Anuncios

Un potente terremoto sacudió Filipinas y disparó una alerta de tsunami en varios países del Pacífico

Alerta de tsunami tras un terremoto en Filipinas
Alerta de tsunami tras un terremoto en Filipinas

MANILA.- Un potente terremoto con una magnitud preliminar de 7,6 sacudió el sábado la costa de la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas, tras el cual se emitió una alerta de tsunami en varios países del Pacífico.

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico dijo que, basándose en la magnitud y la ubicación, esperaba que olas de tsunami -de hasta tres metros por encima del nivel de la marea- azotaran el sur de Filipinas y partes de Indonesia, Palaos y Malasia, en tanto Japón también esperaba el impacto en sus costas.

Más tarde, actualizó la información y dijo que no había riesgo de tsunami. “Basándose en todos los datos disponibles (...) la amenaza de tsunami de este terremoto ya ha pasado”, informó el organismo.

El terremoto se produjo a las 22.37 (hora local) a una profundidad de 63 kilómetros, según el Centro Sismológico Europeo-Mediterráneo (EMSC, por su siglas en inglés). La zona luego sufrió más de una docena de réplicas, la mayor de magnitud 6,4, según el mismo centro.

El Servicio Geográfico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) estimó que el terremoto tuvo una magnitud de 7,6 y una profundidad de 32 kilómetros, mientras que la agencia filipina encargada de los terremotos dijo que la magnitud fue 6,9.

La Agencia Filipina de Sismología (Phivolcs) dijo que las olas del tsunami podrían golpear Filipinas hacia la medianoche hora local (13 en la Argentina) y podrían continuar durante horas.

“Según la base de datos local de escenarios de tsunamis, se espera que experimente olas de más de un metro de altura por encima de las mareas normales y puede que sean más altas en bahías y estrechos cerrados”, dijo Phivolcs. “Se espera un tsunami destructivo con olas de alturas potencialmente mortales”, añadió.

“Los barcos que ya están en el mar durante este período deben permanecer en alta mar en aguas profundas hasta que se les informe”, indicó Phivolcs, pidiendo a las personas que viven cerca de la costa de las provincias de Surigao Del Sur y Davao Oriental que “evacúen inmediatamente” o “se trasladen tierra adentro”.

Raymark Gentallan, jefe de la policía local de la ciudad costera de Hinatuan, cerca del epicentro del terremoto, dijo que se cortó el suministro eléctrico desde que se produjo el terremoto, pero los equipos de respuesta a desastres no han monitoreado ninguna víctima o daño todavía.

Por su parte, la emisora japonesa NHK dijo que se esperaba que olas de tsunami de hasta un metro de altura alcanzaran la costa occidental de Japón un poco más tarde, hacia la 1.30 del domingo (13.30 del sábado en la Argentina).

Dyl Constantino, de 25 años, se encontraba en la isla de Siargao, en el noreste de Mindanao, cuando se produjo la sacudida. “Fue el terremoto más largo y fuerte que he vivido, probablemente duró unos cuatro minutos”, contó a la AFP.

“Aquí estamos acostumbrados a sismos pero este fue diferente porque las puertas realmente temblaron y todos entramos en pánico”, continuó.

Bethanie Valledor, de 24 años, dormía en un hotel en la ciudad de Bislig, a unos 20 km al suroeste de Hinatuan, cuando el temblor la despertó. “Sentí como si la habitación en donde nos alojamos fuera a ser destruida”, relató. “Estamos muy cerca del mar. El dueño del hotel nos pidió evacuar inmediatamente. Sinceramente, estaba gritando. Entré en pánico”, detalló.

El terremoto se produce casi dos semanas después de que otro sismo de magnitud 6,7 golpeara Mindanao, dejando al menos nueve muertos, sacudiendo edificios y derrumbando parte del techo de un centro comercial.

Los sismos son habituales en Filipinas, que se sitúa a lo largo del “Anillo de Fuego”, un arco de intensa actividad sísmica y volcánica que se extiende desde Japón hasta el Sudeste Asiático y la cuenca del Pacífico.

La mayoría son demasiado débiles y no se sienten, pero los terremotos fuertes y devastadores se producen al azar y no hay tecnología disponible para predecir cuándo y dónde ocurrirán.

Chile descartó una amenaza

Según el diario Emol, las autoridades de Chile descartaron que el terremoto del Pacífico también pudiera producir un tsunami en sus costas.

El Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA) señaló que se estaba evaluando la situación para ver si existía alguna amenaza de tsunami para las costas nacionales, algo que finalmente fue descartado.

“SHOA indica que las características del sismo magnitud 7.7 localizado a 102 KM al E de Butuan, Filipinas, se encuentran en evaluación por parte del Pacific Tsunami Warning Center (PTWC) y el SHOA. Una vez finalizado el proceso de modelación y análisis, se informará la posibilidad de amenaza de tsunami para las costas de Chile”, informó el organismo a través de la red social X.

Luego, poco antes de las 13 hora local, señalaron que “finalizado el proceso de modelación y análisis, las características del sismo no reúnen las condiciones necesarias para generar un tsunami en las costas de Chile”.

Agencias AP, AFP y Reuters