La Organización Internacional para las Migraciones elegirá el lunes su nuevo jefe

·3  min de lectura
La entonces subasesora de seguridad nacional Amy Pope en un evento en la Casa Blanca en Washington, el 20 de mayo de 2016.. (Foto AP /Andrew Harnik) (ASSOCIATED PRESS)

GINEBRA (AP) — La Organización Internacional para las Migraciones sostendrá el lunes elecciones para escoger a su director general, en que el jefe actual Antonio Vitorino, de Portugal, se ha postulado a la reelección pero enfrenta la competencia de la estadounidense Amy Pope.

La elección ocurre en momentos en que las migraciones mundiales alcanzan dimensiones sin precedente. Millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus viviendas por conflictos, crisis económicas o el cambio climático.

Estados Unidos y la Unión Europa — importantes fuentes de financiamiento de la OIM — están encarando crisis migratorias. Hay quienes dicen que la UE no está haciendo lo suficiente por evitar las riesgosas travesías que los migrantes realizan desde África por el Mediterráneo para llegar a Europa. Y tanto la OIM como otros entendidos del tema han expresado inquietud por la manera en que los cambios en las leyes estadounidenses afectarán a las personas que tratan de cruzar la frontera mexicana para entrar a territorio norteamericano.

Pero la OIM, que tiene 175 países miembros, enfrenta además crisis migratorias en otros lugares en lugares como Bangladesh, Ucrania, Sudán y en los países vecinos de Venezuela.

La organización tiene casi 19.000 empleados en 171 países para promover una migración “humana y ordenada”.

La misión de sus 560 representaciones en todo el mundo es proveer apoyo — comida, agua, alojamiento, trámites oficiales — a migrantes. La agencia además recaba y comparte gran cantidad de información sobre flujos migratorios y asesora a gobiernos para la toma de decisiones políticas.

Para ganar la elección, el candidato para director de la OIM debe tener el apoyo de dos terceras partes de los países que entregarán sus sufragios a puerta cerrada. La tradición es que el director tenga un segundo período, pero Vitorino no conseguido el apoyo de todos los 27 países de la Unión Europea.

Vitorino ascendió al cargo en el 2018 luego que los países miembros de la OIM rechazaron al candidato postulado por la administración Trump, la cual había sacado a Estados Unidos de la agencia de derechos humanos de la ONU, rechazó el globalismo y aplicó una política internacional nacionalista.

Vitorino fue comisionado de justicia de la UE y director de un instituto de análisis, que entró en la política como socialista en Portugal, trayectoria similar a la del actual secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Partidarios dicen que Vitorino ha hecho mucho por contratar y ascender a mujeres dentro de la OIM, mejorar el diálogo con los países africanos y atrajo contribuciones gracias a las cuales el presupuesto de la agencia creció casi 20% entre 2019 y 2021, a 2.500 millones de dólares, y el personal creció en casi 40% de 2019 a 2022.

El actual gobierno estadounidense ha respaldado la candidatura de Pope, antes asesora de temas migratorios para el presidente Joe Biden. Estados Unidos busca recuperar el cargo: Ocho de los 10 directores del organismo desde que fue fundado 72 años atrás han sido estadounidenses.

Pope, directora de reformas y gerencias de la OIM, aspira a ser la primera mujer en liderar la agencia. Fue antes fiscal y la mayoría de su vida profesional ha trabajado para el gobierno estadounidense.