Los padres aprecian opciones educativas. Alguien debería recordárselo a los candidatos demócratas a la gobernatura | Opinion

·4  min de lectura
MATIAS J. OCNER/mocner@miamiherald.com

Un sistema educativo de talla única no funciona para todos los estudiantes, y los padres aprecian tener opciones educativas. Alguien debería recordárselo a los candidatos demócratas a la gobernatura de la Florida, Charlie Crist y Karla Hernández-Mats.

Durante dos décadas, el estado de la Florida ha liderado la nación en temas de opciones escolares (school choice por sus siglas inglés) para los estudiantes y familias. El estado ha trabajado para garantizar que la financiación siga a los estudiantes, no a las instituciones. Y ha fortalecido las leyes para ayudar a niños con habilidades únicas.

Como resultado, los estudiantes en el Estado del Sol, actualmente, están obteniendo mejores calificaciones académicas que sus contrapartes a lo largo del país. El empoderamiento educativo y las opciones escolares ayudaron a que la Florida fuese desde los puestos más bajos en educación hasta los más altos, con una tasa de graduación de la escuela secundaria que apenas superaba el 50 por ciento antes del siglo XX y ahora alcanza el 90 por ciento.

El fomento de los derechos de los padres y las opciones escolares han dado como resultado ganancias académicas, y convirtió a la Florida en un líder en educación que ahora ocupa el tercer lugar en la nación.

Esto ha requerido una audaz acción por parte de los legisladores y los funcionarios públicos. Desde que asumió el cargo, el gobernador Ron DeSantis y la legislatura, incluyendo el comisionado de Educación Manny Diaz, Jr., trabajaron para proteger y hacer crecer el sistema de opciones escolares en la Florida.

Sus esfuerzos se han visto reforzados por la demanda de los padres y las familias cansadas del statu quo, las cuales se unieron detrás de la expansión de las opciones escolares.

Para hacer que el estado sea globalmente competitivo y económicamente viable, el gobernador sabe que más opciones, no menos, ayudarán a los estudiantes a prosperar y desarrollarse en una fuerza laboral cada vez más capacitada. Como gobernador, DeSantis ha firmado leyes que amplían las opciones escolares para familias de bajos ingresos y estudiantes con habilidades únicas, y también ha priorizado a los niños(as) militares, en orfanatos y adoptados(as).

El 8 de noviembre habrá un gran contraste en las posturas sobre la libertad educativa en la boleta electoral de la Florida. Los votantes deben saber que empoderar a los líderes equivocados puede ser perjudicial para las generaciones venideras.

Hace apenas unos días, Charlie Crist, exgobernador y alguna vez partidario de las opciones escolares (school choice), eligió a Karla

Hernández-Mats, presidenta del sindicato de maestros de Miami-Dade y funcionaria del sindicato estatal, Florida Education Association (FEA por siglas en ingles), como su compañera en la carrera para gobernador. En el 2013, la FEA demandó sin éxito para cerrar el programa de becas de crédito fiscal de la Florida y desalojar a 80,000 niños de bajos ingresos, en su mayoría pertenecientes a minorías, de sus escuelas elegidas.

¿Qué mensaje cree Crist que envía esta medida a la mayoría de los padres de la Florida que desean tener libertad educativa, incluyendo a los padres de su propio partido?

Noticia de última hora, Charlie: La Florida tiene la tercera población de estudiantes latinos y estudiantes del idioma inglés más grande de los Estados Unidos, y Hernández-Mats es hija de inmigrantes y estadounidense de primera generación. Ella habla de cómo su padre le enseñó la importancia de defender sus derechos desde muy temprano. Sin embargo, ella está firmemente en contra de los derechos de los padres de dar a sus hijos(as) acceso a una educación personalizada, y al Sueño Americano.

De hecho, la propia Hernández-Mats dijo que tanto las escuelas chárter como las escuelas privadas “no deberían financiarse con dólares de los impuestos públicos”.

Los antecedentes históricos de Mats también se componen de comentarios que equivalen a los padres preocupados con “asesinos en

serie” y abogan por el cierre prolongado de la escuelas algo que afectó de manera desproporcionada a los estudiantes latinos de bajos ingresos durante la pandemia.

En las elecciones pasadas, muchos de los 180,000 estudiantes y familias desfavorecidos que participan en los programas de opciones escolares de la Florida prestaron atención a las figuras políticas que defienden la educación, y es probable que vuelvan a hacerlo. Crist y Hernández-Mats deberían ver que las falsas promesas y una agenda radical, destructiva y anti-padres les costarán votos.

Hernández-Mats debería reconsiderar su oposición a las opciones escolares (school choice). Su traición a las familias latinas y de color de bajos ingresos no se ve bien, especialmente en un estado donde los números, desde la demanda de los padres hasta los resultados

académicos, no mienten.

El dúo Crist/Hernández-Mats debería despertar y darse cuenta de que esto no se trata de política; se trata de niños(as) y familias. Como ha sucedido antes, las familias que apoyan las opciones escolares otra vez serán los ganadores de esta temporada electoral.

Valeria Gurr se desempeña como la directora de relaciones de asuntos externos de la Federación Estadounidense para la Infancia.

Es una apasionada defensora de la elección educativa, particularmente para las familias de bajos recursos, y fundó la Federación Americana Para los Niños. Para obtener más información, visite: https://www.federationforchildren.org/staff/valeria-gurr/.