OPINION | ¿Leonardo DiCaprio tiene miedo de las mujeres mayores de 25 años?

·7  min de lectura
Leonardo DiCaprio asiste a los Oscar en 2020 (AFP via Getty Images)
Leonardo DiCaprio asiste a los Oscar en 2020 (AFP via Getty Images)

Si has entrado a Twitter hoy, habrás visto el gráfico. Ya lo conoces. Aparece una vez cada cuatro años aproximadamente, algo así como los Juegos Olímpicos. Solo que los participantes son un poco más famosos y los resultados mucho más predecibles. Titulado "A medida que Leonardo DiCaprio envejece, la edad de sus novias se mantiene exactamente igual", el gráfico hace lo que dice en la etiqueta. E Internet lo adora.

Por si no lo sabías, Leonardo DiCaprio terminó con su novia Camila Morrone. Sin embargo, a diferencia de otras rupturas de famosos, esta es todo un acontecimiento. Al menos en las redes sociales. No porque la gente esté especialmente obsesionada con la vida amorosa de DiCaprio (al menos, no más que con cualquier otro actor de Hollywood) o porque tenga una afición nada sorprendente por las modelos de Victoria's Secret. No. Es porque durante los últimos 23 años, la vida sentimental de la estrella de Titanic ha seguido el mismo patrón riguroso: conocer a una mujer de veintipocos años, salir con ella durante varios meses o años, y luego romper con ella antes, o justo después, de que llegue a los 25 y presumiblemente se convierta en una calabaza.

Por supuesto, no tenemos ni idea de por qué el actor y Morrone se separaron, ni es de nuestra incumbencia. Pero eso no ha impedido que Internet se divierta señalando el hecho de que ella cumplió 25 años el mes pasado, lo que significa que DiCaprio parece mantener su ya famoso límite de edad… perdón, patrón de comportamiento.

Salió con Gisele Bundchen hasta que ella cumplió 23 años. Con Bar Rafaeli hasta que cumplió 25. Con Blake Lively hasta sus 23. Con Erin Heatherton hasta los 22. Toni Garn, 21. Kelly Rohrbach, 25. Nina Agdal, 25. Y ahora Morrone.

Camila Morrone. (Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)
Camila Morrone. (Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)

"Tal vez Leonardo DiCaprio se siente mal por todas las mujeres que no pueden alquilar un auto hasta los 25 años y en realidad es un tipo muy bueno”, se burló hoy, 31 de agosto, una persona en Twitter. “El 19 de diciembre se cumplirá el 25º aniversario del estreno de Titanic en los cines de EE.UU.”, añadió otro, “lo que significa que aún le quedan casi cuatro meses de elegibilidad para tener una cita con Leonardo DiCaprio”. Un tercero bromeó: “La chica que Leonardo DiCaprio dejará cuando tenga 72 años ha nacido hoy”. También hay una afluencia de mujeres que comparten que celebraron su 26º cumpleaños con pasteles en los que afirman que ahora son “oficialmente demasiado viejas para salir con Leonardo DiCaprio”.

Es muy fácil burlarse de todo esto. Y, francamente, es gracioso. Pero, ¿seguiremos riéndonos si DiCaprio sigue saliendo con mujeres de 24 años a sus setenta años? ¿Qué tienen los 25 años que aparentemente le resultan tan desagradables? ¿En qué momento dejamos de reírnos y empezamos a preguntarnos qué dice de un hombre el que salga exclusivamente con mujeres más jóvenes?

Hay algunas razones obvias por las que los hombres pueden preferir salir con mujeres de veintitantos años. En un mundo que fetichiza la juventud (y, en consecuencia, demoniza a las mujeres por mostrar signos de envejecimiento), simplemente tiene sentido. Al fin y al cabo, esto es lo que la sociedad nos ha enseñado que es el parangón de la belleza. Quizá algunos hombres sean demasiado miopes para ver más allá.

Pero sospecho que hay algo más insidioso que las meras preferencias sexuales socialmente condicionadas. Pensemos en lo que supone ser una mujer menor de 25 años. Estás en las primeras etapas de tu carrera. Estás descubriendo quién eres. No tienes estabilidad económica. Tu situación de vivienda no es muy agradable. Y lo más importante, estás deseando complacer a los demás, incluso si eso significa poner en riesgo tus propias necesidades y deseos para satisfacer los suyos. En resumen, todo está en constante cambio.

Al menos así fue para mí y mis amigas. Todo esto quiere decir que hay diferencias sustanciales entre las mujeres de veintipocos años y los hombres de más de 30. La dinámica de poder es clara como el agua: una mujer más joven, más insegura y menos establecida económicamente es mucho más propensa a plegarse a la voluntad de un hombre mayor que alguien de su misma edad. Eso no quiere decir que las mujeres más jóvenes no tengan autonomía, pero podría decirse que son más fáciles de controlar. Y si eso es lo que atrae a DiCaprio y compañía hacia ellas, entonces es muy preocupante.

Cuando tenía veintipocos años, aguantaba muchos comportamientos de los hombres que ni se me ocurriría tolerar ahora que tengo 28. No es que fuera especialmente maleable. Es que a esa edad, yo y muchas de las mujeres que conozco estábamos llenas de inseguridades y, como resultado, éramos fácilmente manipulables por los hombres. Nos pasamos la adolescencia obsesionadas con nuestro cuerpo y nos decían que no éramos lo suficientemente buenas. Que teníamos que ocupar menos espacio. Cambiar lo que somos para encajar y, sobre todo, para ser deseadas. De ahí que un hombre que te deseara instantáneamente tuviera poder sobre ti.

Esto se convierte en un problema cuando ese hombre se comporta mal. Es el sexismo básico el que enseña a las mujeres a desestimar el comportamiento tóxico de los hombres, a hacer una genuflexión ante la voluntad del patriarcado. Pero es mucho más probable que lo hagan cuando son más jóvenes y aún conservan su inocencia, en contraposición a cuando han adquirido experiencia.

Por innumerables razones, las mujeres pueden tardar en adquirir la voluntad que se merecen. Teniendo esto en cuenta, la pregunta sigue siendo: ¿los hombres mayores evitan salir con mujeres mayores de 25 años porque se sienten amenazados por ellas? ¿Les sube el ego estar con alguien más joven que probablemente sea menos segura, emocional y económicamente? ¿Son realmente tan infelices consigo mismos?

Como dijo Naomi Wolf en su clásico feminista de 1990 The Beauty Myth: “La juventud y (hasta hace poco) la virginidad han sido ‘bellas’ en las mujeres, ya que representan la ignorancia experimental y sexual. El envejecimiento en las mujeres es ‘no bello’ ya que las mujeres se vuelven más poderosas con el tiempo”.

Por eso, las críticas dirigidas a los hombres que salen con mujeres más jóvenes no son las mismas que las dirigidas a las mujeres que salen con hombres más jóvenes. Cada vez que este gráfico sale a la luz, los fans de DiCaprio se apresuran a señalar el supuesto doble rasero, argumentando que las mujeres rara vez son señaladas por salir con hombres más jóvenes que ellas. Esta lógica no es ni sensata ni cierta: basta con ver el actual furor que rodea a Olivia Wilde, de 38 años, y su relación con Harry Styles, que es 10 años menor que ella.

Nada de esto quiere decir que la vida amorosa de DiCaprio merezca una crítica constante. Y, francamente, quién sabe qué tiene contra las mujeres mayores de 25 años. Pero el tiempo que puede seguir saliendo con mujeres de la mitad de su edad sin que se le examine es limitado. En tres años, tendrá 50 años. Quizá para entonces se dé cuenta de lo que se ha perdido. Por lo demás, estoy deseando ver la próxima versión actualizada del gráfico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Sharon Stone cuenta que un novio más joven terminó con ella por negarse al botox