Anuncios

Pakistán recurre al ADN para identificar a los muertos en un accidente de autobús

Islamabad, 30 ene (EFE).- Las autoridades paquistaníes recurrieron este lunes a pruebas de ADN y tomó muestras a familiares para identificar a las víctimas de un accidente de autobús que causó este domingo 41 muertos tras precipitarse por un barranco e incendiarse en el sur de Pakistán, dejando decenas de cuerpos irreconocibles.

"Se han tomado muestras de ADN de 38 cadáveres en el Centro Médico de Postgrado de Jinnah y todavía se están recogiendo muestras de las familias", dijo a EFE el comisionado adjunto Hamza Anjum, del distrito de Lasbela, en la provincia de Baluchistán, donde tuvo lugar el accidente.

De acuerdo con el funcionario, se necesitarán de dos a tres días para completar el proceso de ADN y entregar los cadáveres a las familias.

De entre todas las víctimas solo tres cadáveres eran reconocibles y fueron entregados a sus familias, y dos heridos, incluida una niña de nueve años, fueron dados de alta del hospital, mientras que otro herido fue trasladado a un centro de trauma en Karachi, detalló.

El suceso tuvo lugar el domingo a primera hora de la tarde. De acuerdo con las autoridades, el vehículo que viajaba con 44 personas a bordo y litros de combustible cargados en el techo se estrelló contra un guardarraíl después de tomar una curva cerrada, cayó boca abajo a un barranco de 15 metros y se incendió.

"Casi todos los cuerpos están quemados hasta tal punto que no pueden ser identificados", había precisado el mismo funcionario tras el siniestro.

Este es el accidente de autobús más grave en Pakistán desde que, en enero de 2015, 62 personas fallecieron en la colisión de un autobús repleto de pasajeros con un camión cisterna que transportaba gasolina en el sur del país.

Pakistán cuenta con uno de los índices de accidentes de tráfico más elevados del mundo debido al pésimo estado de sus carreteras, a las deficiencias de los vehículos y a que los transportes públicos suelen circular sobrecargados de pasajeros.

Según datos del Gobierno paquistaní, alrededor de 30.000 personas mueren anualmente en accidentes de tráfico.

(c) Agencia EFE