Anuncios

Pese a la escasa actividad legislativa, los senadores aumentaron un 48% el uso de viajes aéreos y terrestres

El uso de viajes de los senadores se incrementó fuertemente pese a la escasa actividad legislativa
El uso de viajes de los senadores se incrementó fuertemente pese a la escasa actividad legislativa

Los viajes nacionales de los senadores pagados con fondos públicos aumentaron considerablemente en 2022 con respecto a 2019 (el último año no afectado por la pandemia), según la información disponible en la página oficial de la Cámara alta. Y ese aumento en los desplazamientos, que alcanzó el 47,8%, se dio a pesar de que el Congreso tuvo su año menos productivo en una década. De hecho, se registró la misma actividad legislativa que en los años de recambio presidencial (2015 y 2019), que por lo general registran menor movimiento, con solo 14 sesiones en el año.

Los viajes aéreos y terrestres a los que pueden acceder los legisladores nacionales generaron una fuerte polémica cuando se volvió una práctica habitual que los diputados y senadores los cambiaran por dinero, con lo que terminaron convirtiéndose en un ingreso extra considerable con respecto a sus dietas. Por ejemplo, Poder Ciudadano constató que la mitad de los senadores que integraron la Cámara alta hasta 2013 habían canjeado por dinero en efectivo entre el 75% y el 100% de sus pasajes disponibles. Para terminar con esta práctica, en 2019 se eliminó la posibilidad de monetizarlos.

Autos de lujo, diamantes y vacas: un exfuncionario kirchnerista montó un imperio y está a punto de perderlo todo

Los senadores pueden utilizar un máximo de 42 tramos mensuales (entre terrestres y aéreos) por todo el país , que contemplan viajes a la provincia que representan y su regreso a Buenos Aires. A pesar de la parálisis del Congreso por la falta de consensos políticos, en 2022 se utilizaron 47,8% más pasajes que en 2019, según un relevamiento realizado por LA NACION.

Los legisladores que más viajaron en 2022, con hasta más de 120 tramos a lo largo del año, fueron Carlos Espínola (121), Carmen Álvarez (97), Beatriz Ávila (96), Guillermo Snopek (91), Pablo Yedlin (89), Anabel Fernández Sagasti (88), Mariana Juri y Silvia Sapag (85), Nora Giménez (84), Marcelo Lewandowski (82), Sandra Mendoza (81) y Luis Juez (80).

Asimismo, los senadores Roberto Basualdo, Maria Eugenia Duré, Gabriela González Riollo, Gladys González y Luis Naidenoff son algunos de los que más viajes registraron a destinos fuera de su provincia o la Capital Federal. Un caso resonante es el de Maurice Closs, exgobernador de Misiones, pero que también utilizó viajes del Senado para llegar a Mar del Plata, Bariloche, Corrientes, Chaco y Mendoza.

Además, dos senadores por la Ciudad de Buenos Aires viajaron repetidas veces al interior del país. Guadalupe Tagliaferri (Juntos por el Cambio) utilizó viajes del Senado para desplazarse a Tucumán, Catamarca, Mendoza, La Pampa y Córdoba. Martín Lousteau, también senador porteño por JxC, se trasladó a Salta, Mendoza, Córdoba, Ushuaia y Trelew durante el año pasado. Ambos viajaron ocho veces, es decir 16 tramos.

¿Cuáles son las opciones para canjear los pasajes?

Desde que se eliminó la posibilidad de que los senadores convirtieran en dinero sus pasajes, a cada legislador se le ofrece un menú con cuatro fórmulas para utilizar sus viajes. Según un documento al que tuvo acceso LA NACION -una disposición de presidencia de 2019, que aún sigue vigente-, los senadores deben seleccionar entre cuatro fórmulas que combinan pasajes nominados (que solo pueden ser usados por ellos) e innominados (que pueden ser transferidos a terceros) con dinero en efectivo:

  • Opción 1: 10 tramos aéreos (o terrestres) nominados + 12 tramos aéreos innominados + 20 tramos terrestres innominados.

  • Opción 2: 10 tramos aéreos (o terrestres) nominados + 12 tramos aéreos innominados + $10.000.

  • Opción 3: 10 tramos aéreos (o terrestres) nominados + 20 tramos terrestres innominados + $20.000.

  • Opción 4: 10 tramos aéreos (o terrestres) nominados + $30.000.

Los viajes que los senadores pueden transferir a terceros también generaron polémicas: por caso, en noviembre de 2020 Patricia Bullrich viajó a Córdoba acompañada por dos personas para participar del banderazo del 8N con pasajes provistos por la senadora Laura Rodríguez Machado. El diputado Javier Milei, que criticó duramente el gasto en pasajes del Congreso, también cayó en contradicciones cuando se supo que viajó a Mendoza con tramos provistos por Diputados. “Si no los usás, el dinero le vuelve a la casta”, dijo entonces.

Formulario de nuevo régimen de pasajes del Senado.
Formulario de nuevo régimen de pasajes del Senado.

En general, los legisladores se quedan con la totalidad de los tramos para repartirlos con asesores de su equipo u otras personas de su interés. “Son tramos, no viajes. Cada senador elige qué hacer. Yo elegí los tramos, así que no cobro. Antes los pasajes que no se usaban, se cobraban, pero después se dio de baja. Eso es mensual, y si no los usaste, perdiste”, explicó el senador nacional por Catamarca Flavio Fama, en diálogo con LA NACION.

En esa línea, aseguró que cada miembro del cuerpo legislativo tiene la posibilidad de repartir los tickets. “Yo viajo siempre con un par de personas, mi jefe de despacho y mi asesor económico. Los tramos que yo tengo los puedo distribuir. Tenemos muchos pedidos por temas de salud. Hay muchos que necesitan viajar, en su mayoría niños, y yo se los doy. Antes les pido la historia clínica”.

A ocho años de la muerte del fiscal Nisman, la Justicia investiga una nueva pista terrorista internacional

En esos 42 pasajes, los asesores legislativos están contemplados y no pueden sumar tickets adicionales. Sin embargo, los integrantes de la Cámara alta pueden pedirse prestados boletos entre sí y devolvérselos en el mes siguiente.