Anuncios

¿Qué está pasando con OpenAI y el mundo de la inteligencia artificial?

Sam Altman, el director ejecutivo de OpenAI, en la oficina de la empresa en San Francisco, 13 de marzo de 2023. (Jim Wilson/The New York Times)
Sam Altman, el director ejecutivo de OpenAI, en la oficina de la empresa en San Francisco, 13 de marzo de 2023. (Jim Wilson/The New York Times)

La destitución abrupta de Sam Altman y su sorprendente regreso revelaron las profundas divisiones en el sector.

La destitución abrupta de Sam Altman el viernes como director ejecutivo de OpenAI, una de las empresas de Inteligencia Artificial (IA) más importantes del mundo y creadora de ChatGPT, desencadenó una serie de giros inesperados que culminaron a última hora del martes con la reincorporación del Altman a la empresa que fundó y la promesa de modificar la forma en que OpenAI es dirigida.

El desconcierto puso de relieve un debate sin resolver sobre la inteligencia artificial, que muchas personas consideran la nueva tecnología más importante desde los navegadores web, pero también una fuente potencial de peligro si se utiliza mal.

Esto es lo que debes saber sobre la salida de Altman, su regreso y lo que podría ocurrir próximamente.

¿Qué fue lo que provocó esto?

El viernes, Altman fue destituido como director ejecutivo de OpenAI. Una disputa con un colega parece haber desempeñado un papel importante.

Se dice que Ilya Sutskever, miembro de la junta directiva que fundó OpenAI con Altman y otras personas, estaba cada vez más alarmado porque la tecnología de la empresa podía ser un riesgo importante y porque Altman no estaba prestando suficiente atención a sus posibles repercusiones. Él y otros tres miembros de la junta de OpenAI, integrada por seis personas, decidieron despedir a Altman.

La junta directiva no dio a conocer sus motivos, y señalaron solamente que Altman “no fue consistentemente franco en sus comunicaciones con la junta”. Greg Brockman, presidente de OpenAI, quien junto con Altman también formaba parte de la junta directiva de la empresa, dimitió en señal de protesta.

Siguieron cinco días de caos

El despido de Altman provocó confusión entre los empleados de OpenAI, y desconcierto en los inversionistas de la empresa. Se dice que Microsoft, que ha invertido 13.000 millones de dólares en la empresa, se inquietó especialmente y, junto con otros inversores, hizo esfuerzos infructuosos durante el fin de semana para que la junta reintegra a Altman.

El domingo por la noche, tras 48 horas de negociaciones frenéticas sobre el futuro de la empresa, la junta directiva de OpenAI aseguró que mantendría su decisión y nombró al segundo jefe interino en dos días: Emmett Shear, exejecutivo de Twitch, sería el sucesor de Mira Murati, una ejecutiva experimentada de OpenAI que había sido nombrada jefa interina el viernes.

A última hora del domingo, Satya Nadella, director de Microsoft, anunció su intención de contratar a Altman y Brockman para dirigir un equipo de investigación de IA avanzada en el gigante tecnológico.

El lunes por la mañana, casi todos los casi 800 empleados de OpenAI habían firmado una carta en la que advertían que podrían renunciar para unirse a Microsoft a menos de que la empresa emergente recontratara a Altman y todos los miembros de la junta directiva de la empresa renunciaran.

Después de todo eso, volvió Sam Altman

A última hora del martes, OpenAI anunció un “acuerdo de principios” para que Altman volviera como director ejecutivo de OpenAI, la culminación de la campaña emprendida por sus aliados, empleados e inversores. Brockman también regresó a la empresa. “Hemos vuelto”, publicó en X, con una selfi en la que aparece delante de un grupo de empleados de OpenAI, que lo celebraron en la oficina de la empresa.

Altman y Brockman se reincorporan a una empresa que ha sufrido cambios, empezando por la junta directiva que los expulsó.

Quién está dentro y quién está fuera en la junta directiva de OpenAI

OpenAI tiene ahora una junta esencialmente diferente, compuesta por tres miembros. La empresa describió la remodelación como una “nueva junta inicial”, lo que da a entender que podrían ser incorporados más miembros.

Nadella, de Microsoft, señaló que estaba “animado” por los cambios, a los que calificó de un “primer paso fundamental en el camino hacia una gobernanza más estable, bien informada y eficaz”.

Miembros entrantes:


  • Bret Taylor, ex codirector ejecutivo de Salesforce, una empresa de software empresarial, será el presidente de OpenAI. Taylor es también expresidente de Twitter, y el año pasado estuvo en medio de los enfrentamientos con Elon Musk, quien al inicio había aceptado comprar Twitter y luego intentó retirarse del acuerdo. (Musk fue uno de los fundadores de OpenAI en 2015, pero abandonó la empresa tres años después).


  • Lawrence Summers, exsecretario del Tesoro, profesor de Harvard y figura con experiencia en las gestiones de Bill Clinton y Barack Obama, sigue siendo una voz económica destacada en Washington.

Miembros salientes:


  • Sutskever, director científico de OpenAI, uno de los principales responsables de la destitución de Altman la semana pasada.


  • Tasha McCauley, empresaria, científica en computación y científica adjunta sénior de gestión de la Corporación RAND. Está vinculada a los movimientos racionalista y de altruismo eficaz, una comunidad profundamente preocupada por la posibilidad de que la IA destruya a la humanidad algún día.


  • Helen Toner, directora de estrategia del Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de la Universidad de Georgetown. También está vinculada a los movimientos racionalista y de altruismo eficaz, y se había ganado el desdén de Altman con un artículo que coescribió recientemente. Altman se quejó de que la investigación parecía criticar los esfuerzos de OpenAI por mantener seguras sus tecnologías de IA.

Miembros restantes:


  • Adam D’Angelo, director ejecutivo de Quora, el sitio de preguntas y respuestas. Fue uno de los integrantes que impulsaron la salida de Altman, pero durante el fin de semana dirigió las conversaciones para traerlo de vuelta, según dos personas en contacto con la junta.

¿Qué significa esto para la IA?

El episodio de agitación en Open AI reveló la división del sector entre los llamados catastrofistas, que afirman que la tecnología avanza demasiado rápido, y otros que sostienen que puede aportar mejoras que salven vidas.

Más de 1000 líderes tecnológicos firmaron en marzo una carta en la que pedían una pausa en el desarrollo de los sistemas más avanzados de la IA, afirmando que estas herramientas entrañan “profundos riesgos para la sociedad y la humanidad”.

Altman, quien no firmó esa carta, ha instado a una gestión responsable de la IA, al tiempo que ha promovido la tecnología y, en los últimos meses, ha presentado ideas a inversores y otras personas..

Mike Isaac, Cade Metz, Tripp Mickle, J. Edward Moreno, Kevin Roose y Karen Weise colaboraron con la reportería.

John Koblin cubre la industria de la televisión. Es coautor de It’s Not TV: The Spectacular Rise, Revolution, and Future of HBO. Más de John Koblin

Jason Karaian es el director de noticias empresariales, radicado en Londres. Anteriormente fue editor de DealBook. Más de Jason Karaian

c. 2023 The New York Times Company