El poderoso hombre de confianza de Putin que salió de las sombras y podría ser su sucesor

·8  min de lectura
Nikolai Patrushev; Rusia; Ucrania; Vladimir Putin; mundo; Guerra en Ucrania
Nikolai Patrushev durante un desfile militar en Moscú - Créditos: @Mikhail Svetlov

LONDRES.— Cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, celebró la reunión final de su Consejo de Seguridad antes de lanzar la invasión de Ucrania, un halcón del Kremlin parecía dominar la sala.

Nikolai Patrushev, el poderoso secretario del Consejo de Seguridad y aliado cercano de Putin desde sus días juntos en la KGB en San Petersburgo, le dijo al presidente ruso que Estados Unidos estaba detrás de las tensiones en el este de Ucrania y buscaba orquestar el colapso de Rusia. “Nuestra tarea es defender la integridad territorial de nuestro país y defender su soberanía”, dijo Patrushev en comentarios televisivos.

Patrushev expresó una visión de la Guerra Fría que ha impulsado la guerra de Putin. Desde que Putin ordenó la invasión el 24 de febrero, sorprendiendo a gran parte de la élite del país, Patrushev se ha convertido en un puntal de línea dura para una Rusia militarista.

Nikolai Patrushev, secretario del consejo de seguridad del Kremlin, en Moscú, el 24 de junio del 2021
Nikolai Patrushev, secretario del consejo de seguridad del Kremlin, en Moscú, el 24 de junio del 2021

Mientras Putin parecía tambalearse en los primeros tres meses del conflicto, enojado, a la defensiva y casi desapareciendo de la vista, Patrushev dio un paso al frente para justificar la invasión y promover los objetivos bélicos de Rusia. En una serie de entrevistas con periódicos rusos, predijo que Europa colapsaría bajo el peso de una crisis mundial de alimentos y refugiados, mientras que Ucrania se desintegraría en varios estados. Pidió un renacimiento de las “tradiciones históricas” en el sistema educativo de Rusia para crear “genuinos patriotas”. Incluso se aventuró en la política económica al pedir una “perestroika estructural” —una referencia a la reforma de la era soviética— que en parte incluiría un nuevo sistema soberano para determinar el tipo de cambio del rublo.

El repentino surgimiento de Patrushev después de más de dos décadas como poder en las sombras subraya su papel como fuerza impulsora en el Kremlin. Durante un tiempo, incluso generó dudas sobre si estaba buscando posicionarse para reemplazar a Putin, en medio de persistentes especulaciones sobre la salud del presidente y la retirada de Rusia de Kiev.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que la sugerencia de que el papel de Patrushev había cambiado era una “invención”. Patrushev siempre había estado activo de acuerdo con su “amplia esfera de autoridad”, dijo Peskov.

El vocero del Consejo de Seguridad, Yevgeny Anoshin, también negó que Patrushev pretendiera desempeñar un papel más importante. “Es un patriota. Es un actor estatal que durante muchos años se ha dedicado a la Federación Rusa ya Putin”, dijo.

Durante el mes pasado, Putin recuperó parte de su antigua arrogancia, tras reenfocar la campaña militar en la captura de la región oriental de Donbass y apostar a una larga guerra de desgaste contra Kiev y, económicamente, contra Occidente. La semana pasada, Putin dijo a los legisladores que Rusia ni siquiera había “comenzado en serio” su guerra contra Ucrania y afirmó que su campaña militar era “el comienzo de un colapso del orden mundial liderado por Estados Unidos”.

Pero aunque Putin ha vuelto a ser Putin, todavía quedan dudas sobre su salud, y Patrushev continúa tomando gran parte del relevo. El Kremlin niega que Putin tenga problemas de salud.

Vladimir Putin jugó al hockey sobre hielo en el Bolshoi Arena en Sochi, en Rusia
Desde hace meses que no se lo ve a Putin practicando hockey sobre hielo - Créditos: @Mikhail Klimentyev

Putin, que este año cumple 70 años y es un año más joven que Patrushev, no ha sido fotografiado jugando hockey sobre hielo, su deporte favorito, desde un partido de Nochevieja con Alexander Lukashenko, el presidente bielorruso. En mayo, por primera vez en 10 años, Putin no jugó en el partido de gala anual de la Liga de Hockey Nocturno de Rusia.

Solo ha realizado un viaje al extranjero desde el comienzo de la guerra: visitó Tayikistán y luego fue a Turkmenistán, en junio para una cumbre de los cinco estados que bordean el mar Caspio, donde, una vez más, mantuvo una gran distancia de sus homólogos, sentados alrededor de una enorme mesa redonda.

Putin en la cumbre de Turkmenistán
Putin en la cumbre de Turkmenistán - Créditos: @RIA Novosti

Patrushev, por el contrario, viajó por la antigua Unión Soviética, y recientemente visitó Ereván, Armenia, en junio para una cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, la respuesta rusa a la OTAN. Allí, arremetió contra Estados Unidos por su “imprudente expansión de la OTAN” y afirmó que estaba tratando de romper la integración euroasiática y convertir a los estados de la región en “países títeres y coloniales, como Ucrania”.

Patrushev también tomó la iniciativa en la defensa de Kaliningrado, el enclave ruso, y amenazó con represalias “graves” por el bloqueo del tránsito de suministros a través de Lituania debido a las sanciones impuestas por la Unión Europea. En julio, en una cumbre de seguridad en el Lejano Oriente de Rusia, se aventuró en la seguridad energética, reservada durante mucho tiempo a Putin, y pidió la reducción de la “participación extranjera en proyectos significativos para el sector energético ruso”, además de declarar que Rusia lograría su objetivo de “desmilitarizar” Ucrania.

El ascenso de Patrushev subraya la influencia de exhombres de la KGB de línea dura, que han estado disputando espacio de poder con los tecnócratas de tendencia liberal al servicio de Putin durante más de dos décadas.

Cuando Putin lanzó la guerra, parecía que “había llegado el momento de Patrushev”, dijo Tatiana Stanovaya, fundadora de la consultora política rusa R.Politik. “Sus ideas forman los cimientos de las decisiones tomadas por Putin. Es una de las pocas figuras a las que Putin escucha”.

Las largas entrevistas de Patrushev, y sus viajes recientes, demuestran que él “es el que tiene permitido explicar y aclarar los pensamientos de Putin”, dijo Andrei Kolesnikov, investigador principal de Carnegie Endowment for International Peace. “No todos pueden hacer esto. No todos saben esto”.

Incluso cuando habla el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, no está claro si habla por Putin. “Los diplomáticos a menudo tratan de adivinar. No saben lo que quiere Putin, pero Patrushev sí”, dijo Kolesnikov.

Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia
Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia

Desde que Putin fue nombrado jefe del FSB, la agencia sucesora de la KGB, en 1998 y comenzó su rápido ascenso a la presidencia rusa, Patrushev ha estado a su lado. Para Mark Galeotti, profesor honorario de la Escuela de Estudios Eslavos y de Europa del Este del University College London, Patrushev ha sido durante mucho tiempo el “diablo en el hombro de Putin que le susurra veneno al oído”.

Según una persona que alguna vez fue cercana a ambos, Patrushev es un “silovik” que bebe mucho y habla duro, lo que se traduce como “hombre de fuerza” y se usa en Rusia para describir a los exfuncionarios de seguridad en el poder, que forjó su visión de el mundo en la Guerra Fría y ha cambiado poco desde la caída de la Unión Soviética, especialmente en su hostilidad hacia los Estados Unidos. “Él es la KGB súper soviética”, dijo la persona, hablando, como otros, bajo condición de anonimato por temor a la seguridad personal. “Él analiza todo como si la Unión Soviética todavía existiera, y se ve a sí mismo en estos términos”.

Patrushev sirvió por primera vez junto a Putin cuando trabajaban en la división de contrainteligencia de la KGB en lo que entonces era Leningrado, ahora San Petersburgo, en la década de 1970. Patrushev se mudó a Moscú dos años antes que Putin, ocupando altos cargos en la sede de Lubyanka del FSB en la década de 1990. Cuando Putin de repente lo superó para convertirse en jefe del FSB, Patrushev estaba celoso, dijo la persona que una vez fue cercana a ambos hombres. “Putin no era nadie. Putin era teniente coronel y [Patrushev] ya era coronel general”.

Un exalto oficial de la KGB que una vez trabajó con Putin estuvo de acuerdo. “Patrushev era mayor y tenía rango más alto. Pero Putin asumió el cargo porque estaba más cerca del [entonces presidente Boris] Yeltsin”, dijo esta persona.

Putin y Yeltsin
Putin y Yeltsin

Más tarde, cuando Yeltsin eligió a Putin para convertirse en primer ministro, Patrushev reemplazó a Putin como jefe del FSB.

Desde ese momento, Patrushev ha buscado tanto asegurarse de que Putin permanezca en el poder como controlarlo, dijo la persona que una vez fue cercana a ambos hombres. Durante mucho tiempo han surgido dudas sobre si Patrushev, como jefe del FSB, pudo haber sido responsable de una serie de atentados mortales con bombas en 1999, que mataron a más de 300 personas y fueron atribuidos oficialmente a los terroristas chechenos. La rápida respuesta de Putin como primer ministro, una nueva guerra rusa en Chechenia, lo elevó de un burócrata poco conocido a un héroe nacional, lo que lo ayudó a llegar a la presidencia meses después.

Las investigaciones del Ministerio del Interior que vinculaban un intento de atentado con bomba en un apartamento con el FSB fueron cerradas rápidamente por Patrushev, que afirmó que el intento no era más que un “ejercicio” para poner a prueba la vigilancia de los residentes. El Kremlin ha negado cualquier papel del FSB en los atentados.

En los últimos dos años, Patrushev ha sido uno de los pocos asesores cercanos con acceso regular al presidente, dicen fuentes internas de Moscú. “Patrushev tiene sus propias relaciones con Putin. Era su jefe. Es mayor. Para Putin, esas cosas son importantes”, dijo un empresario moscovita con buenas conexiones.

Patrushev fue uno de los pocos asesores de seguridad que probablemente conocía la decisión de Putin antes de que se lanzara la invasión, dijo Stanovaya. Y casi cinco meses después, es posible que ninguno de los dos vea, o quiera, una salida.

“Putin necesita una continuación de la guerra”, dijo el empresario moscovita. “En condiciones de guerra, puede controlar la sociedad. Si hay paz, la gente comenzará a preguntarse por qué sus vidas son tan malas”.

Por Catherine Belton

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.