Anuncios

Los pequeños olvidos son muy comunes (y pueden ser síntoma de que algo pasa en nuestra cabeza)

Y es que según expertos esas faltas de memoria que parecen inofensivas pueden terminar en un diagnóstico de pérdida cognitiva que no llega a ser lo suficientemente grave como para ser catalogado como demencia. Pero pueden ser un precursor de esta.