OV7 arma reventón en el Auditorio por sus más de 30 años

·5  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 7 (EL UNIVERSAL).- "¡En esta fiesta se vale de todo!", gritaron los integrantes de OV7 durante su concierto en el Auditorio Nacional en donde por fin pudieron celebrar sus más de 30 años de trayectoria, después de haberlo pospuesto por el inicio de la pandemia de Covid-19.

A lo largo de 37 canciones, los ídolos musicales transportaron a 10 mil fanáticos por un viaje en el tiempo, donde el único requisito era gozar y bailar sin parar mientras durara el espectáculo.

"Por fin llegó el momento de volver a vernos y reconstruir esta historia juntos", declaró Érika Saba durante la primera interacción con el público, la noche de este martes.

Kalimba prometió que toda la agrupación lo iba a dar todo esta noche y lo cumplió, ya que con melodías bailables, nostálgicas, junto con las más icónicas que tienen e incluso con algunos covers, con los cuales dejaron satisfecha a su audiencia.

Desde el primer segundo en que aparecieron en el escenario, Mariana Ochoa, Lidia Ávila, Óscar Schwebel, M´Balia, Ari Borovoy, así como Érika y Kalimba, los integrantes del grupo percibieron el amor de su público y todas las ganas de estar cerca de ellos.

"Teníamos que estar juntos los siete hoy con ustedes ¿están listos?" preguntó el ganador del reality "¿Quién es la máscara?", quien más tarde volvió a dar un discurso, ahora junto a su hermana a quien le expresó todo su amor.

"Este es un sueño que en algún momento, hace un par de años, dijimos que ya no se iba a cumplir y aquí estamos" expresó Kalimba, después de interpretar éxitos como "Más que amor", "Love colada" y "Tus besos".

No hubo un sólo momento en que los fanáticos, la mayoría jóvenes, no dejaran de ovacionar el talento del grupo, que dividió el show en diferentes bloques, integrado por los mejores temas de su repertorio.

"Gracias por tantos años, no podríamos celebrarlos sin ustedes, ha crecido una generación OV7", dijo Ochoa, mientras que Ari opinó que éste es el festejo más grande que estaban viviendo y que se quedará en sus corazones.

Cada uno de los anfitriones saludaba a las y los presentes, muchos adolescentes y otros tantos adultos jóvenes; echaban porras con el nombre de la alineación y gritaban el nombre de su intérprete favorito.

"No se imaginan lo que hemos extrañado esto, no es un concierto, es una experiencia", dijo Lidia, antes de que Óscar afirmara que esta noche era prácticamente válido todo: "bailar, cantar, aventar muñecos del Dr. Simi, lo único que está prohibido es quererme", haciendo referencia al tema que continuó en el repertorio.

La fiesta pop continuó con diversas escenografías, cambios de vestuarios y algunas sorpresas por ejemplo en "Pónganse botas, quítense tenis" subieron al escenario siete fans que bailaron con los vocalistas al ritmo de quebradita.

El lado más sensual de las cuatro cantantes (M´Balia, Lidia, Érika y Mariana) lo derrocharon durante la pieza "Mírame a los ojos".

Para los fanáticos fue imposible no emocionarse con cada una de las canciones que sonaron esta noche, incluso con el bloque más emotivo con "Cómo eres" y "Confieso".

"De verdad que vivir es increíble, después de esta pandemia, lo que pasamos cada uno en nuestras casas, creo que nos ha hecho valorar lo que tenemos y quienes somos, los momentos son los que hacen que recordemos, que vivamos", afirmó Mariana.

Hubo muchos momentos emotivos, uno de ellos fue cuando los cantantes subieron al entarimado a todos sus hijos para cantar con ellos el tema "Te necesito", al terminar Óscar como no tiene pequeños dijo jugando "¿no hay alguien que me preste uno?".

A continuación Lidia aprovechó el micrófono para agradecer la presencia de sus padres, pues este concierto fue al único que asistirán durante la semana.

"Yo sé papi lo que significa para ti y el esfuerzo que estás haciendo por estar aquí conmigo, yo sé que no es fácil estar ahí sentadito durante tanto tiempo, te amo, te agradezco a ti y a mi madre por todos estos años. Este proyecto saben lo que me ha costado y se lo debo a ustedes", expresó Ávila.

Otro de los momentos con más energía fue cuando sonó "Shake shake", "Magia (Nothing's gonna stop us now)", "No me digas nada", "Caleidoscópico" y "Jam" en el que todos los melómanos bailaron sin parar y alzaron sus brazos mientras saltaban.

"¿Cómo grita México, carajo?", preguntó Ari antes de "Aum aum". En este momento, las y los cantantes ya se habían transportado hacía los años dorados del rock and roll, con un vestuario para la ocasión y temas como "Qué buen reventón" y "Una chavita".

Una gran variedad de coreografías no podían faltar en esta velada, como en "No es obsesión". en la que les aventaron dos peluches del Dr. Simi.

"En estos 33 años hemos pasado de todo y ahorita que me estaba bañando antes del concierto…", dijo Ari aunque los gritos de inmediato surgieron lo interrumpieron, continuó diciéndole a Érika "estaba pensando que qué guapa te ves güera, eres el claro ejemplo que una mujer de 40 años que se cuida, que se quiere y que trabaja diario su autoestima se puede ver como te ves, felicidades".

En las baladas algunas personas aprovecharon para sentarse y descansar, pero la gran mayoría seguía de pie, mientras capturaban el momento con sus celulares; muy pocos portaron cubrebocas.

"Te quiero tanto", "Vuela más alto", "Shabadabada" y "Enloquéceme" también se incluyó en el setlist en el que hubo un video de los vocalistas dentro de una cárcel y visuales coloridos.

Tras una salida en falso, OV7 regresó para deleitar con un tema adicional "No me voy", tiempo en el que se pudo leer en pantallas "Porque después de 30 años, siempre estaremos juntos".