Anuncios

El príncipe Guillermo expresa su preocupación por el aumento del antisemitismo en el Reino Unido

El príncipe Guillermo de Inglaterra visita la sinagoga Western Marble Arch, en Londres

Por Michael Holden

LONDRES, 29 feb (Reuters) - El príncipe Guillermo se mostró muy preocupado por el aumento del antisemitismo en Reino Unido durante una visita a una sinagoga londinense el jueves, en su regreso a las funciones públicas dos días después de retirarse misteriosamente de una ceremonia.

Una semana después de que el heredero al trono pidió el fin de la guerra entre Israel y Hamás en Gaza, afirmando que "han muerto demasiadas personas", Guillermo se reunió con jóvenes embajadores de la Fundación Educativa del Holocausto, que tratan de combatir el odio en un contexto de aumento de los abusos y ataques contra la comunidad judía británica.

"Tanto Catalina como yo estamos extremadamente preocupados por el aumento del antisemitismo del que han hablado esta mañana y siento mucho si alguno de ustedes ha tenido que experimentar eso", dijo el príncipe.

"Por eso estoy hoy aquí, para asegurales a todos que a la gente le importa y que la gente escucha".

Durante su visita a la sinagoga occidental de Marble Arch, el príncipe, que llevaba una kipá, el gorro tradicional judío, se reunió con supervivientes del Holocausto y escuchó a estudiantes judíos relatar cómo se había dado lo que uno de ellos describió como una "explosión" de antisemitismo, incluidas amenazas de muerte y agresiones.

El miércoles, el primer ministro británico, Rishi Sunak, anunció 54 millones de libras (68 millones de dólares) de nuevos fondos para proteger a las comunidades judías, después de que las cifras mostraron que los incidentes antisemitas habían alcanzado un récord en Gran Bretaña el año pasado.

La inusual intervención directa de Guillermo la semana pasada en el conflicto de Gaza, con su llamamiento a la paz y a Hamás para que libere a todos los rehenes, generó portadas, ya que los miembros de la realeza evitan por convención los asuntos políticos polémicos.

Pero tras convertirse en 2018 en el primer miembro de alto rango de la realeza británica en realizar una visita oficial a Israel y a los territorios palestinos ocupados, ha seguido de cerca la región y ha querido pronunciarse sobre el sufrimiento humano que ha causado, según su oficina.

Su aparición, y la referencia a su esposa Catalina, se conoce después de que el martes se excusó de asistir a un servicio conmemorativo en el Castillo de Windsor por su padrino, el fallecido rey Constantino de Grecia, debido a un "asunto personal", lo que desató intensas especulaciones en las redes sociales.

El príncipe, de 41 años, no había vuelto a la actividad pública desde que el mes pasado pospuso una serie de compromisos tras la operación abdominal de su esposa Catalina, una intervención que se produjo poco antes de que su padre, el rey Carlos, revelara que se estaba sometiendo a un tratamiento contra un tipo de cáncer no especificado.

Fuentes del palacio dijeron que la ausencia de Guillermo en el funeral no estaba relacionada con la enfermedad de su padre, y que Catalina, que no ha sido vista en público desde el día de Navidad, seguía evolucionando favorablemente.

(Reporte de Kate Holton y Michael Holden; edición en español de Javier López de Lérida)