El Opus Dei abre un canal de diálogo y recibirá testimonios, ante las acusaciones de que empleó mujeres en negro

·5  min de lectura
El padre Juan Llavallol, vicario regional del Opus Dei, formó una comisión para recibir testimonios
El padre Juan Llavallol, vicario regional del Opus Dei, formó una comisión para recibir testimonios - Créditos: @Opus Dei

Frente a los cuestionamientos formulados por un grupo de 43 mujeres que acusaron a la institución de haberlas reclutado para trabajar en negro como empleadas domésticas en la Argentina y ante la inexistencia de una denuncia en la Justicia, la Prelatura del Opus Dei decidió formar una comisión de “escucha y estudio”.

La finalidad del vicario regional del Opus Dei, el padre Juan Llavallol, apunta a constituir un ámbito de diálogo y “conocer con mayor detalle esas experiencias y el contexto en el que tuvieron lugar, a partir de una mejor comprensión de lo sucedido y poder estudiar así medidas de ayuda”.

Las acusaciones habían sido formuladas por 43 mujeres a LA NACION. Los testimonios coincidían en que habían sido “reclutadas engañadas cuando eran adolescentes, con la promesa de continuar su educación”, aunque esa instrucción “fue en escuelas de tareas domésticas” de la organización. Ellas mismas indicaban que no habían recurrido a la Justicia, a la espera de una respuesta de la Iglesia.

Las mujeres, que en su mayoría pertenecieron al Opus Dei en los años 70 y 80, argumentaron que la escolarización fue “parcial, o nula, y trabajaron como empleadas de limpieza, cocina y servicio para los miembros de la obra religiosa y sus invitados en los centros del Opus Dei”, sin recibir remuneraciones y sin contribuciones para el servicio de seguridad social.

“Habiendo dejado transcurrir un tiempo prudencial desde el reclamo público y pese a la inexistencia de una denuncia formal en los tribunales -frente a los que siempre se estará a total disposición-, el vicario busca generar un ámbito concreto que permita conocer con mayor detalle esas experiencias y el contexto en el que tuvieron lugar”, explicó la institución.

Integranes del grupo de mujeres que formularon las denuncias
Integranes del grupo de mujeres que formularon las denuncias


Integranes del grupo de mujeres que formularon las denuncias

“Escucha y estudio”

El padre Llavallol conduce la Prelatura del Opus Dei en la región comprendida por la Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay, y resolvió conformar un espacio de “escucha y estudio”, tras una sugerencia de los órganos de gobierno de la obra religiosa, con la aprobación de las autoridades de la Prelatura, en Roma.

Las mujeres alegan que eran numerarias auxiliares de la obra y su vínculo excedía lo laboral. Y afirman, incluso, que hicieron compromisos de pobreza, castidad y obediencia.

En un comunicado, la obra fundada por el sacerdote español Josemaría Escrivá de Balaguer explicó que “desde los comienzos del conflicto, las autoridades de la Prelatura han deseado escuchar, acompañar y pedir perdón a aquellas personas a las que no se haya sabido atender con la generosidad y el afecto que necesitaban”.

Señaló que el 5 de noviembre de 2021, el padre Llavallol se reunió con “actitud abierta y escucha”, para encontrar caminos de diálogo, con el abogado Sebastián Sal, que se presenta como vocero de las mujeres, pese a no haberse iniciado un requerimiento en la Justicia contra el Opus Dei. Añadió, sin embargo, que no fue posible “comprender los argumentos y los detalles de la situación de cada una de esas personas y no se ha podido conocer y tratar cada caso personal e individualmente, generando un impedimento para dar una respuesta adecuada a cada persona”.

La institución religiosa explicó que ante la ausencia de “canales de diálogo fructíferos”, decidió “reunir todos los elementos posibles sobre los hechos y conductas que se señalan en esas acusaciones públicas, para que sean valorados en su contexto y se tomen las medidas pertinentes a cada caso, si correspondieran”. Argumenta que tampoco hay un expediente en el Vaticano. Sin embargo, las mujeres denunciantes insisten en que se presentó documentación ante la Congregación para la Doctrina de la Fe, que aún no respondió.

Consultado por LA NACION, el abogado Sal dijo que llamaba la atención que el Opus Dei constituyera una comisión “para investigarse a ellos mismos” y señaló que no hubo una presentación judicial porque estuvieron abocados a “reunir más elementos”.

“Se trata de hechos que ellos conocen y que no pasaban solo en la Argentina o en la región. Ocurría lo mismo en España, en México, en Irlanda y posiblemente siga ocurriendo en países de América Central, en poblaciones vulnerables. Es una movida para lavar la cara”, deslizó el doctor Sal.

El Opus Dei insiste en que el objetivo es “conocer más en profundidad los hechos, escuchando abiertamente a quienes deseen manifestar su visión y testimonio de manera directa, para identificar si hubo prácticas indeseables en la convivencia y en las condiciones de trabajo de estas 43 mujeres”.

Opus Dei
Raquel Alonso, el padre Jordi Pujol y Monique David, los miembros de la comisión constituida por el Opus Dei, que llegará al país para reunir testimonios ante las acusaciones - Créditos: @Gentileza


Raquel Alonso, el padre Jordi Pujol y Monique David, los miembros de la comisión constituida por el Opus Dei, que llegará al país para reunir testimonios ante las acusaciones (Gentileza/)

La comisión

“Para favorecer la autonomía e independencia de juicio de esta comisión, el vicario regional ha solicitado al Prelado que facilite colaboradores de otras regiones, que no hayan estado en contacto previo con las situaciones y las personas involucradas”, se explicó en el comunicado.

Así, llegará para participar de la comisión un equipo interdisciplinario, formado por el padre Jordi Pujol, profesor de ética y derecho de la comunicación en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, de Roma; Monique David, consultora de organizaciones sin fines de lucro y directora del consejo de mujeres del Opus Dei en Canadá, y Raquel Alonso, diplomada en relaciones laborales por la Universidad de Oviedo y numeraria auxiliar de la Prelatura.

La comisión comenzará su trabajo el 4 de julio y reunirá testimonios durante tres semanas, hasta el 22 de ese mes, aunque podría extenderse en una segunda etapa, en caso de ser necesario. Además, se invita a los interesados en participar de este proceso de escucha a escribir al mail comisionescucha.argentina@opusdei.org, o contactarse al teléfono +54 9 11 7651-1950, a partir del viernes 24 de junio, a las 14.

“Esta comisión de escucha y estudio procede de una motivación moral -no jurídica-, con el objetivo de velar por el pleno respeto de las personas, en virtud de la responsabilidad del Opus Dei por el acompañamiento espiritual a las personas que pertenecen o han pertenecido a la institución”, indicó la obra religiosa, presente en la Argentina desde 1950.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.