Otto Fritzler, el talento de 20 años que en apenas seis carreras festejó en Turismo Carretera

·6  min de lectura
El festejo de Otto Fritzler en el podio de Termas de Río Hondo; el joven talento, de 20 años, ganó en su sexta carrera en Turismo Carretera
El festejo de Otto Fritzler en el podio de Termas de Río Hondo; el joven talento, de 20 años, ganó en su sexta carrera en Turismo Carretera

Cinco años demoró en trepar la escalera de las categorías de la Asociación Corredores de Turismo Carretera. Cuatro temporadas tardó en consagrarse campeón en TC Pista, la telonera del TC. Seis carreras resultaron suficiente para ganar por primera vez en la Máxima y convertirse, con solo 20 años, en el tercer piloto más joven de la historia en celebrar en lo más alto del podio. Otto Fritzler redondeó en el autódromo de Termas de Río Hondo un resultado que insinuó desde el inicio de la temporada, porque debutó en la elite y con rapidez enseñó su talento: en la segunda fecha, en Centenario (Neuquén), estuvo en la cabeza de la carrera; en el cuarto episodio, en Calafate, se estrenó como poleman, y en el dibujo del circuito internacional santiagueño se coronó de gloria, después de protagonizar una épica remontada desde el puesto 34, entre superaciones en la pista, inteligencia para evitar los accidentes y las sanciones que impusieron los comisarios deportivos.

Con las planillas de la prueba de clasificación confirmadas no se visibilizaba que la sexta fecha del campeonato tuviera a Fritzler entre los principales protagonistas: la posición 34 lo ofrecía relegado entre los 50 participantes que presentó el TC en Termas de Río Hondo. Los integrantes del cuarto grupo en que se dividen los autos de la categoría resultaron los menos beneficiados por el estado de la pista –piso húmedo-, aunque de los 12 pilotos el talento de Bella Vista resultó el mejor. Un haz de luz entre tanta oscuridad, porque su tiempo era casi cuatro segundos más lento que el del poleman Christian Ledesma (Chevrolet).

Otto Fritzler y una remontada épica en el Turismo Carretera: el sábado se clasificó 34, avanzó en la serie del puesto 12 al 2 y en la carrera Final condujo desde de la posición 6 a la victoria
Otto Fritzler y una remontada épica en el Turismo Carretera: el sábado se clasificó 34, avanzó en la serie del puesto 12 al 2 y en la carrera Final condujo desde de la posición 6 a la victoria

El escenario cambió de un día a otro, porque al finalizar la primera serie clasificatoria entre el marplatense Ledesma y Fritzler la diferencia se redujo a 1s425/1000, distancia que separó al Chevrolet y al Ford, que terminaron primero y segundo. Una situación impensada dentro de la estructura de Emanuel Moriatis, aunque el expiloto y ahora dirigente y dueño de equipo conoce de milagros: en 2009 se consagró campeón de TC en un desenlace emotivo y de suspenso, después de despistarse, regresar al asfalto y ganar en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires.

La alegría contrastó con la desazón de José María Pechito López, que marchaba tercero y también se salió del asfalto como Moriatis, aunque no logró retomar la marcha y así se derrumbaba el sueño de la corona –era líder del campeonato- y de firmar un tricampeonato, ya que el cordobés se había consagrado esa temporada en TC2000 y Top Race.

La serie que abrió el espectáculo tuvo toda clase de alternativas: Mariano Werner (Ford) lideró, pero abandonó por una falla en el motor; el campeón Manu Urcera (Torino) fue excluido de manera parcial por un toque a Santiago Álvarez (Dodge) y Juan José Ebarlín (Chevrolet); también hubo roce entre Jonatan Castellano (Dodge) y Norberto Fontana (Torino)… Cada enredo fue aprovechado por Fritzler, que saltó del puesto 12 a ser el primer escolta de Ledesma. El avance le posibilitó ocupar el sexto puesto de largada en la carrera Final.

Rivales en la pista, Diego Ciantini (Chevrolet) saluda el triunfo de Otto Fritzler (Ford) en el podio de Termas de Río Hondo
Rivales en la pista, Diego Ciantini (Chevrolet) saluda el triunfo de Otto Fritzler (Ford) en el podio de Termas de Río Hondo

Los antecedentes de la temporada favorecen a los usuarios de Ford, que festejaron con Werner, Juan Tomás Catalán Magni y Julián Santero, mientras que Diego Ciantini levantó la bandera de Chevrolet y Germán Todino, la de Dodge. Fritzler era el mejor posicionado entre los pilotos del Óvalo y al igual que en la serie tomó rédito de cada entrevero: cada relanzamiento -el Auto de Seguridad entró en cinco oportunidades, algo que no se repetía desde la carrera en Concordia, de 2017- fue un aliado, una ocasión que exprimió bonaerense. En el segundo, cuando marchaba cuarto, superó a dos autos –Ledesma y Gastón Mazzacane- y a metros estuvo de desbancar a Ciantini de la cima; un leve toque, tras exigir la frenada, un susto que más tarde se repetiría y modificaría el panorama.

“Caliente porque cambió la carrera. Tenía espacio, me pegó en la rueda trasera izquierda y el auto quedó desalineado. Entiendo que fue un error, que no fue a propósito, pero me complicó la carrera, porque la condición del auto cambió. No sé si después me pasaba o no, pero el contacto estuvo”, se lamentó Ciantini, que luego con hidalguía saludó y dialogó con Fritzler. La maniobra se produjo en la entrada a la recta principal, con el Auto de Seguridad en la pista: el Ford se desacomodó y golpeó al Chevrolet del balcarceño, que rápidamente se quejó por la radio al equipo por el incidente.

Camino al podio, los dos jóvenes analizaron la maniobra y hasta la observaron en una pantalla de televisión; a un costado los escuchaba el tercer integrante del podio y nuevo puntero del campeonato, Castellano. “Tendrían que penalizar los dos”, zanjó con tono bromista, distendió y desató la risa de los involucrados.

Una carrera con varios accidentes: el Auto de Seguridad ingresó en cinco oportunidades y provocó que la carrera, pactada a 25 vueltas, termine por límite de tiempo, después de 22 giros
Una carrera con varios accidentes: el Auto de Seguridad ingresó en cinco oportunidades y provocó que la carrera, pactada a 25 vueltas, termine por límite de tiempo, después de 22 giros

“Tenía un auto muy bueno. El motor de Julián Adamo funcionó muy buen y el equipo toco un par de cosas para la final para mejorarlo todavía más y ahí tocó arriesgar. Nos tocamos antes de un relanzamiento, no nos entendimos: no sé si él se cierre o si yo me abro. Me quedó una vibración bastante grande, pero igual lo fuimos a intentar”, señaló Fritzler, que desde hace un par de fechas le apunta a clasificarse para la Copa de Oro, el mini torneo de cinco fechas que consagrará al campeón. Con la victoria se acerca al objetivo –marcha 16to, a 4,5 puntos de Nicolás Trosset, que se ubica 12- y además ya cumple con el requisito para pulsear por el título.

Una década atrás, Fritzler se destacaba en el karting. El tricampeonato y la clasificación para el Mundial Rotax lo enseñaban como un piloto de enorme jerarquía. Con 15 años se estrenó en la Fórmula 3 Metropolitana, porque ya trazaba la escalera ascendente para correr en TC; también participó de la Fórmula Renault 2.0. Ahora, con 20 años, 3 meses y 15 días, en Termas de Río Hondo se convirtió en el tercer piloto más joven en festejar, por detrás de Juan Tomás Catalán Magni (18 años y 7 meses) y una gloria como Rubén Luis Di Palma (19 años y 7 meses). Una nueva figura que alimenta al TC, la categoría más antigua del mundo y que sigue atrayendo talentos.