Partidos coalición tienen tres días para evitar la dimisión de Draghi

·3  min de lectura

Roma, 18 jul (EFE).- Los partidos de la coalición de "unidad nacional" que apoyan al primer ministro italiano, Mario Draghi, disponen cada vez de menos tiempo para convencerlo de que el próximo miércoles, cuando acuda al Parlamento, anuncie que sigue al frente del Gobierno, aunque su dimisión es a día de hoy más probable.

En viaje oficial en Argelia para presidir una estratégica cumbre bilateral con importantes acuerdos energéticos, Draghi podría conferir carácter de irrevocable a la dimisión que ya fue rechazada el pasado jueves por el jefe del Estado, Sergio Mattarella, que le ordenó comparecer en el Parlamento.

La marcha de Draghi es inevitable, según fuentes de su entorno, que aseguran que el expresidente del Banco Central Europeo (BCE) no dará marcha atrás en su decisión, tomada después de que uno de sus principales socios de gobierno, el Movimiento 5 Estrellas (M5S), le retirase su apoyo al no votar un importante decreto sobre ayudas para paliar los efectos de la inflación en el Senado.

"La mayoría de unidad nacional que ha sostenido este Gobierno desde su creación ya no existe y ha terminado el pacto de confianza que basaba la acción del Gobierno", dijo Draghi al anunciar su dimisión, tras avisar de que no gobernaría sin el M5S y a pesar de que seguía contando con el apoyo de una holgada mayoría parlamentaria.

Aunque parece improbable que Draghi continúe, nada es descartable en la política italiana y los partidos se afanan en hacerle cambiar de idea, pese al poco tiempo del que disponen y de sus divisiones, según los medios locales.

El progresista Partido Demócrata (PD) lucha por convencer al M5S de mantener su apoyo al Gobierno, aunque la formación que desencadenó la crisis, lejos de un talante conciliador, exige cambios a Draghi entre grandes divisiones en su seno.

El centrista Italia Viva (IV), muy crítico con el M5S, ha lanzado una petición online a favor de Draghi, que lleva ya más de 80.000 firmas, mientras decenas de alcaldes han hecho un llamamiento para que continúe, como piden también los empresarios y en Bruselas temen una crisis de los mercados en la eurozona durante meses si se va.

Los líderes de los socios de derechas de la coalición, Silvio Berlusconi, del conservador Forza Italia (FI), y Matteo Salvini, de la ultraderechista Liga, también apoyan a Draghi, pero no ven con malos ojos unas elecciones.

Ambos "descartan la posibilidad de un nuevo gobierno con el M5S debido a su incompetencia y falta de fiabilidad" y esperarán "la evolución de la situación política, dispuestos en todo caso a someterse al juicio de los ciudadanos incluso a muy corto plazo", según una nota conjunta emitida este domingo.

La dimisión de Draghi conllevaría casi con total seguridad la convocatoria de comicios anticipados, como pide la única oposición formal al Gobierno, los ultras Hermanos de Italia (FdI) de Giorgia Meloni, que lidera desde hace meses todas las encuestas.

Así las cosas habrá que esperar al miércoles para ver si al no aceptar la dimisión de Draghi y enviarle al Parlamento, Mattarella dio un margen para recomponer la mayoría gubernamental o solo mantuvo unos días más el Gobierno para la trascendental cumbre en Argelia.

Draghi tiene hoy una intensa agenda de trabajo en ese país, después de que la visita se haya recortado un día para que pueda volver esta noche a Roma y preparar su trascendental comparecencia en el Parlamento.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.