Anuncios

La presidenta hondureña exalta al prócer Francisco Morazán en las fiestas patrias

Tegucigalpa, 15 sep (EFE).- La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, exaltó este jueves la figura del prócer Francisco Morazán y recordó que un día como hoy, en 1842, fue fusilado en Costa Rica cuando luchaba por la unión de Centroamérica.

"Desde el Gobierno del pueblo ordeno desenterrar el pensamiento, la imagen y la gigantesca figura del general José Francisco Morazán Quesada, sus ideales como defensor de la libertad, la justicia y la democracia", dijo Castro en un discurso conmemorativo a los 201 años de la independencia de Honduras de la Corona Española, gesta que se remonta al 15 de septiembre de 1821.

El discurso de Castro, todo centrado en la figura de Morazán, fue pronunciado en el Estadio Nacional José de la Paz Herrera, donde presenció los desfiles de miles de estudiantes de colegios de educación media conmemorativos a la independencia.

La mandataria también instruyó a los ministros de Educación, Cultura y Planificación para que "procedan, de manera inmediata, a transformar el sistema educativo", que ha sido deficiente, al igual que el de salud, a lo largo de la historia del país centroamericano.

La reforma educativa incluye, según expresó Castro, la transformación de los programas educativos de los maestros y alumnos, y que en todos los centros de enseñanza se imparta "la Cátedra Morazánica".

"Debemos incorporar en el calendario cívico el estudio de la gesta y la ruta de la victoria de Morazán. Igualmente, se debe estudiar en los colegios el 1 de julio de 1823, la fecha que marca la independencia absoluta de Centroamérica", recalco Castro, quien el martes dijo que de 17.800 escuelas del país, 12.000 están destruidas.

La presidenta defendió entonces el nuevo Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la nación aprobado por el Consejo de Ministros, por 392.000 millones de lempiras (15.870,4 millones de dólares).

Añadió que el presupuesto aprobado, enviado el jueves al Parlamento, que deberá discutirlo, "va encaminado, en primer lugar, al respaldo y al acompañamiento de tener una educación digna".

Los hondureños retomaron los festejos de la independencia después de que fueron suspendidos en 2020 por la pandemia de la covid-19, que se comenzó a expandir en marzo de ese año.

Este año, la celebración ha tenido de particular el hecho de que Honduras, por primera vez en su historia, es gobernando por una mujer, desde el pasado 27 de enero.

Además, se volvió a un solo desfile cívico, después que, tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente de Honduras, Manuel Zelaya, esposo de Castro y quien ahora es además uno de sus asesores, se celebraron dos, por separado, uno del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) y el gobernante Partido Libertad y Refundación (Libre), y otro oficial.

Hoy, también participaron en el desfile que terminó en el estadio capitalino, representantes de la diversidad sexual, lo que algunos sectores cuestionaron, porque en principio las autoridades de la Secretaría de Educación habían informado que solamente participarían los colegios de educación media y cadetes de academias de las Fuerzas Armadas.

A 201 años de su independencia, Honduras, con un territorio de 112.492 kilómetros cuadrados y 9,5 millones de habitantes, es uno de los países más pobres de Latinoamérica, con deficientes servicios de educación, salud, comunicaciones y altos índices de violencia, desempleo y corrupción, entre otros flagelos.

El país retornó en 1980 al orden constitucional después de casi dos décadas de regímenes militares, pero 42 años después las condiciones de vida de los hondureños no han mejorado, sino empeorado, según diversas fuentes que, además, atribuyen en gran medida la precaria situación del país a los políticos que han gobernado, no de ahora, sino de siempre.

(c) Agencia EFE