Anuncios

Nuevo plan del gobierno federal limitaría el acceso al asilo político en la frontera

El gobierno de Biden anunció el martes un plan que prohibiría a los migrantes buscar asilo en Estados Unidos después de que se levante una orden de salud de la pandemia si aún no han iniciado el proceso durante su viaje a la frontera con Mexico.

Los funcionarios de Biden dijeron que la nueva política es necesaria “en previsión de un posible aumento de la migración” una vez que el Título 42 — una medida de salud pública que las administraciones de Biden y Trump emplearon para rechazar la entrada de inmigrantes en la frontera durante la pandemia — termine como se espera en mayo. El gobierno federal también espera que la regla reduzca la trata humana y el hacinamiento en las instalaciones fronterizas, según el documento, cuya publicación está prevista para el jueves.

La regla, propuesta por el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia, sería una medida temporal que prohíbe que los migrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México busquen asilo si no lo han buscado en otro lugar en el camino hacia allí o han seguido una vía legal de migración para entrar a los Estados Unidos. Una vez que termine el Título 42, la nueva regla entraría en vigor y duraría dos años.

La regla crearía una “presunción refutable de inelegibilidad de asilo” para los migrantes que no cumplan con las condiciones de la regla, pero dice que no incluiría casos en los que las personas:

Vienen bajo uno de los procesos de parole del gobierno federal

Hagan una cita con las autoridades de inmigración en un puerto de entrada a través de una aplicación móvil llamada CBP One o puedan demostrarle al gobierno federal que no pudieron hacerlo

Solicitaron y fueron rechazados para la protección de asilo en otro lugar.

Mientras tanto, las personas que experimentan emergencias graves o potencialmente mortales y que no pueden recibir tratamiento por esas condiciones en otro lugar están exentas si pueden probar sus casos. También lo son las personas cuya vida corre peligro o que son víctimas de la trata humana.

Funcionarios de la administración de Biden dijeron el martes durante una conferencia telefónica que la política estaba “siendo tomada por necesidad” porque el Congreso no ha legislado reformas migratorias. También destacaron que complementa sus procesos de libertad condicional como los anunciados el mes pasado para Cuba, Haití, Venezuela y Nicaragua, que permite a personas de esos países vivir y trabajar en Estados Unidos hasta por dos años.

“Se pretende llenar el vacío que ha dejado el Congreso al no tomar ninguna medida”, agregó el funcionario. “Para ser claros, esta no era nuestra primera preferencia, ni siquiera la segunda”.

La nueva política se aplicaría a todos los migrantes, independientemente de su nacionalidad, dijeron las autoridades.

“Lo que hemos visto es que, cuando hay una consecuencia real de cruzar irregularmente entre puertos, vemos una caída dramática”, dijo un alto funcionario de la administración, “la gente se vale de las vías legales. Y esto tiene un impacto realmente positivo, no solo en nuestros recursos.. sino también en las comunidades fronterizas.”

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, mencionó la creación de la regla cuando la administración Biden anunció los procesos de parole para Nicaragua, Cuba y Haití el mes pasado. Un grupo de legisladores federales demócratas enviaron una carta al presidente Biden el 25 de enero, diciendo que la regla propuesta creaba una política como la que había establecido la administración Trump y que un tribunal anuló porque violaba las leyes de asilo.

“Como bien sabe la administración, las condiciones actuales en México, el principal país de tránsito, no pueden garantizar la seguridad de las familias que buscan refugio en los Estados Unidos”, dice la carta.

Tras las críticas de activistas y legisladores, Mayorkas dijo durante una entrevista reciente con MSNBC que la regulación propuesta no era una “política de la era Trump.” Los funcionarios de Biden también rechazaron las comparaciones con las políticas de Trump el martes, insistiendo en que la nueva regla no es una prohibición categórica de los inmigrantes que buscan asilo.

“Esto es definitivamente diferente, ya que estamos ofreciendo una presunción refutable y no prohibiendo el acceso al asilo como lo hizo la administración anterior”, dijo a los periodistas otro alto funcionario de la administración. “A diferencia de la prohibición de tránsito, la regla propuesta no requiere que los no ciudadanos busquen asilo en un tercer país. Permite a las personas solicitar asilo en los Estados Unidos, siempre que ingresen a través de una vía legal, incluida la programación de una cita a través de la aplicación CBP One, o a través de uno de estos procesos legales establecidos”.

Bilal Askaryar, gerente de campaña interino de Welcome with Dignity, una organización de defensa del asilo, dijo en un comunicado el martes que la regla “evitaría que los más vulnerables accedan al sistema de asilo por completo” y que “el cruel libro de jugadas de Trump ahora será el legado de Biden. ”

Guerline Jozef, directora ejecutiva de Haitian Bridge Alliance, calificó la regla de “absurda” e “ilegal” y dijo que “cerraría efectivamente nuestro sistema de asilo”.

“El presidente Biden hizo campaña para restaurar el alma de Estados Unidos, lo que incluye restaurar nuestro sistema de asilo. En cambio, el presidente Biden ha convertido en una práctica reciclar las políticas de la era Trump”, dijo en un comunicado.

Los departamentos de justicia y seguridad nacional recibirán comentarios sobre la regla propuesta durante el próximo mes.