Anuncios

Mujer que disparó arma larga es abatida por agentes en iglesia en Texas; hay un niño herido

Una mujer se cubre la cara mientras espera con otras personas afuera de la Iglesia Lakewood, el domingo 11 de febrero de 2024, en Houston, después de un tiroteo reportado durante un servicio religioso en español. (Karen Warren/Houston Chronicle vía AP)

HOUSTON (AP) — Una mujer que vestía una gabardina abrió fuego con un arma larga en la megaiglesia del célebre pastor Joel Osteen en Texas antes de ser abatida por dos agentes fuera de servicio, ante lo cual los feligreses salieron corriendo entre los concurridos servicios dominicales, informaron autoridades.

La mujer entró en la iglesia de Houston con un niño de 5 años poco antes de las 2 p.m., y el pequeño fue baleado de gravedad. El jefe de la policía de Houston, Troy Finner, dijo que no estaba claro si el niño había sido alcanzado por una bala disparada por los agentes que respondieron a la agresión. También resultó herido un hombre de 57 años.

El niño se encontraba en estado crítico en un hospital infantil. El hombre estaba estable en otro hospital con una lesión en la cadera.

Finner dijo que, después de que la mujer empezara a disparar, ambos agentes “la confrontaron” y la mataron. Dijo que desgraciadamente “un niño de 5 años resultó herido”, aunque no proporcionó más detalles sobre cómo se desarrolló el enfrentamiento.

Elogió a los agentes por confrontar rápidamente a la mujer, y añadió: “Ella tenía un arma larga, y podría haber sido mucho peor”.

El tiroteo ocurrió entre los servicios religiosos de la megaiglesia, a la que suelen acudir 45.000 personas cada semana, lo que la convierte en la tercera megaiglesia más grande de Estados Unidos, según el Instituto Hartford para la Investigación de la Religión. Los sermones televisados de Osteen llegan a unos 100 países.

Se desconoce dónde estaba Osteen cuando ocurrió la balacera. Pero acompañó a la policía en una conferencia de prensa posterior y dijo que la iglesia está “devastada”. Indicó que el tiroteo podría haber sido mucho peor si hubiera ocurrido durante la ceremonia religiosa de las 11 a.m., a la cual acude mucho más gente. Añadió que rezaría por las víctimas y por la mujer que efectuó el tiroteo y sus familias.

“Vamos a mantenernos fuertes y vamos a continuar, a seguir adelante”, dijo Osteen tras la intervención de las autoridades. “Hay fuerzas del mal, pero las fuerzas que están a nuestro favor —las fuerzas de Dios— son más fuertes que eso. Así que vamos a seguir adelante con firmeza y haciendo sólo lo que Dios nos ha llamado a hacer: levantar a la gente y darle esperanza al mundo.”

Los testigos dijeron a los periodistas que habían oído varios disparos poco antes de que comenzara el servicio religioso en español de las 2 p.m.

Christina Rodriguez, que estaba dentro de la iglesia, dijo a la televisora KTRK de Houston que empezó a gritar: "Hay un atacante, hay un atacante”, y luego ella y otros corrieron a la parte trasera de una biblioteca dentro del edificio, y después se quedaron en una escalera antes de que les dijeran que ya era seguro salir.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, emitió un comunicado por separado en el que dijo que “nuestros corazones están con los afectados por el trágico tiroteo de hoy y con toda la comunidad de la Iglesia Lakewood de Houston. Los lugares de culto son sagrados”.

Al menos 20 camionetas de la policía y los bomberos estaban cerca de una de las entradas de la iglesia el domingo por la tarde, incluido el camión de los bomberos para materiales peligrosos. Finner dijo que se había reportado que la mujer tenía una bomba, pero no se encontraron explosivos cuando se registraron su vehículo y su mochila.

Fue posible ver a feligeses saliendo del edificio mientras las autoridades evacuaban la iglesia antes de la rueda de prensa. Los funcionarios anunciaron que se había establecido un centro de reunificación en un gimnasio cercano para que la gente pudiera encontrar a sus seres queridos.