Anuncios

Pekín carga contra la estrategia occidental de reducir la dependencia de China

El primer ministro chino Li Qiang pronuncia el discurso de apertura de la primera Exposición Internacional de la Cadena de Suministro de China (CISCE) en Pekín

Por Eduardo Baptista y Joe Cash

PEKÍN, 28 nov (Reuters) - China se opone al proteccionismo y quiere reforzar las cadenas de suministro con todos los países, dijo el martes el primer ministro, Li Qiang, mientras un número creciente de países expresan su preocupación por lo mucho que sus cadenas de suministro dependen de la segunda economía mundial.

Las declaraciones de Li se producen en el contexto de los llamamientos realizados el año pasado por Estados Unidos y la Unión Europea para reducir su dependencia de China en determinados sectores y reducir el riesgo en sus cadenas de suministro, así como de los esfuerzos por excluir a las empresas chinas de algunos semiconductores avanzados.

"Estamos dispuestos a establecer asociaciones más estrechas en materia de producción y cadena de suministro industrial con todos los países", dijo Li en la primera Exposición Internacional de la Cadena de Suministro de China (CISCE, por sus siglas en inglés), y añadió que la comunidad internacional debe ser "más cautelosa ante los retos y riesgos que plantean el proteccionismo y la globalización descontrolada".

Las recientes tensiones geopolíticas, desde la guerra de Rusia en Ucrania hasta la preocupación por una futura invasión china de Taiwán, han llevado a un número creciente de empresas extranjeras a optar por no ampliar sus cadenas de suministro en China y, en su lugar, dirigir las inversiones a países como India, México y Vietnam, que disfrutan de mejores lazos con Estados Unidos, una estrategia conocida como "China-más-uno".

La exposición, organizada por el Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional (CCPIT, por sus siglas en inglés), es un nuevo intento de Pekín de aumentar la inversión extranjera en China, que ha caído a mínimos históricos.

El valor de la inversiones en nuevas instalaciones anunciadas por Estados Unidos y Europa en China cayó a menos de 20.000 millones de dólares el año pasado, desde un máximo de 120.000 millones en 2018, según Rhodium Group, mientras que la inversión en India se disparó en unos 65.000 millones de dólares, o un 400%, entre 2021 y 2022.

A pesar de este descenso, China sigue siendo una opción atractiva: una encuesta realizada por el banco HSBC en la China International Import Expo (CIIE) a principios de este mes mostró que el 45% de las empresas esperan ampliar su cadena de suministro en China durante el próximo año.

"Creo que hay mucha hipérbole al respecto. Y no estoy seguro de que las medidas (de reducción de riesgos) que están considerando la UE o Estados Unidos se correspondan con la magnitud del riesgo", afirmó Dan Marks, investigador sobre seguridad energética del instituto Royal United Services.

La aparente mejora de los lazos entre China y Estados Unidos, después de que el presidente chino, Xi Jinping, se reuniera recientemente con el presidente estadounidense, Joe Biden, y participara en la Cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), también debería contribuir a reforzar la posición de China como centro clave para la industria.

Zhang Shaogang, responsable del CCPIT que formó parte de la delegación china en la cumbre de la APEC, dijo la semana pasada que el 20% de las empresas extranjeras que expusieron en la feria de la cadena de suministro eran estadounidenses, entre ellas Amazon, Apple, Tesla, e Intel.

"Esperamos de todo corazón que las empresas estadounidenses puedan, al tiempo que realizan activamente su propio desarrollo, promover positivamente el desarrollo sano, estable y a largo plazo de las relaciones entre China y Estados Unidos", dijo Zhang.

(Reporte de Eduardo Baptista y Joe Cash; edición de Jamie Freed y Miral Fahmy; editado en español por Tomás Cobos)