Carolina Píparo: "Acá los dos no nos morimos", le dijo a su esposo tras embestir a una pareja de motociclistas

Sebastián Poleri
·4  min de lectura
Carolina Píparo declaró durante más de cinco horas en la fiscalía platense
Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

"Acá los dos no nos morimos". Según el testimonio que figura en la causa, esa fue la frase que el dijo Carolina Píparo a su esposo, Juan Ignacio Buzali, segundos después de que este arrollase a una pareja de motociclistas que la legisladora bonaerense y su pareja habían confundido con los motochorros que un poco antes habían asaltado a la diputada en la madrugada del 1° de enero.

Píparo sostuvo en su declaración judicial que tanto ella como su marido "en ningún momento quisieron pisar a nadie", así como tampoco tuvieron "un momento de adrenalina", e insistió con que "temió por su vida" luego de embestir a quienes consideraba motochorros.

Fueron casi cinco horas de declaración como testigo del hecho en la sede de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Número 17 platense, donde la diputada provincial sostuvo que "temió por su vida", a partir del robo del cual fue víctima esa jornada que derivó en la posterior persecución contra un grupo de motociclistas.

Secuestro. Liberan a un ciudadano chino por el que exigían U$S 300.000 de rescate

Píparo relató que, tras concluir la cena familiar, llevaron primero a su cuñada e hija y luego a su suegro a sus respectivos domicilios, y que apenas dejaron a este último fue abordada por "tres motos".

"Uno saca un arma y me pide mis cosas. En ese momento lo único que pensé fue que si me iban a pegar un tiro, que sea en la cabeza, lo primero que se me vino a la cabeza fue la terapia intensiva donde estuve en 2010", afirmó.

Carolina Píparo: "Temí por mi vida en el robo, en ningún momento quise pisar a nadie, ni tuve un momento de adrenalina. Mi marido tampoco"
Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

En este sentido, Píparo indicó a la fiscal que "le dio miedo que le disparasen", y añadió que no pudo ni gritar. "Abrí la puerta y le di la mochila. Mis vecinos empezaron a gritar que me quedase tranquila, que llamaban al 911, y le digo a mi marido que se meta adentro", prosiguió.

La legisladora bonaerense aseguró que la policía llegó "después de 25 minutos", y que tras narrarles sobre el robo del que acababa de ser víctima, uno de los agentes la instruyó "que vaya a las calles 53 y 10 a hacer la denuncia".

La persecución

Agregó que, nuevamente a bordo del automóvil y tras haber hecho "unas cuatro cuadras" divisaron a "tres motos", y precisó que le llamó la atención que una de las personas que iban en estos rodados tenía "un buzo turquesa", prenda del mismo color que vestía uno de los asaltantes.

"Ahí le dije a Juan: son los que nos afanaron, y empieza un seguimiento tranquilo. Íbamos atrás de las motos tratando de no perderlos de vista, llamé al 911 y en un momento los habíamos perdido de vista. Cuando doblamos vi cinco motos con diez tipos delante nuestro, como que nos habían encerrado. Ya está, nos cagaron", contó.

Motochorros. Bandas de menores armados atemorizan a vecinos en el conurbano

Piparo aseveró entonces que cuando se encontraron con las motos encima quisieron escapar, y admitió que se dieron cuenta que habían chocado, ya que sintió "un golpe". Y reveló que "le metió mucha presión" a su marido para que se escaparan del lugar.

"Las motos seguían atrás, entonces le dije: 'Acá los dos no nos morimos', y le pedí que corra, que corra. Yo miré para atrás y lo único que vi fue las motos encima del auto que nos venían persiguiendo, así que aceleramos", expresó la diputada.

Píparo -acompañada de su abogado Fernando Burlando- recordó que "no había muchos autos" en la calle en ese momento, aunque afirmó que le gritó a "una camioneta blanca grande" que llamara a la policía, porque los estaban siguiendo.

Se investiga tanto el robo a Carolina Píparo como la presunta responsabilidad de su esposo en las lesiones sufridas por dos motociclistas
Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

"Ahí Juan dio la vuelta por plaza y encontró a la policía, estaban armados con una ametralladora. Paramos, él estaba en shock y llegó el Secretario de Seguridad Darío Ganduglia, que lo conozco porque trabajamos juntos, y el de Salud también", e insistió con que "no llamó" a ninguno de los funcionarios, dado que "no tenía su teléfono ni sus contactos" consigo.

"Jamás pensé eso de que se había muerto alguien, hasta que llegó esta mujer y nos gritó asesinos, eran ya las 5 de la mañana. Fuimos a la comisaría, yo me sentía mal, pero no me descompuse. Fui al baño a orinar y mi marido se descompensó, le agarró diarrea, pero no vomitó", aclaró.

"Temí por mi vida en el robo, en ningún momento quise pisar a nadie, ni tuve un momento de adrenalina. Mi marido tampoco", enfatizó Carolina Píparo. En la causa se busca por un lado de los sospechosos del robo y por otra parte se analiza la posible responsabilidad del esposo de la legisladora bonaerense en las lesiones sufridas por los motociclistas arrollados.