Anuncios

Pasajeros en crucero de Carnival viven pesadilla bajo feroz tormenta

Una fuerte tormenta que el viernes por la noche se desató cerca de la costa de Charleston, Carolina del Sur, mantuvo en vilo durante largas horas a un barco de Carnival, hasta que la nave por fin pudo atracar, llena de pasajeros aterrados.

@k8lyns_mom Carnival Sunshine cruise. We had rough waters our last night! #carnivalcruise #carnivalsunshine #carnivalsunshinecruise ♬ original sound - Nichole

Los pasajeros a bordo del barco Carnival Sunshine describieron situaciones de horror con vidrios que estallaban, el agua llenando los camarotes y los pasillos, el barco estremeciéndose y una gran falta de comunicación por parte de la tripulación. Algunos pasajeros y tripulantes necesitaron “alguna asistencia” por parte del personal médico, le dijo a CBS News un portavoz de Carnival. “Los pasajeros están a salvo”, agregó el portavoz.

Carnival Sunshine, que navegaba de las Bahamas a Carolina del Sur, llegó a Charleston con retraso, según el portavoz. Algunos camarotes tuvieron que ser sacados de servicio temporalmente debido al daño que causó el agua. El próximo viaje del barco también se demoró.

El viernes, el Centro Nacional de Meteorología (NWS) había advertido sobre un área no tropical de baja presión que se había localizado cerca de la Florida, y pronosticó que se desplazaría hacia el norte y zonas del interior de las Carolinas durante el fin de semana. De acuerdo con los meteorólogos, habría vientos con ráfagas, peligrosas mareas y corrientes de resaca a lo largo de partes de la costa sureste del país hasta el domingo.

La pasajera Sharon Tutrone, profesora de la Universidad Coastal Carolina, escribió en Twitter el viernes que el barco se balanceaba sin parar. Tutrone dijo que la única vez que los pasajeros escucharon hablar al capitán fue en la tarde, cuando les dijo que tenía una tripulación experimentada y que harían todo lo posible por minimizar las molestias en tanto el crucero batallaba con la tormenta.

“Dijeron que la situación se pondría peor a medida que estuviesemos más cerca de la tormenta“, escribió Tutrone. “¡@CarnivalCruise está haciendo un trabajo EXCELENTE!”.

El sábado por la tarde, Tutrone escribió de nuevo, y describió “14 horas de poderosos vientos, copiosas lluvias y enormes olas”.

“Estábamos rodeados de un bombardeo de relámpagos y, en un momento dado, el barco resultó duramente embestido por una ola y sonó como si se hubiera partido en dos “, tuitió Tutrone.

Varios pasajeros, entre ellos, Brenda Goodwin Sherbert, colgaron en las redes sociales fotos de cristales rotos. También de la gran cantidad de agua que entró por las puertas de los balcones.

“Una ola de 40 pies golpeó un lado del barco... casi nos caímos de la cama… las cosas se rompían a nuestro alrededor y la alfombra de mi lado estaba ensopada de agua”, escribió Goodwin Sherbert.

El pasajero Reid Overcash, que estaba en el crucero con su esposa, dijo que las televisiones del barco transmitieron un mensaje durante la tormenta: “Aviso Público, por favor estén preparados”.

Overcash dijo que los vientos llegaron a alcanzar entre 70 y 90 millas por hora (mph) y cuando el barco se inclinó peligrosamente hacia la izquierda temió realmente que iban a morir.

“Habiendo trabajado mucho tiempo en servicios de emergencia hasta que me retiré, sabía muy bien que nadie iba a salir a rescatarnos con vientos de más de 40 nudos”, dijo Overcash.

El viaje era el séptimo viaje en crucero de Overcash, quien agregó que no iba a dejar que la terrible experiencia le impidiera disfrutar de más cruceros en el futuro.

“No es más que una desafortunada experiencia que ocurre una vez en muchos años”, dijo.

Traducción de Jorge Posada