Anuncios

Pablo Javkin: “La Argentina tiene que tomar esto como tomó el retorno de la democracia, debe haber un acuerdo”

El intendente de Rosairo Pablo Javkin hizo un furioso descargo en Instagram por la polémica taza que se vende en la Terminal de Ómnibus de la ciudad santafesina
El intendente de Rosairo, Pablo Javkin, valoró la ayuda de la Nación para reforzar la seguridad en la ciudad e intentar frenar el avance narco

Pablo Javkin se transformó en uno de los protagonistas involuntarios de los últimos días. En menos de una semana, Rosario, la ciudad que gobierna desde 2019, pasó por el ataque al supermercado de la familia política de Lionel Messi, el asesinato en medio de una balacera de Máximo Gerez, un nene de 12 años, y las imágenes que mostraron cómo amigos, familias y vecinos de Gerez tomaban justicia por mano propia y avanzaban contra la casa de un sospechoso.

Como hizo desde el inicio de su gestión, Javkin reclamó ayuda al Gobierno Nacional, que respondió la semana pasada con un mensaje del presidente, Alberto Fernández, que incluyó varias medidas. Entre ellas, la de ampliar el número de efectivos de fuerzas federales en la zona. El trato se escenificó con un acto en el que estuvo el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, y el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, con lo que se buscó dejar atrás las diferencias y cortocircuitos por la receta para frenar el avance del narcotráfico en la ciudad.

El caos del kirchnerismo huérfano y el regreso del pánico económico

“Primero valoro que el tema se tome a escala nacional. Era algo que veníamos pidiendo hace mucho y tiene que ver con una situación muy delicada de la ciudad. Y necesitaba ese nivel de intervención”, evaluó Javkin en diálogo con LA NACION. El intendente está expectante por lo que puede suceder con la presencia de más fuerzas federales en la ciudad después de los días quizás más convulsionados de su gestión.

El Presidente recibió a Perotti y Javkin en la Casa Rosada
El Presidente recibió a Perotti y Javkin en la Casa Rosada

–¿Cuándo pidió ayuda por primera vez?

–Desde que asumí. Es una pelea de mucho tiempo. El 17 de febrero de 2020 que vino el Presidente al acto de primer izamiento de la bandera, que ese mismo día había habido un crimen. Ese día el Presidente asumió un compromiso. Se lo recordé cada vez que vino. Después llegó la pandemia, eso como atenuante.

–¿La ayuda que quería es la que llegó la semana pasada?

–La que llega complementa. La clave es hacer todo y todo a la vez. Acá alcanza si es todo a la vez y es fundamental tomar el tema carcelario. Eso genera la enorme mayoría de los hechos. En segundo término, mayor presencia de fuerzas en las calles. Eso es absolutamente clave y es clave que se vea. El refuerzo, la idea de que van a seguir viniendo (efectivos), la mesa semanal de los martes (de autoridades políticas de las tres jurisdicciones y los mandos de las fuerzas) y la actitud de trabajo. El miércoles vimos un cambio en la actitud. Ahora hay que sostenerlo en el tiempo. Ese es el desafío. Después lo de la UIF es muy importante también (se inauguró una dependencia el mismo día en la ciudad). El control del lavado es muy fundamental. También las tareas de urbanización, que está haciendo el municipio con financiamiento de programas nacionales, que es lo que estamos de algún modo apurando y ahora con el complemento del Ejército.

–Sobre el tema carcelario aún no hay novedades concretas...

–Específicas no, han habido allanamientos, pero novedades específicas del servicio, sobre inteligencia penitenciaria, no. Pero por primera vez el tema lo mencionó el Presidente en su discurso. Lo de las cárceles es fundamental, es decisivo.

–¿Cómo calificaría la relación actual entre la Nación y la intendencia?

–Creo que en esto lo más importante es que se den resultados. Yo valoro el reconocimiento que haya hecho el Presidente. La recepción de los temas que le planteamos, y las primeras respuestas. Ahora hay que mantenerlas en el tiempo y conseguir resultados. La relación sí es muy directa con el Jefe de Gabinete, Agustín Rossi.

–¿Tendría que haber visitado Rosario el Presidente después de lo que pasó?

– Lo importante es que se asuma el tema y tomemos todos los tópicos y todos a la vez.

–¿Con el gobierno provincial (a cargo de Omar Perotti) cómo está la relación?

– Obviamente es mucho más cotidiana. Sabe que nuestra exigencia es mayor presencia policial, la ciudad tiene poca presencia policial para lo que necesita. Tenemos mucha confianza en el nuevo ministro (de Seguridad, Claudio) Brilloni y estamos trabajando en forma directo con él. Tanto en lo que es urbanizaciones como en lo policial. Creo que la Argentina tiene que tomar esto como tomó el retorno de la democracia. Un acuerdo tenemos que tener y tiene que ser en esto. No es un tema nuestro, no es solo en Rosario, esto se está dando en muchos lugares y si no lo enfrentamos, no va a parar.

–¿Cómo es la relación entre Gendarmería y la Policía provincial?

– Todos los martes tenemos una reunión, una mesa de trabajo: Municipio, Nación, Provincia con fuerzas federales y provinciales. Ahí es donde se hace la distribución territorial. En el terreno ese es el ámbito de coordinación, después hay obviamente acciones que tienen que ver con algunas cosas más complejas que con impacto dentro de la policía y de algunas cosas propias de estas organizaciones criminales y corrupción policial, pero ese es el trabajo de la justicia, de los fiscales.

–En la justicia también hay una deuda muy grande...

– Sobre todo hay deuda de fondo en el orden federal, que tiene que ver con la estructura de la justicia, la cantidad de fiscales y la implementación del sistema acusatorio. Eso es clave.

– En su discurso de apertura de sesiones dio número muy específicos de lo que se necesita para cubrir vacantes. ¿Se lo reclamó al Presidente?

Venimos reclamando desde siempre. Si hay algo que es clave es el informe de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR, a cargo de Diego Iglesias). Es impecable en lo carcelario.

– ¿Por qué cree que el Gobierno Nacional cambió de opinión y llegó a Rosario la semana pasada?

– Porque las imágenes del lunes (con los incidentes tras el crimen de Máximo) se pueden dar en cualquier lugar de la Argentina. Si no reaccionamos a tiempo sabemos lo que eso deriva.

–Rosario actuó en determinados momentos como el lugar en el que se inician distintos conflictos en el resto del país

– Lamentablemente sí, anuncia. En los momentos graves siempre ha tenido el inicio ha sido acá, 2001 y 1989.

Pablo Javkin y Horacio Rosatti
Pablo Javkin y Horacio Rosatti

– ¿A nivel nacional falta una mirada más global de lo que pasa en Rosario y todavía se sigue viendo la situación como si fuera algo circunscripto acá o ajeno del país?

– Totalmente, se encasilla en la ciudad. Rosario, lo dije expresamente, lo que nos pasa es por la ubicación logística que tiene la ciudad. Pero para que esto pase en Rosario implica que la droga y las armas atraviesan Argentina con total comodidad. Rosario es una víctima, una derivación de esta situación. Si nosotros tuviéramos un serio control fronterizo, de rutas, de la Hidrovía, claramente no estaría pasando esto en Rosario. Nosotros acá no fabricamos ni drogas, ni armas, alguien las mete.

– ¿Se lo planteó al Presidente?

– Por supuesto. Algo en el mensaje del Presidente queda claro. Que lo que hay que tomar es una reacción directa y consecuente ahora. Y por eso creo que es un debate que no es solo actual. Se tiene que sostener en el tiempo y es estratégico para la Argentina, porque va a destrabar otros nudos muy fuertes que se están dando.

–Para eso sería fundamental un acuerdo oficialismo-oposición...

–Por supuesto. En todos los niveles y en todos los poderes.

– ¿Ve vocación para que eso suceda?

– Bueno, ahora hay un avance con la creación de la ley de estructura federal, pero hay que avanzar con todo lo demás: implementación del sistema acusatorio, sostenimientos de estas medidas, tecnología para esclarecimiento de delito, UFED, que leen los celulares. Todo es necesario acá. Que nos prioricen ahora.

–En una entrevista reciente dijo: “Vamos a seguir haciendo nuestra parte”. Mencionó urbanización, luminaria ¿Qué más incluye?

– Espacios públicos, el jueves (en la apertura de sesiones) anuncié la creación de un agencia de prevención de adicciones, local. Nosotros creamos la oficina local de persecución de lavado, que está en funcionamiento hace cuatro meses. Somo el primer Municipio que lo tiene. También la apertura de calles. Todo lo que hace al cambio de terrenos, de las condiciones del terreno.

–¿Eso es con fondos propios?

–Con fondos propios, provinciales, y nacionales y provinciales

–¿Está planteada la posibilidad de ampliar más partidas?

–Es el pedido que le hicimos, al Presidente, una parte del pedido y estamos trabajando con Desarrollo Social además de esta apoyatura del Ejército.

El ataque a la familia política de Messi

Las repercusiones en los medio del mundo tras el ataque al supermercado de la familia Rocuzzo en Rosario y las amenazas contra Messi
Las repercusiones en los medio del mundo tras el ataque al supermercado de la familia Rocuzzo en Rosario y las amenazas contra Messi

–¿Cómo interpretas lo que pasó con el ataque al supermercado de la familia política de Messi?

–El tema no lo incluiría dentro del enfrentamiento entre bandas. Me parece un hecho mucho más ligado a un sector de fuerzas de seguridad comprometido con el delito. Por lo menos es una de mis hipótesis. Por como fue, porque no hubo un pedido de nada, porque la repercusión es garantizada y obviamente porque me incluye. Incluye un ataque a mí. Eso es bien de otro tipo de mugre.

–¿Qué rol cree que tienen las barras de Newell’ s y Central en el avance del delito y sus nexos políticos?

–Está todo ligado: tema narcotráfico, barras, es todo lo mismo. Está todo mezclado. Algún nicho de la policía provincial también.

–¿Tiene miedo que se repitan imágenes como las de los últimos días?

–No podemos permitir de ningún modo que pase. Si la acción es conjunta toda al mismo tiempo y sostenida eso no tiene que volver a pasar.

–¿Puede ser un punto de inflexión?

–Tiene que ser.