Opinión: Hay algo peor que ser un actor “cancelado”: protagonizar la nueva película sobre Hunter Biden

·5  min de lectura
Fox en la Casa Blanca: Laurence Fox como Hunter Biden en la sátira política de derecha ‘My Son Hunter’ (The Unreported Story Society)
Fox en la Casa Blanca: Laurence Fox como Hunter Biden en la sátira política de derecha ‘My Son Hunter’ (The Unreported Story Society)

¿Pueden “cancelar” realmente a una persona? Yo pensaba que no. Las celebridades supuestamente radiactivas siguen consiguiendo lucrativos especiales de Netflix, llenando estadios y ganando ilustres premios. Pero, ¿qué sucede en el caso contrario? Terminas con una película como My Son Hunter.

La sátira política, estrenada hoy en línea, se centra en Hunter Biden, el hijo del presidente estadounidense en funciones. Está protagonizada por Laurence Fox como Hunter, John James como Joe Biden y Gina Carano como una agente del servicio secreto inventada que narra la película. Fox, un actor cuyas primeras películas incluyen Gosford Park de Robert Altman y Elizabeth: The Golden Age de Shekhar Kapur, se ha convertido en una persona “cancelada” de forma autoproclamada en los últimos años, gracias a comentarios bastante criticados sobre temas como el covid-19, Black Lives Matter y los derechos de las personas trans. También se dice que Carano, una exluchadora, fue “cancelada”. Su participación recurrente en la exitosa serie de Star Wars The Mandalorian llegó a un final amargo el año pasado luego de una serie de publicaciones en las redes sociales sobre el pueblo judío, el covid-19, el género y el fraude electoral.

Dirigida por Robert Davi y distribuida a través de la plataforma de medios de extrema derecha Breitbart News, My Son Hunter es un trabajo bastante descarado de agitprop conservadora. Toma prestado de la vida real de los Biden, aunque tiene cuidado de estipular al principio que “no es una historia real” (y agrega tímidamente “... excepto por todos los hechos”). La película se deleita en los problemas bien publicitados del joven Biden con el abuso de sustancias y la adicción, así como el “escándalo” que involucró su computadora portátil y algunos de sus tratos comerciales. Por otro lado, pinta a Joe Biden como un delincuente senil y lascivo. Una escena sale sosteniendo su teléfono móvil boca abajo y hablando de un “quid pro crow”. En otra, huele de manera fetichista el cabello de Carano.

Decir que My Son Hunter es mala casi no viene al caso. Filmada con un presupuesto pequeño, y con un público destinado a un puñado de acérrimos partidarios MAGA, esta es una película de nicho para un nicho de mercado. En realidad, ni siquiera podría considerarse que predica al coro; esto es un sermón al mismo Vaticano.

Solo nos queda imaginar el latigazo que Carano debe estar sintiendo; pasar de la lujosa grandilocuencia de un set de Star Wars a algo como esto es una verdadera caída. Por su parte, ella hace un muy mal trabajo en esta película: vestida con un traje que no le queda bien y pronunciando diálogos con un sentimiento que hace que su personaje mandaloriano adormecido y olvidable se parezca al Lincoln de Daniel Day-Lewis en comparación. Fox se mete en el papel de Hunter con mucho más gusto, exagerando cada dosis de droga y cada cambio de humor caprichoso, pero no hay duda de lo degradante que es el material. El punto más bajo, no solo de la película, sino probablemente de toda la carrera de Fox en la pantalla, podría ser la escena en la que un Hunter adicto a las drogas tropieza en una fiesta antes de tener una larga conversación con un perro, expresada en la pantalla a través de burbujas de pensamiento toscamente representadas. Guau.

Otra escena comienza con un personaje sentado junto a una computadora portátil y dice: “Parece que lo único que encuentro son cosas positivas sobre los Biden”. “Eso es porque estás usando Google y los medios de comunicación convencionales”, responde su amiga. “Tienes que usar el motor de búsqueda alternativo”. Francamente es increíble. My Son Hunter es el tipo de película que muestra una protesta de Black Lives Matter como una zona de guerra incendiada y termina con una secuencia de fantasía en la que arrestan a Hunter Biden y Donald Trump gana la reelección. Gran parte de la película, incluido su manejo insensible de la adicción y el encuadre descaradamente cínico de su único personaje negro, sería realmente repugnante si no fuera tan inepta en su arte.

Joe Biden (John James) le huele el cabello a una agente del servicio secreto (Gina Carano) en ‘My Son Hunter’ (The Unreported Story Society)
Joe Biden (John James) le huele el cabello a una agente del servicio secreto (Gina Carano) en ‘My Son Hunter’ (The Unreported Story Society)

El problema, supongo, es que no importa cuán risible sea My Son Hunter, al menos tiene una parte de realidad. Varias veces, la película me hizo apresurarme a consultar a Google, donde descubrí que ciertos datos poco halagadores de Biden estaban enraizados en la verdad. (Supongo que el filtro “pro-Biden” del motor de búsqueda debe haber estado funcionando mal durante el día).

Quizás mi descubrimiento favorito de la película fue el supuesto enfrentamiento de Biden con un líder pandillero conocido como “Cornpop” en su juventud. (Según Biden, se enfrentó a Cornpop, que llevaba una navaja, en una piscina mientras agarraba una cadena metálica de 1,80 metros. En la película, esta anécdota surge de la nada, en medio de una conversación, y la cuenta un Biden divagante y casi delirante). Otras pepitas extraídas de los titulares de las noticias son menos divertidas; hay un escrutinio extenso en cuanto a los tratos comerciales de Hunter con China (inflados aquí como una conspiración masiva). Recuerdo cómo el magnate ficticio de los medios de derecha de Succession, Logan Roy, describió su propio espíritu de noticias: “Jod*r, tantito sabor; tantita diversión; tantita verdad”. A su manera descaradamente vulgar, eso es lo que My Son Hunter está tratando de hacer.

Cualquiera que sea tu postura en el espectro político, muchas veces es difícil sentir una simpatía sincera por las celebridades: seamos francos, una carrera de Hollywood en declive sería un problema de lujo para la mayoría de la gente. Pero es difícil no derramar una pequeña lágrima por Carano y Fox, que tendieron su propia cama y ahora parecen decididos a acostarse en ella, con sábanas nauseabundas y llenas de piojos.