Pakistán advierte del riesgo de nuevas inundaciones

·2  min de lectura
PAKISTÁN-INUNDACIONES (AP)
PAKISTÁN-INUNDACIONES (AP)

Las autoridades paquistaníes advirtieron el domingo que se esperaban nuevas inundaciones, ya que el lago Manchar, en el sur del país, había crecido por las lluvias monzónicas sin precedentes iniciadas a mediados de junio, y que han dejado casi 1.300 muertos.

Los meteorólogos anunciaron más lluvia en la región en los próximos días y las autoridades instaron a evacuar a los vecinos cercanos al lago en los distritos de Janshoro y Dadu, en la provincia de Sindh. Las aguas seguían subiendo y habían alcanzado niveles peligrosos que amenazaban los diques construidos como protección, señalaron. El lago, situado al oeste del río Indus, es el lago de agua dulce más grande de Pakistán y uno de los más grandes de Asia.

Las autoridades habían abierto un hueco en el dique para permitir que escapara algo de agua y llegara al Indus, señaló el administrador del distrito Jamshoro, Fariduddin Mustafa. Sin embargo, señaló, el agua seguía subiendo.

Algunas partes del distrito de Dadu ya estaban inundadas, según las autoridades.

Pakistán había pedido el día anterior ayuda internacional para las víctimas tras unas inundaciones estacionales de una escala sin precedentes, que mataron a casi 1.300 personas y dejaron a millones de personas sin hogar. Aviones de varios países han llevado suministros al empobrecido país a través de un puente aéreo humanitario.

Varios funcionarios y expertos han atribuido las inusuales lluvias del monzón y las consiguientes inundaciones al cambio climático. Uno de ellos, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, pidió la semana pasada al mundo que deje de “pasar sonámbulo” junto a la crisis. Tiene previsto visitar Pakistán el 9 de septiembre para reunirse con autoridades y visitar zonas inundadas.

En su último reporte, la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres de Pakistán dio una cifra de muertos desde mediados de junio -cuando comenzaron los monzones este año, con semanas de antelación- de 1.290, tras reportes adicionales de zonas afectadas en las provincias de Sindh, Khyber Pakhtunkhwa y Baluchistan.

La agencia señaló que las tareas de ayuda y rescate continuaban el domingo. Tropas y voluntarios empleaban helicópteros y embarcaciones para llevar a gente varada en zonas inundadas hasta campamentos donde recibían cobijo, alimento y atención médica.