Anuncios

Precios de la vivienda en el sur de la Florida desafían pronósticos y siguen subiendo pese a caída en ventas

Los precios de la vivienda en el sur de la Florida siguen subiendo a pesar de otra caída en las ventas.

En Miami-Dade las casas tiene un precio promedio de $618,217, en comparación con $575,000 de hace un año, según el reporte de ventas de viviendas de la Miami Association of Realtors divulgado el martes. El reporte mensual comparó la actividad de la vivienda entre octubre de 2023 y octubre de 2022. Los precios de los condominios siguieron su ejemplo, pasando de $388,531 a $405,000.

Broward observó la misma tendencia, con precios de $575,000 para las viviendas unifamiliares, por encima de los $540,000 anteriores, y de $272,750 para los condominios, en comparación con los $262,000 anteriores.

Pero las ventas anuales siguen cayendo, una tendencia observada desde el comienzo de este año. Miami-Dade registró 1,971 ventas, por debajo de las 2,067 de hace un año. Broward registró 2,135 ofertas, menos que las 2,222 del año anterior.

“Cuando la oferta es limitada, los precios suben”, dijo Jason Damm, experto inmobiliario y profesor adjunto de Práctica Profesional en Finanzas de la Universidad de Miami. “La oferta es muy baja, no solo en Miami, sino en todo Estados Unidos. La gente no quiere vender, porque significa salir de una tasa de interés muy baja y mudarse a otro lugar que significaría pedir un préstamo con una tasa de interés alta”.

Muchos compradores primerizos atribuyen su incapacidad para permitirse una vivienda al aumento constante de los precios. Expertos declararon al Miami Herald que las tendencias nacionales y locales están creando un mercado difícil para muchos compradores. Freddie Mac sitúa en 7.44% la tasa fija para hipotecas a 30 años, frente al 6.61% de hace un año, y el mayor pico en dos décadas. Estas tasas, como dijo Damm, obligan a muchos posibles vendedores a no mudarse.

Gastar más

¿Otro reto? El sur de la Florida sigue atrayendo a habitantes adinerados, y las ampliaciones de empresas atraen a empleados con capacidad financiera y salarios más elevados, lo que aumenta la competencia por el mercado inmobiliario. Como resultado, los compradores gastan más dinero en las casas que quieren, por lo general las que están listas para mudarse y en los vecindarios más de moda, elevando más los precios a pesar de una disminución en las ventas.

Miami-Dade, en particular, dijo Christina Pappas, atrae a empleados que tienen que mudarse a la Florida por sus empleadores. Pappas supervisa la firma inmobiliaria Keyes como su presidenta. Y dado que los precios en Broward son ligeramente más bajos que en Miami-Dade, atrae a más personas que compran su primera vivienda.

Ambos condados están observando un aumento de posibles compradores procedentes de Argentina y Chile.

Miami-Dade registró 42% de todas las transacciones cerradas en efectivo; Broward, el 41%. Ambos condados tuvieron casi el doble del promedio nacional de 29% en transacciones en efectivo.

Miami-Dade tiene un suministro de casas para cuatro meses y un suministro de condominios para 6.3 meses. Broward tiene un inventario de casas de 3.4 meses y de 4.6 meses de condominios. Estos son ligeros aumentos respecto de enero, cuando Broward tenía un suministro de aproximadamente tres meses de casas y condominios, y Miami-Dade tenía cuatro. Un mercado equilibrado tiene de seis a nueve meses de inventario; cualquier cantidad menor favorece a los vendedores y cualquier cantidad mayor beneficia a los compradores.

Una mirada al futuro

Los compradores pueden esperar condiciones más favorables para la compra de vivienda para el verano del próximo año, dijo Damm, por la combinación de aumento de la oferta y las tasas de interés potencialmente más bajas.

Algunos economistas creen que la Reserva Federal reducirá las tasas de interés —lo que llevará una disminución en las tasas hipotecarias— dado el descenso de la inflación. Aunque una disminución de las tasas de interés aumentará la competencia, los compradores probablemente tendrán más facilidad para buscar casa con más opciones residenciales en el mercado.

“No es un buen momento para comprar debido a las tasas de interés”, dijo Damm. “Si estoy por comprar una vivienda en este momento, esperaré para ver hacia dónde van las tasas de interés”.