Anuncios

Pasarán el resto de sus vidas en la cárcel tras robos violentos y asesinatos en Miami

Tres hombres hispanos de Miami pasarán el resto de sus vidas en una prisión federal luego de que un juez los condenó a cadena perpetua por su participación en una serie de robos violentos y un asesinato a un cliente de una casa de empeño de Hialeah.

Jonathan Cruz, de 36 años, Eric Ortiz Meléndez, de 28, y Jorge Aponte Figueroa, de 25, fueron sentenciados en un tribunal de Fort Lauderdale, informó la Fiscalía Federal del Distrito Sur de la Florida.

Las sentencias se dieron a conocer después de dos juicios federales. El primero fue en realizó en marzo de 2022 en Miami donde un jurado declaró culpable a Aponte Figueroa de robo de auto con resultado de muerte y disparo de un arma de fuego para promover un delito de violencia.

El segundo juicio tuvo lugar en Fort Lauderdale, donde en noviembre de 2022, un jurado encontró a Cruz, Ortiz Meléndez y Aponte Figueroa culpables de conspirar y cometer robo a mano armada en nueve casas de empeño en los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, además de matar a un cliente durante un robo en la Pequeña Habana.

Ese jurado también encontró a Cruz culpable de ser un delincuente en posesión de municiones.

Según las pruebas del juicio, a partir de octubre de 2016, Cruz, Ortiz Meléndez y Aponte Figueroa, junto con cinco coconspiradores previamente condenados, acordaron cometer robos a mano armada en casas de empeño en todo el sur de Florida. Robaban joyas y las revendían. Cruz inspeccionaba las casas de empeño, luego organizaba y dirigía los robos.

Después de obtener armas y herramientas de Cruz, los cómplices iban a las tiendas, cometían los robos y regresaban a la casa de Cruz con las joyas, quien la vendía y les daba su parte a los cómplices, según la fiscalía.

En uno de los robos en una casa de empeño de La Pequeña Habana, un cliente de 65 años de edad falleció tras desatarse un tiroteo.

Después del robo a esa casa de empeño, las autoridades lograron desmontar esas actividades delictivas al arrestar a tres de los involucrados tras una persecución a alta velocidad.

La fiscalía federal informó que además de los robos, en mayo de 2017 Aponte Figueroa y dos cómplices secuestraron a punta de pistola a un conductor de Uber mientras dormía en su minivan.

Después de conducir a la víctima por todo el condado de Miami-Dade, Aponte Figueroa le apuntó con un arma, le robó la billetera y le disparó siete veces, incluidos tiros a quemarropa en la cabeza. La víctima murió.