Presidenta de Taiwán dice en EEUU que ambos países están "más cerca que nunca"

·4  min de lectura
La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, llega al Hotel Lotte de Manhattan, en Nueva York

Por Hussein Waaile, Michael Martina y Ben Blanchard

NUEVA YORK/TAIPEI, 29 mar (Reuters) -Estados Unidos y Taiwán están más unidos que nunca, dijo la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, a sus partidarios durante una escala en Nueva York que hasta ahora, según Taipei, no ha desencadenado acciones militares inusuales por parte de China.

Tsai llegó el miércoles a Nueva York en una delicada escala en Estados Unidos de camino a América Central y antes de volver a Taipei pasará por Los Ángeles, donde se espera que se reúna con el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy.

China ha advertido que el encuentro podría llevar a una "grave confrontación" en las relaciones entre Estados Unidos y China.

La visita se produce en un momento en que las relaciones de Estados Unidos con China se encuentran en lo que algunos analistas consideran su peor nivel desde que Washington normalizó sus lazos con Pekín en 1979 y cambió el reconocimiento diplomático de Taipei.

China, que reclama Taiwán, gobernado democráticamente, como territorio chino, ha advertido en repetidas ocasiones a los dirigentes estadounidenses que no se reúnan con Tsai, que se encuentra en su primera escala en Estados Unidos desde 2019, al considerarlo como una muestra de apoyo al deseo de la isla de ser vista como un país independiente.

"En particular, la relación entre Taiwán y Estados Unidos es más estrecha que nunca", afirmó Tsai, señalando "avances significativos" en la cooperación económica y de seguridad.

Aunque Taiwán se enfrenta a "enormes desafíos", no quedará aislada, afirmó Tsai, además agradeció al Gobierno estadounidense la aplicación de los acuerdos de seguridad con Taiwán, incluidas las nueve ventas de armas anunciadas por la administración del presidente Joe Biden.

El Ministerio de Defensa de Taiwán, en su informe diario sobre las actividades militares de China, informó de que entre el miércoles y el jueves por la mañana no había detectado ningún avión chino entrando en la zona de defensa aérea de Taiwán ni cruzando la línea mediana del estrecho de Taiwán, que sirve de barrera no oficial.

Las fuerzas aéreas chinas vuelan casi a diario a la zona de defensa aérea o a través de la línea mediana, en lo que Taiwán denomina guerra de "zona gris", diseñada para poner a prueba y desgastar a sus fuerzas.

Un alto funcionario de seguridad de Taiwán dijo antes que la isla espera una reacción menos severa de Pekín a una reunión Tsai-McCarthy que cuando la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, visitó Taipei el año pasado, algo que provocó que China organizara importantes simulacros militares.

"Se reunirán en Estados Unidos, por lo que la complejidad política no es tan alta como cuando la presidenta de la Cámara de Representantes vino a Taiwán", dijo el director general de la Oficina de Seguridad Nacional de Taiwán, Tsai Ming-yen, al Parlamento taiwanés.

El funcionario añadió que Taiwán había estado llevando a cabo simulacros de respuestas a un aumento de la tensión mientras la presidenta está fuera, incluso cuando vuela, y que se puede contactar con ella en cualquier momento para que se reúna con sus máximos responsables de seguridad.

Tsai se dirige a Guatemala y Belice, dos de los pocos países que reconocen diplomáticamente a Taiwán.

Taiwán ha ido perdiendo gradualmente el reconocimiento oficial de más países a medida que éstos se han ido decantando por Pekín. Honduras cambió de lealtad el domingo, con lo que sólo quedan 13 países con lazos formales con Taiwán.

Pekín afirma que Taiwán pertenece a "una sola China" y que, como provincia china, no tiene derecho a establecer vínculos entre Estados. Taiwán lo niega.

Taiwán es la cuestión territorial más delicada de China y una de los principales puntos de discordia con Washington, que, como la mayoría de los países, sólo mantiene lazos no oficiales con Taipéi. Pero el Gobierno estadounidense está obligado por ley a proporcionar a la isla los medios para defenderse y facilita las escalas no oficiales.

(Reporte de Bernard Orr, Fabian Hamacher, Yimou Lee, David Brunnstrom y Michael Martina. Redacción de Ben Blanchard. Edición de Raissa Kasolowsky, Stephen Coates y Cynthia Osterman, editado en español por José Muñoz)