Anuncios

Premier League: Manchester City y Chelsea empataron y no festejaron Julián Álvarez ni Enzo Fernández

Erling Haaland salta casi al borde del área chica tras un centro de Kevin De Bruyne y su cabezazo se irá por encima del travesaño; el noruego falló dos chances muy claras en el 1-1 entre Manchester City y Chelsea por la Premier League. (La Nación)
Erling Haaland salta casi al borde del área chica tras un centro de Kevin De Bruyne y su cabezazo se irá por encima del travesaño; el noruego falló dos chances muy claras en el 1-1 entre Manchester City y Chelsea por la Premier League. (La Nación)

De un lado, Julián Álvarez. Del otro, Enzo Fernández. Dos campeones del mundo en el seleccionado argentino en Qatar 2022 y con pasado en común en River fueron rivales este sábado en el último turno de la jornada de la Premier League, en el partido de la fecha 25 que empataron en un gol Manchester City y Chelsea.

Bajo una lluvia torrencial, la Araña ejecutó el primer remate al arco del duelo, apenas iniciado el partido, en un intento sorpresivo desde fuera del área, que cerró una acción colectiva de juego de primera. Su derechazo cruzado salió desviado.

En la primera llegada del visitante, Enzo participó con una buena habilitación, pero todo terminó diluyéndose en un despeje cerca del punto de penal tras un centro al ras del césped mojado. Era el anuncio del ida y vuelta planteado entre dos conjuntos que intentaban hacerse fuertes en la precisión y la velocidad.

El remate de Julián Álvarez en el inicio

De los pies de Álvarez también nació la primera ocasión que tuvo el noruego Erling Haaland, que tomó un centro del argentino y cabeceó por encima del travesaño. Más clara aun fue la oportunidad que tuvo el senegalés Nicolas Jackson, que quedó mano a mano con el arquero Ederson, pero hizo un mal control. La pelota se le fue larga y el brasileño le bloqueó justo el tiro.

Erling Braut Haaland, Phil Foden y Julian Alvarez durante el calentamiento previo al partido Brentford vs Manchester City - Brentford Community Stadium, Londres, Premier League, 5 de febrero de 2024 (REUTERS/David Klein)
Erling Braut Haaland, Phil Foden y Julian Alvarez durante el calentamiento previo al partido Brentford vs Manchester City - Brentford Community Stadium, Londres, Premier League, 5 de febrero de 2024 (REUTERS/David Klein)

En esa ocasión, Ederson se redimió de un error que había puesto en jaque al arco del City: no hizo un despeje cuando recibió un pase atrás del neerlandés Nathan Aké y fue presionado por Nicolas Jackson. Superada la media hora, otra vez la suerte estuvo de su lado: Raheem Sterling llegó al área en soledad por la izquierda y le dio el balón en las manos suavemente, cuando quiso acomodarlo. Increíble.

El chance que desperdició Sterling

A los 42 minutos, Josep Guardiola estalló de furia porque Sterling tuvo una ocasión similar, frente a una defensa muy desprotegida en retroceso. Esa vez el número 7 no falló.

Aunque tardó en perfilarse, se sacó de encima a Kyle Walker con un enganche hacia dentro y colocó la pelota junto a un palo. El gol fue consecuencia de una corrida fantástica de Jackson y una definición sutil para el 1-0. Justo de un ex jugador de Manchester City, que celebró con cautela.

El gol de Steerling para Chelsea

El segundo tiempo comenzó con un City mucho más intenso. Estuvo cerca del empate Haaland, que le erró al arco al tomar de aire el balón casi encima de él, en un salto por el segundo palo. El local tenía más ganas que claridad, ante un adversario que esperaba en su campo y no se apresuraba cuando tenía la pelota. En ese contexto, Ederson impidió el segundo tanto contra una jugada colectiva que llegó hasta el área chica e incluyó dos tapadas impresionantes del arquero.

Las dos atajadas seguidas de Ederson

Y llegaron las réplicas del local, con centros, remates de media distancia, cabezazos. Una gran reacción del arquero serbio Dorde Petrovic ante una definición cruzada de Haaland que se desvió demoró el empate.

También, en un contragolpe, hubo un enojo de Christopher Nkunku con Enzo, que le birló un remate para el que el francés estaba mejor perfilado. El mediocampista no quiso ni mirarlo, porque supo enseguida que se había entrometido sin ángulo para definir bien.

Contrarreloj, Haaland volvió a errarle al arco en otro cabezazo, tras un pase aéreo de Kevin De Bruyne. Todos contuvieron la respiración y se tomaron la cabeza al ver la pelota por encima del travesaño. El noruego estaba solo en el área chica.

El gol que se perdió Haaland

En la insistencia y la perseverancia, entre rebotes en el área de Chelsea cada vez más poblada, Rodri conectó de primera uno de esos desvíos y no falló. Su tiro rozó en el sierraleonés Trevoh Chalobah y fue a la red, aunque ya originalmente se dirigía al arco.

El empate fue un desahogo para los citizens, incluido Guardiola. Julián ya no estaba en el campo, tras ser reemplazado por Bernardo Silva a los 20 minutos de esa etapa. Y Haaland no parecía Haaland.

El gol de Rodri para Manchester City

Hubo cuatro minutos más tras los 90 regularess y un final infartante. El VAR verificó si había habido una mano en el área de Chelsea sancionable con penal y hubo una salvada milagrosa de los visitantes: un cabezazo de Rodri dio en un rival y se fue al lado de un palo, ante con el arquero lanzado hacia el otro lado.

La polémica del final

El empate tuvo sabor a poco para Manchester City, que acumula 53 unidades en la pelea por el título con Arsenal, que tiene 55, y el líder Liverpool, que suma 57. Pero falta mucho, claro: 13 fechas. Y el City tiene un encuentro pendiente, con Brentford, por la jornada 18, cuando fue a protagonizar el Mundial de Clubes. Ese partido será el martes próximo. Aun ganando ese día, el defensor del cetro no alcanzará al puntero.

En los saludos entre Mauricio Pochettino, DT de Chelsea, y Pep Guardiola, el entrenador de Manchester City, el argentino mostró más la sonrisa tras el empate por la Premier League.
En los saludos entre Mauricio Pochettino, DT de Chelsea, y Pep Guardiola, el entrenador de Manchester City, el argentino mostró más la sonrisa tras el empate por la Premier League. - Créditos: @Dave Thompson

En tanto, Chelsea, dirigido por el santafesino Mauricio Pochettino, se fue con la desilusión de haber tenido la victoria en las manos hasta cerca del final. La sensación sigue siendo amarga: tiene un plantel como para ser un animador importante de la mejor liga del mundo pero sigue lejos de las altura, con 35 unidades, en el décimo puesto.