Anuncios

Las plantas se comportan extrañamente en Dinamarca y no se sabe por qué

Científicos de la Universidad de Aarhus han detectado un extraño comportamiento de las plantas en los campos de Dinamarca para el que no encuentran explicación.

La teoría y la experiencia ecológicas nos dicen que las plantas de las praderas y pastos de este país deberían dispersar semillas más pesadas. Pero están haciendo exactamente lo contrario.

La naturaleza comienza a cambiar lentamente si se permite que los prados y pastizales crezcan de forma silvestre sin interferencia humana ni animales pastando. A las malas hierbas les va bien con las molestias de las vacas y ovejas que pastan y pisotean el suelo, por ejemplo. Sin embargo, las malas hierbas lo pasan peor si no hay perturbaciones, y entonces otras plantas empiezan a ocupar su lugar. Aumenta la competencia por la luz del sol y la buena tierra.

En teoría, cuando aumenta la competencia entre plantas, las plantas que dispersan semillas pesadas y producen hojas grandes y delgadas suelen tener la ventaja. Pero la realidad no sigue a la teoría. Al menos no en la naturaleza danesa, y eso resulta desconcertante para Christian Frolund Damgaard, profesor del Departamento de Ecociencia de la Universidad de Aarhus, que está detrás de los resultados de un nuevo estudio publicado en la revista Flora.

“Las semillas pesadas ofrecen una ventaja competitiva en entornos donde las plantas luchan por los recursos. Las semillas pesadas se cargan en una ‘tartera’ grande y pueden sobrevivir en la sombra durante un tiempo. Las semillas ligeras, por el contrario, perecerán más rápidamente. Las hojas delgadas tendrán una ventaja competitiva porque las plantas pueden reemplazar las hojas viejas por otras nuevas sin gastar una gran cantidad de energía. Y las hojas nuevas estarán en una mejor posición para absorber la luz solar”, dijo en un comunicado.

Sin embargo, cuando Christian Frolund Damgaard analiza los datos de la naturaleza, cuenta una historia diferente. “A medida que aumenta la competencia en estas áreas, el tamaño de las semillas también deberían aumentar y las hojas deberían volverse más delgadas. Pero está sucediendo lo contrario, y simplemente no veo por qué”, dice.

Aunque Christian Frolund Damgaard es biólogo, trabaja principalmente con estadísticas y grandes conjuntos de datos. Y eso es exactamente lo que hizo cuando descubrió que la naturaleza no se comporta como predicen los libros de texto.

Después de combinar datos de 8.859 muestras recolectadas en 236 prados y pastos diferentes en Dinamarca, comenzó a ver algunas tendencias claras: hay menos malezas, pero también menos plantas con semillas grandes y hojas delgadas.

Las especies de malezas están disminuyendo. Esto podría deberse a que hay menos pastoreo en las zonas. Pero esto también significa que deberían aumentar las plantas que dispersan semillas pesadas. Pero no lo son. Y tampoco lo son las plantas con hojas finas, aunque eso debería ser un desarrollo natural. “Es un misterio. Está sucediendo algo aquí que simplemente no entendemos”, admite.

La gran cantidad de datos utilizados en el estudio proviene de los informes de NOVANA, el programa danés para monitorear el medio ambiente y la naturaleza del agua. Cada año, la Agencia Danesa de Protección Ambiental publica un informe NOVANA sobre el estado de la naturaleza en Dinamarca.

El informe se basa en más de 250.000 recopilaciones de datos en más de 35.000 estaciones en toda Dinamarca. Algunos de los sitios son muestreados 24 veces al año, mientras que otros solo se visitan una vez cada cinco años.

Los datos que Christian Frolund Damgaard utilizó de los informes son datos de cobertura recopilados mediante el método de localización precisa. El método de localización precisa consiste en que un investigador empuja un palo hacia la vegetación y registra el número de veces que el palo toca diferentes plantas. Esto se repite en varios puntos del área para obtener una muestra representativa de las plantas que allí crecen.

Christian Frolund Damgaard no cree que exista una sola explicación de por qué la naturaleza cambia y actúa de manera totalmente opuesta a lo predicho por la teoría.

“Puede haber muchas razones diferentes. El clima está cambiando. Estamos recibiendo más lluvias. El número de nichos ecológicos está aumentando. Las áreas pueden estar experimentando menos pastoreo y recibiendo menos nitrógeno que antes. Todo esto contribuye a un cambio en la composición de las especies, pero es posible que podamos encontrar una explicación de por qué las plantas se comportan como lo hacen. Sólo será necesario realizar algunos experimentos manipulados para probar diferentes explicaciones posibles del comportamiento de la naturaleza”, concluye.