Pareja desesperada con covid-19 de larga duración planeó suicidarse debido a las dificultades

·6  min de lectura

Los pacientes con covid-19 prolongado están cada vez más deprimidos, e incluso sufren de pensamientos suicidas, debido a la falta de apoyo y atención, advirtieron expertos y grupos de campaña.

Las investigaciones han demostrado que la ansiedad y la depresión son mucho más frecuentes en las personas que sufren síntomas persistentes de coronavirus que en el público en general, mientras que las encuestas apuntan a un aumento de los pensamientos suicidas entre los pacientes.

Los síntomas prolongados de covid-19 están afectando negativamente la vida cotidiana de 1,4 millones de personas, según estimaciones de la Oficina Nacional de Estadísticas, y 398.000 informaron que su capacidad para realizar actividades normales se ha visto “muy limitada”.

Y una encuesta informal de 185 personas realizada el mes pasado por Survivor Corps, un grupo de apoyo con sede en EE.UU., halló que el 46 por ciento había tenido pensamientos suicidas relacionados con un covid-19 de larga duración, frente al 18 por ciento cuando se realizó la misma encuesta el año pasado.

The Independent sabe de pacientes que han considerado la muerte asistida, aunque luego han cambiado de opinión, mientras que otros dicen que idearon planes para quitarse la vida como resultado del covid-19 de larga duración, lo que les ha dificultado vivir la vida que alguna vez tuvieron.

La organización benéfica de salud mental Mind dijo que había recibido consultas a través de su línea de ayuda de pacientes con covid-19 de larga duración que “nos hablaron sobre sus ansiedades sobre la recuperación o cuándo el próximo síntoma podría afectarlos”.

Antony y Claire reciben ahora prestaciones por discapacidad y dicen que su situación ha mejorado gracias a ello (Antony Loveless)
Antony y Claire reciben ahora prestaciones por discapacidad y dicen que su situación ha mejorado gracias a ello (Antony Loveless)

El Dr. David Strain, profesor clínico principal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, que está realizando una investigación a largo plazo sobre la afección, dijo que la cantidad de personas “desanimadas” por sus experiencias con el covid-19 de larga duración está “aumentando”.

Dijo que esperaba que el riesgo de suicidio entre los pacientes más enfermos fuera “significativamente más alto” que el de la población general, y agregó que existe una sensación de “impotencia” entre los más afectados debido al lento progreso que se está logrando en comprender mejor y tratar el covid-19 de larga duración.

Kerry McLeod, jefe de contenido de información de Mind, dijo que algunos de los pacientes que se habían puesto en contacto con la organización benéfica “compartieron cómo su cansancio ha afectado su capacidad para continuar con su día a día, lo que los ha llevado a sentirse deprimidos y solos”.

Un estudio publicado esta semana mostró que, de 155 participantes, uno de cada cinco desarrolló depresión de moderada a grave durante un año, mientras que casi las tres cuartas partes tenían un consumo de alcohol preocupante.

La investigación, realizada en la clínica especializada en covid-19 de larga duración del Hospital Mater, dijo que los pacientes sin antecedentes previos de depresión o ansiedad antes del covid-19 ahora presentan afecciones neurológicas.

Los pacientes de covid-19 han experimentado síntomas meses o años después de ser tratados por primera vez (PA)
Los pacientes de covid-19 han experimentado síntomas meses o años después de ser tratados por primera vez (PA)

Antony Loveless, de Southend en Essex, le dijo a The Independent que él y su pareja, Claire Hooper, idearon un plan para suicidarse después de que ambos desarrollaran un largo período de covid a principios del año pasado.

La pareja sufría de varios síntomas gastrointestinales, neurológicos y respiratorios (en el punto álgido de su enfermedad, solo podían levantarse de la cama durante unas pocas horas cada día debido a la fatiga grave), pero los médicos de cabecera, los servicios de atención y otro personal médico los ignoró en varias ocasiones.

Después de perder sus trabajos como enfermera del NHS e investigador principal de accidentes en Gateway Port, la pareja se dijo que querían terminar con sus vidas. “Literalmente de la noche a la mañana, todo cambió”, dijo Loveless, un excorresponsal de guerra. “Nuestros ingresos se fueron. Los dos éramos muy activos, sacábamos a pasear al perro antes de ir a trabajar. Trabajábamos unas 10-12 horas todos los días. Todo eso se acabó”.

“Una noche, Claire me dijo: ‘Ya no quiero hacer esto’. Le dije que yo también había tenido suficiente, que no podía hacer esto más. ‘Quiero morirme’. En cierto modo, nos quitó todo el peso de encima. Se nos ocurrió un plan para suicidarnos”, afirmó Loveless.

Fue solo después de que la pareja se dio cuenta de que “eso destruiría la vida de nuestros hijos” que ambos decidieron seguir viviendo. Su situación también mejoró después de que les concedieran una prestación por invalidez como consecuencia de sus padecimientos y, aunque todavía padecen covid-19 de larga duración, sus pensamientos suicidas ya son cosa del pasado.

Lucy, de Londres, le dijo a The Independent que nunca había tenido pensamientos suicidas hasta que desarrolló problemas gastrointestinales a largo plazo e irregularidades cardíacas en el verano de 2020 luego de una infección por covid-19.

“Se me ocurrieron planes para suicidarme y cómo hacerlo porque solo quería detener el dolor y no podía saber cómo iba a mejorar. Afortunadamente, obtuve el apoyo de Listening Place [una organización benéfica de salud mental] y desde enero, los pensamientos suicidas desaparecieron”.

El Reino Unido puede “vivir con covid”, pero miles de pacientes siguen luchando contra una enfermedad de larga duración (PA Wire)
El Reino Unido puede “vivir con covid”, pero miles de pacientes siguen luchando contra una enfermedad de larga duración (PA Wire)

A principios de este año, una investigación descubrió que un joven que se había formado como médico en la Universidad de Oxford terminó con su vida después de luchar contra el covid-19 de larga duración.

Abhijeet Tavare, de 27 años, contrajo covid-19 en septiembre de 2020, del cual se recuperó inicialmente, pero posteriormente comenzó a tener síntomas a largo plazo. En la investigación en Hertford se dijo que había sufrido palpitaciones, dificultad para dormir, fatiga extrema y deterioro cognitivo causado por confusión.

Con la investigación en curso, el Dr. Strain dijo que no estaba claro si la prevalencia de la depresión y los pensamientos suicidas en pacientes con covid-19 de larga duración son “reactivos” o el resultado de un cambio neurológico. “La gente podría estar deprimida porque ha perdido la capacidad de jugar al fútbol con sus hijos. Han perdido la capacidad de ir a trabajar y hacer las cosas que realmente los hacen ser ellos mismos”, aseguró.

“¿O ha habido un cambio neuroquímico genuino dentro del cerebro? Las personas sufren de confusión, lo que significa que las neuronas no se activan tan rápido como deberían. Esto también puede estar afectando nuestra capacidad para estabilizar nuestro estado de ánimo y responder adecuadamente a diferentes estímulos”.

Dijo que el covid-19 de larga duración compartía muchas similitudes con el síndrome de fatiga crónica o la encefalomielitis miálgica (EM). La afección aumenta casi siete veces el riesgo de suicidio entre los pacientes, según ha demostrado una investigación.

Ondine Sherwood, portavoz de la organización benéfica Long Covid SOS, dijo que el subconjunto de pacientes que “causan la mayor preocupación” son las 398.000 personas que están efectivamente discapacitadas y no pueden realizar actividades cotidianas.

El NHS ha establecido una red de clínicas especializadas en covid-19 de larga duración, pero los últimos datos muestran que, entre el 14 de marzo y el 10 de abril, solo 5.818 pacientes en Inglaterra recibieron “evaluaciones especializadas” en estos centros.

“No hay suficiente inversión y hay demasiada variabilidad en los centros”, dijo Sherwood. “Se ha dicho una y otra vez, pero a menos que obtengamos el dinero para una mejor investigación y un tratamiento del covid prolongado, esta crisis de salud crecerá y crecerá, en detrimento de la salud mental de las personas”.

Si tienes sentimientos de angustia y aislamiento, o estás batallando para sobrellevar la situación, The Samaritans ofrece apoyo; puedes hablar con alguien de manera gratuita por teléfono, en confianza, en el 116 123 (Reino Unido y ROI), enviar un correo electrónico a jo@samaritans.org o visitar el sitio web de Samaritans para encontrar los detalles de tu sucursal más cercana.

Las personas también pueden comunicarse con Mind a través de Infoline, que brinda información telefónica sobre problemas de salud mental, opciones de tratamiento y servicios de defensa, en el 0300 123 3393.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.