La paranoia de Rusia llega al punto de borrar cualquier color que recuerde a Ucrania

·4  min de lectura

Tras más de dos meses de combates y bombardeos, la guerra en Ucrania continúa, con las tropas rusas decididas a avanzar en sus objetivos, mientras que los ucranianos siguen exhibiendo una feroz resistencia que está provocando que el conflicto se alargue.

Al mismo tiempo, la propaganda en ambos bandos también juega su papel, abundando los mensajes nacionalistas y el rechazo al oponente. Algo normal en un contexto de enfrentamiento bélico que, sin embargo, quizás Rusia esté llevando demasiado lejos.

La paranoia en Rusia está haciendo que se borren los colores amarillo y azul de todos lados. (Photo by Horacio Villalobos#Corbis/Corbis via Getty Images)
La paranoia en Rusia está haciendo que se borren los colores amarillo y azul de todos lados. (Photo by Horacio Villalobos#Corbis/Corbis via Getty Images)

Y es que, tal y como revela The Moscow Times, en las calles del país se está borrando todo aquello que pueda ser interpretado como un apoyo a Ucrania. Y eso incluye cualquier cosa que tenga los colores amarillo y azul en conjunto porque podría evocar la bandera ucraniana.

Ya hace unos días se conoció que un hombre había sido multado por llevar unas zapatillas azules y amarillas, al interpretar que suponían una declaración de reconocimiento a Ucrania en un momento en el que ambos países se estaban enfrentando.

El individuo en cuestión, del que no se conoce su identidad, estaba simplemente de compras, aunque las autoridades le detuvieron y le acusaron de formar parte de una manifestación no autorizada en contra de la guerra. La acusación que se le hizo fue llevar "herramientas políticas en sus pies".

Este tipo de actuaciones de las autoridades han aumentado la paranoia en el país y nadie quiere ser acusado de proucraniano, por lo que en las últimas semanas se están viendo numerosos ejemplos de cómo los colores azul y amarillo son sustituidos por otros.

No solo por parte de ciudadanos individuales, sino también por parte de las mismas instituciones. Un ejemplo llamativo ha sido el del aeropuerto de Kaliningrado, un exclave ruso. Reciben este nombre aquellos territorios que se encuentran físicamente separados de aquel al que pertenecen. En su caso, está aislado del resto de Rusia y rodeado por Lituania y Polonia.

El aeródromo lucía un logotipo azul y amarillo de un pájaro y el sol, pero tras empezar la guerra, este símbolo combina el rojo y el azul.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Algo similar ha ocurrido con el estadio de fútbol del FC Yakutiya Yakutsk. Los asientos eran azules y amarillos, pero en el mes de abril los trabajadores empezaron a retirar los primeros. De momento el club ha negado que tenga nada que ver con la guerra y que era una decisión planificada anteriormente, aunque lo cierto es que el momento es bastante sospechoso.

Un centro comercial en Ekaterimburgo ha corrido la misma suerte. Su tejado combinaba los colores azul y amarillo, pero desde el mes de abril estas tejas han desaparecido y ahora no hay nada que recuerde a la bandera ucraniana.

Son solo algunos ejemplos de cómo la guerra está cambiando las cosas en Rusia. Y es que esta tendencia de eliminar los colores no es únicamente en edificios oficiales o institucionales, sino que incluso llega a la eliminación de grafitis con amarillo o azul. También los policías están obligando a repintar vallas o cajas de arena para que no recuerden a los ucranianos.

Una buena muestra de cómo está la situación en el país en un conflicto en la que de momento no está consiguiendo sus objetivos.

EN VÍDEO I Un grupo de soldados ucranianos capturan un vehículo ruso armado con hasta 24 cohetes termobáricos

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.