Anuncios

Piden no procesar a militares por caso Nuevo Laredo

MONTERREY, NL., mayo 7 (EL UNIVERSAL).- Como parte de la movilización nacional para exigir un cambio en la normatividad o protocolos de acción para elementos del Ejército que realizan actividades de combate a la delincuencia, tres personas se congregaron frente a las instalaciones de la Séptima Zona Militar en el municipio de Apodaca, Nuevo León.

María Luisa Álvarez Pérez, Víctor Rodríguez y Teresa Mendoza, siendo civiles, acudieron a expresar su apoyo a la tropa del Ejército Mexicano, pues afirmaron que están en desacuerdo con las arbitrariedades que se cometen contra los elementos castrenses cuando realizan su trabajo, y les toca enfrentar a personas que los maltratan y los golpean sin que ellos se puedan defender porque "tienen las manos atadas", ya que se defienden los acusan de abuso de autoridad y los procesan.

"Estamos aquí para expresarles todo el apoyo, el amor y el respaldo del pueblo, y para mostrar a los altos mandos la inconformidad, porque les dan la espalda y no los apoyan cuando tienen que actuar en su defensa, ante agresiones como las que sufrieron militares en Nuevo Laredo", señalaron los manifestantes.

Piden que se exonere a militares: "no es justo

Por lo anterior pidieron que se exonere a los militares que están siendo procesados por el incidente de Nuevo Laredo, ya que actualmente cuatro están presos en el campo militar de la Ciudad de México, y "no es justo porque ellos únicamente estaban haciendo su trabajo", y les debemos recordar a las autoridades civiles y militares que "las víctimas pertenecían a un cártel de la delincuencia organizada y ellos atacaron primero, y fue por ellos que los soldados les respondieron". Aunque somos poquitos, que se vea nuestro apoyo, comentaron.

Expresaron que con esta lucha que se lleva a cabo a escala nacional, lo que buscan es que cambie la normatividad y se apruebe una ley para establecer nuevos protocolos de actuación de los militares, pues ellos también tienen derechos humanos, los espera una familia; pero parece que las instituciones defensoras de derechos humanos "solo defienden a los que andan en malos pasos".