron el jueves a los países ricos que donen los excesos de dosis de inyecciones contra el COVID-19 a un programa internacional para abastecer a naciones de ingresos bajos y medios, en un intento por volver a encarrilar la economía mundial.

En un evento virtual de la Alianza Gavi para fomentar el respaldo a la iniciativa de intercambio equitativo de vacunas COVAX, los funcionarios también pidieron otros 2.000 millones de dólares a junio para el programa, que apunta a comprar hasta 1.800 millones de dosis en 2021. Hasta ahora, COVAX ha enviado más de 38 millones de dosis a 111 países.

"El suministro mundial es increíblemente escaso en este momento. Pero también sabemos que muchos países de altos ingresos han pedido más vacunas de las que necesitan", dijo el director ejecutivo de Gavi, Seth Berkley. Pidió compartir las dosis extra "lo antes posible para cubrir las poblaciones de alto riesgo durante este período de suministro limitado".

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció la donación de suficientes dosis de vacunas para más de 800.000 personas a COVAX, que está dirigida por la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), la Alianza Gavi, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Dinamarca, Países Bajos, Noruega y Suecia comprometieron el jueves nuevos fondos a COVAX.

"Muchos países tienen dinero para gastar en dosis, pero no hay entregas rápidas. Me gustaría subrayar la importancia de que los países que tienen la posibilidad de disponer de un exceso de vacunas las entreguen lo antes posible", sostuvo el presidente del Banco Mundial, David Malpass, en un acto de recaudación de fondos de la alianza de vacunas de Gavi.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que algunos países que se habían inscrito en COVAX no habían recibido ninguna dosis, ninguno había recibido suficientes y algunos no estaban recibiendo sus asignaciones de segunda ronda de vacunas a tiempo.

"Sigue existiendo una disparidad impactante y en aumento en la distribución global de vacunas", advirtió en el evento de Gavi.

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, pidió a los países más ricos que inviertan generosamente en COVAX y donen los excedentes de dosis porque era la única forma de poner fin a la pandemia y hacer que "la economía mundial vuelva a encarrilarse".

La primera ministra noruega, Erna Solberg, aseguró que se necesitaban otros 22.000 millones de dólares para el acelerador de acceso a herramientas contra COVID-19 (ACT), que incluye COVAX y también apoya tratamientos y pruebas.

"Estas cifras pueden parecer altas, pero son pequeñas en comparación con la pérdida económica mundial si esta crisis continúa. Las nuevas variantes del virus dejan en claro que tenemos que actuar más rápido", dijo.

(Reporte de Stephanie Nebehay en Ginebra y Michelle Nichols en Nueva York, Editado en Español por Javier Leira y Manuel Farías)