El papa critica las ejecuciones en Irán tras las protestas

El papa Francisco ofrece la plegaria del Angelus a mediodía en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el domingo 8 de enero de 2023. (AP Foto/Gregorio Borgia) (ASSOCIATED PRESS)

ROMA (AP) — El papa Francisco rompió el lunes su silencio sobre las protestas que han convulsionado a Irán y condenó el empleo de la pena de muerte en el país, en declaraciones que parecían legitimar las marchas como manifestaciones que “reclaman más respeto por la dignidad de las mujeres”.

Francisco hizo sus declaraciones en un discurso anual a los embajadores acreditados ante el Vaticano, un discurso sobre política exterior que detalla los temas de mayor preocupación para la Santa Sede.

En sus declaraciones, Francisco vinculó la oposición del Vaticano al aborto con su oposición a la pena capital y dijo que ambas eran una violación del derecho fundamental a la vida.

Francisco ha cambiado la doctrina de la Iglesia sobre la pena de muerte, que ha designado como “inadmisible” en todas las circunstancias.

“El derecho a la vida también se ve amenazado en esos lugares donde se sigue imponiendo la pena capital, como es el caso en Irán en estos tiempos, tras las recientes manifestaciones que reclamaban más respeto por la dignidad de las mujeres”, dijo Francisco. “No puede emplearse la pena de muerte para una supuesta justicia del estado, ya que no supone un disuasorio ni rinde justicia a las víctimas, sino que sólo alimenta la sed de venganza”.

Eran las primeras declaraciones públicas del pontífice sobre las protestas que estallaron en Irán a mediados de septiembre por la muerte de Mahsa Amini. La mujer, de 22 años, murió tras ser arrestada por la policía iraní de la moral supuestamente por incumplir el estricto código de vestuario de la república islámica. Las mujeres han jugado un papel destacado en las protestas, en las que muchas se quitaron el pañuelo islámico obligatorio, conocido como hiyab.

Al menos cuatro personas han sido ejecutadas desde el inicio de las manifestaciones, tras juicios rápidos a puerta cerrada que recibieron críticas internacionales.

Al menos 519 personas han muerto en las manifestaciones de los últimos meses y más de 19.200 han sido detenidas, según Activistas de Derechos Humanos en Irán, un grupo que monitorea las protestas desde su inicio. Las marchas se han convertido en uno de los mayores desafíos a la teocracia chií iraní desde su Revolución Islámica de 1979.

Francisco ha tenido cuidado de no criticar directamente al gobierno iraní, dados sus esfuerzos de fomentar el diálogo con el mundo islámico. Francisco ha entablado una fuerte relación con el imán de Al-Azhar en El Cairo, una sede de enseñanza suní. Sus esfuerzos de entablar diálogos con el mundo suní han sido más cautos, aunque en 2021 celebró un encuentro histórico con el clérigo chií de mayor rango en Irak, el gran ayatolá Ali al-Sistani, nacido en Irán.

No hubo reacción inmediata a las palabras de Francisco, aunque el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, pidió el lunes en Teherán una “firme” reacción a las manifestaciones. Los que provocan incendios en espacios públicos han cometido “traición sin duda”, afirmó, un delito que conlleva pena de muerte en el país. También reiteró las acusaciones de que potencias extranjeras impulsaron los disturbios, sin presentar pruebas que las respaldaran.

Las declaraciones de Jamenei podrían reafirmar a las autoridades para que continuaran con los duros castigos sobre los detenidos.

Francisco se refirió a las protestas iraníes al lamentar en general que en muchos lugares del mundo se trate a las mujeres como “ciudadanas de segunda”.

“Se ven sometidas a la violencia y el abuso y se les niega la oportunidad de estudiar, trabajar, emplear sus talentos, y tener acceso a sanidad e incluso a la comida”, dijo. Aunque Francisco ha nombrado a mujeres para varios puestos importantes en el Vaticano, algunas mujeres dicen que también la Iglesia católica las trata como ciudadanas de segunda porque no se las puede ordenar como sacerdotes.

Francisco también se refirió a Irán en comentarios sobre la amenaza continuada que plantean las armas nucleares en la guerra de Rusia en Ucrania, así como en la ruptura de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. Francisco ha cambiado la posición de la Iglesia para declarar que no sólo el uso, sino la mera posesión de armas nucleares es inmoral.

La parálisis en las negociaciones con Irán es un motivo de “especial preocupación”, señaló.

“Es mi esperanza que pueda alcanzarse una solución concreta tan rápido como sea posible, por el bien de garantizar un futuro más seguro”, dijo el pontífice.

Irán insiste en que su programa nuclear es pacífico, aunque ahora enriquece uranio a una concentración más cercana a los niveles armamentísticos y en los últimos años ha limitado de forma drástica la supervisión internacional de su actividad nuclear tras el colapso de su acuerdo nuclear con potencias internacionales.

En sus comentarios, Francisco enumeró conflictos, desastres naturales y crisis migratorias que afectan al planeta, pero también las amenazas a la democracia, en especial en América.

En un cambio de último momento en su discurso añadió los “sucesos de las últimas horas en Brasil”, en alusión a los miles de partidarios del expresidente Jair Bolsonaro que allanaron el Congreso, la Corte Suprema y el palacio presidencial, y después causaron destrozos en las principales sedes de gobierno.

“En muchos lugares, un indicio de la debilidad de la democracia es el incremento de la polarización política y social, que no ayuda a resolver los problemas urgentes de los ciudadanos”, dijo. “Pienso en los varios países de América donde las crisis políticas están marcadas por tensiones y formas de violencia que agravan los conflictos sociales”.

Además de Brasil, mencionó Perú y Haití y dijo que “hay una necesidad constante de superar las formas de pensar partidistas y trabajar por la promoción del bien común”.

___

Jon Gambrell contribuyó a este despacho desde Dubái, Emiratos Árabes Unidos.