Anuncios

¿Por qué Peter Thiel quiere la ciudadanía maltesa?

Birgu, la ciudad antigua enfrente del Gran Puerto de La Valeta, la capital, en Malta, el 11 de octubre de 2016. (Susan Wright/The New York Times)
Birgu, la ciudad antigua enfrente del Gran Puerto de La Valeta, la capital, en Malta, el 11 de octubre de 2016. (Susan Wright/The New York Times)

LA VALETA, Malta — El país insular de más de 500.000 habitantes comparte similitudes con cualquier ciudad playera del sur de California. Con un clima mediterráneo, Malta atrae a turistas de todo el continente europeo que esperan exprimir al máximo los últimos días del sol veraniego a mediados de septiembre.

En años recientes, el país también ha atraído a las élites mundiales que buscan obtener una segunda ciudadanía. Desde 2013, Malta ha amasado cientos de millones de euros vendiendo “pasaportes dorados” mediante una oferta de venta de ciudadanía, en la cual un comprador puede obtener un pasaporte en unos doce meses con un pago de 750.000 euros al gobierno local. El programa ha llevado gente a la isla que espera protección en contra de la convulsión en sus países natales o vivir libres por toda la Unión Europea, la cual cuenta a Malta como su miembro.

Entre las personas que Malta ha atraído está Peter Thiel, el inversionista del sector tecnológico radicado en Los Ángeles, quien se ha convertido en uno de los principales donadores en las elecciones recientes de Estados Unidos. Thiel solicitó la ciudadanía maltesa, según documentos que revisaron The New York Times y tres personas con conocimiento sobre la materia.

Thiel, cofundador de PayPal y el primer inversionista externo en Facebook, respaldó a Trump en 2016 con una donación tardía de 1,25 millones de dólares. Y, en este ciclo de elecciones intermedias, ha gastado unos 30 millones de dólares en apoyo a las campañas de más de una docena de candidatos republicanos, quienes han prometido combatir las influencias globalistas que perciben en el gobierno estadounidense y poner a “Estados Unidos primero”.

“No creo que solo se trate de voltear la mayoría en el Senado”, comentó este año el exasesor de Trump, Steve Bannon. “Creo que Peter quiere cambiar la dirección del país”.

Sin embargo, mientras intenta alterar la conformación del Congreso a su agrado, Thiel podría estar en busca de una especie de escotilla de emergencia. Si le aprueban la ciudadanía maltesa, sería el tercer pasaporte de un hombre que ya tiene las de Estados Unidos y Nueva Zelanda y es conocido por cubrir sus apuestas.

No hay “ningún otro país que se alinee más con mi visión del futuro que Nueva Zelanda”, escribió Thiel en su solicitud para obtener la ciudadanía neozelandesa en 2011, la cual recibió después de realizar inversiones en el país y donar 1 millón de dólares neozelandeses a un fondo de ayuda para terremotos.

Peter Thiel, el inversionista del sector tecnológico radicado en Los Ángeles que se ha convertido en uno de los principales donadores individuales en las elecciones recientes de Estados Unidos, en su apartamento en Manhattan el 7 de enero de 2016. (Andrew White/The New York Times)
Peter Thiel, el inversionista del sector tecnológico radicado en Los Ángeles que se ha convertido en uno de los principales donadores individuales en las elecciones recientes de Estados Unidos, en su apartamento en Manhattan el 7 de enero de 2016. (Andrew White/The New York Times)

Entonces, ¿por qué un hombre tan comprometido con cambiar el estado de este país según sus especificaciones querría un posible plan B? Los abogados y expertos fiscales nos comentaron a mi colega, Justin Scheck, y a mí que no hay ningún beneficio tributario evidente al tener la ciudadanía maltesa y que suelen recibir solicitudes al programa de ciudadanos rusos, chinos y sauditas que buscan un acceso fácil a la Unión Europea.

Por medio de un vocero, Thiel, cuyo valor neto se estima en 4200 millones de dólares, según Forbes, se rehusó a ofrecer comentarios.

Joseph Muscat, el ex primer ministro de Malta que renunció en 2019 en medio de protestas sobre corrupción y el asesinato de un periodista que criticaba su gobierno, declaró que el programa de inversión para pasaportes del país era “una póliza de seguro” para los individuos acaudalados “cuando sienten que hay mucha volatilidad”.

“Es fácil”, dijo. “Le pagas a un fondo nacional y este usa ese dinero para infraestructura y viviendas sociales”.

No queda claro si Thiel recibirá la ciudadanía maltesa. El director de Community Malta, la agencia responsable de vender los pasaportes, se rehusó a comentar sobre la solicitud de Thiel.

Tampoco está claro si Thiel vivirá en la isla mediterránea si obtiene el pasaporte. Tiene registrado un apartamento de dos habitaciones en La Valeta como su residencia en Malta, una diferencia con sus casas de varios millones de dólares en Hollywood Hills, Miami Beach y Washington D. C. (los solicitantes de la ciudadanía deben establecer una residencia en la isla, aunque no tienen que vivir ahí todo el tiempo).

El mes pasado, visité el edificio de apartamentos y me sorprendió cuando alguien me abrió la puerta después de que toqué el timbre. Tras subir tres pisos de escaleras, me encontré frente a frente, no con el multimillonario, sino con una turista británica, quien no tenía idea de quién vivía en la propiedad o quién era el dueño. La turista me dijo que su familia estaba ahí de vacaciones y que había reservado el apartamento en un sitio de rentas a corto plazo.

Luego descubrí el apartamento en Airbnb promocionado como “Penthouse ejecutivo de 2 habitaciones con vista al mar”. La renta cuesta 185 euros por noche.

© 2022 The New York Times Company