Anuncios

El príncipe Guillermo marca distancias con Enrique tras regreso de urgencia a casa por enfermedad de su padre

Dejando a un lado sus diferencias con la Familia Real Británica y demostrando su apoyo incondicional a su padre en este delicado trance, el Príncipe Harry no ha dudado en cancelar su agenda y regresar de urgencia al Reino Unido nada más enterarse de que el Rey Carlos III padece cáncer.

Horas después de la llamada telefónica con la que su progenitor le contó personalmente la enfermedad que le fue diagnosticada a raíz de su operación por un agrandamiento benigno de la próstata -por el momento se desconoce qué tipo de cáncer es-, el duque de Sussex cogía un vuelo de Los Ángeles a Londres para reencontrarse cuanto antes con el monarca.

Alrededor de las 14.00 horas de este miércoles Harry, que ha viajado sin Meghan Markle y sus dos hijos, Archie y Lilibeth, aterrizaba en la capital británica y, sin tiempo que perder, se dirigía a Clarence House para ver a Carlos III, donde ha sido fotografiado muy serio y con rostro de preocupación.

Un encuentro que duró 45 minutos y del que no ha trascendido ningún detalle, aunque la expectación entre los medios de comunicación ingleses por el regreso de urgencia del Príncipe Harry es máxima. Horas después de ver a su hijo menor, el Rey reaparecía de lo más emocionado abandonando su residencia en compañía de la Reina Camilla, su gran apoyo en estos duros momentos.

La agenda del duque de Sussex y su estancia prevista en Londres es todo un misterio, aunque según los tabloides británicos algo está claro. Y es que no va a verse con el Príncipe Guillermo. Antaño uña y carne, el Príncipe de Gales está tan dolido con su hermano por sus durísimas ataques contra su familia -especialmente contra él y Kate Middleton- que ni siquiera en unas circunstancias como la enfermedad de su padre piensa dar su brazo a torcer con Harry.

“Estoy ocupado con cosas más importantes” habría asegurado a su entorno, dejando claro que entre sus planes no está ver a su hermano. Una frase que podría tener su explicación en que a su vuelta al trabajo tras su baja para estar al lado de su mujer tras su operación abdominal -el hermetismo continúa siendo absoluto sobre el estado de Kate, que no reaparecerá hasta Semana Santa- se une que a raíz de la enfermedad de Carlos III asumirá algunas de las funciones y compromisos del Rey, por lo que su agenda estará repleta de actos.

Sin embargo, muchos aventuran a que la negativa de Guillermo a ver a Harry no es sino la confirmación de que su relación está completamente rota y ni siquiera el cáncer que se le acaba de diagnosticar a su padre, y por el que el hijo menor de Lady Di ha regresado de urgencia a casa, logrará que los hermanos acerquen posturas.