Pete Alonso frustra la ilusión de los Marlins con un par de jonrones. ¿Por qué Miami cede ante Nueva York?

·3  min de lectura
LYNNE SLADKY/AP

A veces puede ser Francisco Lindor. En ocasiones, como la del sábado, se trata de Pete Alonso. Lo cierto es que con estos Mets se trata de ver cuál veneno es el menos diabólico para hacer la derrota más potable, porque en la mayoría de los partidos, llevan la de ganar.

El primera base de los inquilinos de Queens pegó un par de cuadrangulares para que Nueva York venciera 5-3 a los Marlins delante de 18,7 22 aficionados y aseguró, de paso, la segunda serie particular entre ambos conjuntos que viven momentos muy diferentes en la Liga Nacional.

“No estamos jugando nuestro mejor béisbol contra este equipo, eso es lo que siento’‘, expresó el manager Don Mattingly. “Es un club bueno. No por gusto están donde están. Alonso es un bateador peligroso. Lindor tambén. El viernes Lindor tuvo un gran juego. Esta vez Alonso tuvo un gran juego’‘.

La presencia de Nueva York, de estos Mets que aparecen tan potentes y en comando de la División Este, ha traído por estos días asistencias superiores al promedio y aunque el público mayoritariamente se decanta por el lado de los visitantes, la vibra dentro del loanDepot park es diferente, superior al resto de los días.

Ese público estalló de alegría cuando Alonso sacó una bola del parque ante los enviós de Trevor Rogers en la segunda entrada o cuando los dirigidos por Buck Showalter marcaron dos anotaciones más en la cuarta con un batazo -en jugada de selección- de Mark Canha y luego con un sencillo impulsor de Eduardo Escobar.

Para Alonso, quien se está metiendo tempranamente en la carrera entre los candidatos al premio de Más Valioso, se trató de su 22do bambinazo de la temporada, el juego número 14 de su carrera con más de un cuadrangular en un mismo partido y el tercero de esa índole en el 2022

Con esas tres carreras, el manager Mattingly no esperó mucho y al primer síntoma de problemas en la quinta entrada, decidió sacar a Rogers, quien no acaba de encontrar la consistencia que le convirtió en un invitado al Juego de las Estrellas en la temporada anterior.

“Traté de hacer algunos pitcheos, pero no me salieron como yo quería’‘, reconoció Rogers. “Creo que le lancé bien a Alonso, pero es un gran bateador. Así que mi felicitación para él. Tengo que seguir adelante y tratar de mejorar la ejecución de mis envíos para la siguiente apertura’‘.

Después de Sandy Alcántara y Pablo López, conformar un tridente de poder en la rotación habría sido una fortuna para los peces, pero no ha sido el caso con Rogers, quien se marchó luego de 4.1 episodios de faena con esas tres carreras limmpias a su cuenta que aumentaron su efectividad a 5.86.

Afortunadamente, no cargó con la derrota porque su equipo se encargó de ir descontando frente a los envíos de Chris Bassitt, primero con el décimo cuadrangular de Jesús Sánchez con Jesús Aguilar a bordo en la cuarta entrada y luego con otro solitario palo de vuelta entera de Bryan de la Cruz en la quinta entrada que igualó las acciones.

A pesar de esas tres anotaciones, Bassitt se mantuvo en el choque durante siete episodios, mientras que los Marlins echaron mano de sus relevistas con bastante buena fortuna hasta que Alonso disparó su segundo vuelacercas del encuentro ante un lanzamiento de Jimmy Jacabonis.

El golpe definitivo llegaría en el noveno con un doble de Brandon Nimmo que remolcaría la quinta del encuentro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.