Anuncios

Petro y Pastrana, dos líderes antagónicos que elevan sus señalamientos a los tribunales en Colombia

BOGOTÁ (AP) — Las notables diferencias políticas entre el presidente izquierdista Gustavo Petro y el expresidente conservador Andrés Pastrana se elevaron al plano penal en Colombia, un escenario inusual en el país.

Petro interpuso una demanda por injuria y calumnia contra Pastrana, por señalar el año pasado que su mandato ha sido una “fusión” con el narcotráfico. El martes los dos acudieron a una audiencia de conciliación en la Fiscalía.

Para Petro, el primer izquierdista en llegar al poder en Colombia, se trata de una manera de “defender la honra y buen nombre" de su gobierno y de demostrar que “nadie puede estar por encima de la ley”, ni siquiera un expresidente, según señaló el martes en un comunicado.

Mientras que para Pastrana, líder político conservador que gobernó a Colombia entre 1998 y 2002, es un ataque directo del presidente en busca de “amordazar la oposición” porque no tolera la crítica a su administración.

“Ésta es la primera vez que un presidente en ejercicio denuncia penalmente a un jefe de la oposición (por) expresar públicamente sus opiniones. Petro ha instaurado en Colombia el delito de opinión”, reclamó el martes Pastrana en un comunicado.

Petro interpuso la demanda luego de que en noviembre del año pasado, el expresidente señalara en X, antes Twitter, que la campaña electoral y la presidencia de Petro “no ha sido otra cosa que la fusión del gobierno con el narcotráfico bajo el velo de una farsa denominada paz total”.

La “paz total” es la política gubernamental con la que Petro busca establecer diálogos y acercamientos simultáneos con grupos ilegales y bandas criminales que persisten en el país, pese a que el Estado firmó hace siete años un histórico acuerdo de paz con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras cinco décadas de conflicto.

Pastrana no mostró pruebas tras hacer los señalamientos en X, que se produjeron después del arresto de cinco suboficiales activos de la Armada que presuntamente habrían facilitado el tráfico de estupefacientes hacia Estados Unidos al filtrar información que permitía a los ilegales evadir los controles.

Los señalamientos de Pastrana en contra de Petro por corrupción y supuestos pactos con organizaciones narcotraficantes no son algo nuevo, pero sí es la primera vez que el gobernante anuncia acciones legales, luego de insistir en que el narcotráfico no tiene cabida en su gobierno.

El martes, Petro aseguró que en la querella contra el expresidente pretende que los líderes den “ejemplo y que nuestra condición de figuras públicas no rebase el límite de la libertad de expresión”, por lo que pidió que toda denuncia esté soportada en pruebas.

Por su parte, Pastrana propuso a Petro pasar de los tribunales al debate televisado ante la opinión pública para que los ciudadanos analicen “si el gobierno Petro les da prebendas a los criminales o no” o si “favorece” a los narcotraficantes y si su campaña “estuvo impregnada de dinero del narcotráfico”.

Durante su mandato, el presidente Petro ha enfrentado un revés por señalamientos públicos contra uno de sus hijos y su hermano por presuntos actos indebidos.

Nicolás Petro Burgos, hijo del presidente, fue acusado y llamado a juicio por los delitos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito; mientras que Juan Fernando Petro, hermano del presidente, está siendo investigado por la presunta existencia de una red de abogados y organizaciones que estarían tratando de vincular a narcotraficantes a la “paz total” a cambio de dinero.

En la demanda contra Pastrana, Petro ha pedido una indemnización por “perjuicios morales”, sin especificar su monto, que en caso de obtenerla será destinada a una “fundación con objeto social”.