Por qué esta tumba de Nueva York se cubre de calcomanías el día de las elecciones

Tal como ocurrió en las pasadas elecciones presidenciales de 2016, una tumba del cementerio Mount Hope, en Rochester, Nueva York, comienza a cubrirse de pegatinas de “Yo voté” en estos sufragios de medio término.

(Jessica Crane via AP)

Desde tempranas horas de la mañana, muchas mujeres comienzan a visitar el centenario camposanto para dejar sus calcomanías, hacerse fotos frente a la tumba y compartir el momento en las redes sociales.

El lugar de esta peregrinación recoge los restos mortales de Susan B. Anthony, una defensora de los derechos civiles, que jugó un papel fundamental en la conquista del derecho al voto femenino en Estados Unidos y quien fuera presidenta de la Asociación Nacional pro-Sufragio de la Mujer.

(Deborah L. Hughes/National Susan B. Anthony Museum & House via AP)

El 5 de noviembre de 1872, Susan y otras 14 mujeres más consiguieron registrarse para votar en una elección presidencial y ejercieron ese derecho vetado hasta entonces a las personas de su sexo. El valiente acto fue considerado ilegal y dos semanas después, Susan fue multada por violación de la ley electoral.

La tumba de Susan B. Anthony/Getty Images

Los esfuerzos por conquistar el sufragio de las mujeres tardaron casi 50 años en llegar a buen término con la aprobación de la Enmienda 19, en 1920, que consagró el derecho al voto para ellas, y al que las mujeres afroamericanas tuvieron pleno acceso solamente en las elecciones presidenciales de 1965, tras la aprobación de la Ley de Derechos Civiles en 1964.

Una conquista que Susan, una mujer blanca que también fue activista contra la esclavitud, no llegó a ver concretada al fallecer en 1906 a la avanzada edad de 86 años.

Un homenaje similar al que tiene lugar hoy se pudo ver en 2016, cuando el cementerio de Mount Hope se desbordó de mujeres, que hicieron largas filas después de votar, para presentar sus respetos a esta precursora de las luchas feministas en EEUU.

(Photo: Adam Fenster/Reuters)

(Photo: Adam Fenster/Reuters)