"Nos perturba a todos": Sánchez deja al descubierto el mal clima con Juan Carlos por sus escándalos

LA NACION

Sánchez sabía que iba a ser interpelado acerca de las revelaciones que incriminan al padre de Felipe VI, Juan Carlos, en prácticas ilegales

MADRID.- Pedro Sánchez rompió por completo con el discurso tradicional del gobierno sobre el rey emérito. El presidente español dijo que está "perturbado" por el escándalo financiero en torno a Juan Carlos, que es objeto de investigaciones en España y también en Suiza, en un mensaje que fue tomado como un respaldo a Felipe VI.

"Estamos siendo testigos de informaciones inquietantes que nos perturban a todos, a mí también'', dijo Sánchez al ser consultado por la investigación sobre si el exmonarca recibió millones de euros en posibles sobornos de Arabia Saudita durante la construcción de un ferrocarril por un consorcio español.

El coronavirus se propaga por el aire: ¿qué es lo que tenemos que hacer ahora?

"Hay medios de comunicación que no miran hacia otro lado, y se hacen eco de esas informaciones. Hay una justicia que hace su trabajo. Y la propia Casa Real está marcando distancia respecto a esas informaciones inquietantes, y eso es algo que yo agradezco", dijo Sánchez, haciendo énfasis en la necesidad de marcar distancias entre Juan Carlos I y Felipe VI, que el pasado 15 de marzo, al conocerse la existencia de presuntas cuentas opacas, renunció a la herencia de su padre y le retiró su asignación. El gobierno está muy preocupado por el desgaste institucional que puede suponer este escándalo, e intenta combatirlo diferenciando ambos reinados.

La Corte Suprema inició la investigación el mes pasado. Desde entonces, la prensa española ha publicado declaraciones perjudiciales de una investigación suiza sobre la misma suma millonaria presuntamente entregada a Juan Carlos por el difunto rey saudita Abdullah. Juan Carlos presuntamente transfirió un gran monto a un antiguo amigo, hecho que los investigadores consideran un posible intento de ocultar el dinero.

Se le reconoce a Juan Carlos, de 82 años, haber facilitado la transición pacífica a la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975. Pero, acosado por escándalos en los últimos años de su reinado, abdicó a favor de su hijo Felipe VI en 2014, con lo cual perdió la inmunidad que otorga la Constitución al jefe del estado.

Ante los informes periodísticos de que Felipe era el beneficiario de una cuenta offshore donde se encontraba el presunto obsequio de 65 millones de euros de Arabia Saudita a Juan Carlos, el rey renunció a toda herencia personal que pudiera recibir de su padre, a la vez que le quitó su estipendio anual de 194.232 euros.

La Casa Real ha negado que Felipe tuviera conocimiento de las presuntas irregularidades financieras de su padre.

Sánchez también ha querido insistir en que las últimas revelaciones muestran que el sistema funciona en España, pese a que todos los datos sobre las supuestas ilegalidades del rey emérito llegan de la Justicia suiza y no de la española. Hace unos días, se conoció que Corinna zu Sayn-Wittgenstein, examante del rey emérito, aseguró a la Fiscalía del país helvético que los 65 millones de euros que Juan Carlos le transfirió en 2012 no fueron para que ella se deshiciera del dinero, sino por "gratitud y por amor". Se trató de un "regalo", continuó. "Todavía tenía la esperanza de recuperarme", dijo.

Agencia AP

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.