Anuncios

OPINIÓN | El embarazo de Shiv Roy revela el corazón de 'Succession'

Nota del editor: Rebecca Bodenheimer es escritora independiente y crítica cultural. Las opiniones expresadas en este texto son exclusivamente las de la autora. Lee más artículos de opinión en CNNEE.

Nota: Este texto contiene spoilers de la temporada final de "Succession".

(CNN) -- Los críticos han debatido durante mucho tiempo si la serie de HBO "Succession", creada por Jesse Armstrong y que concluye este domingo, es fundamentalmente un drama o una comedia. En sus primeros episodios, los elementos cómicos y satíricos eran los que me parecían únicos: la hilarante mezquindad de las púas que se lanzaban unos personajes a otros aportaba una energía similar a la de "Veep".

Sin embargo, hacia el final de la tercera temporada, quizás cuando el público se preguntaba si Kendall Roy (interpretado por Jeremy Strong) se había ahogado en una piscina, entonces fue cuando la tragedia de la historia empezó a desbordar la comedia.

"Succession" sigue siendo endiabladamente divertida, pero en última instancia está destinada a ser recordada como una tragedia de proporciones shakesperianas. La última temporada de la serie ha girado en torno a las reacciones de los hermanos Roy ante la muerte de su padre, Logan (interpretado por Brian Cox). (HBO y CNN comparten la empresa matriz, Warner Brothers Discovery).

La audaz decisión de matar al patriarca de la serie en el tercer episodio fue inicialmente chocante, pero ha permitido a los guionistas analizar pacientemente las consecuencias de su muerte y retratar la lucha por el dominio entre sus hijos y otros agentes de poder.

En el episodio inmediatamente posterior a la muerte de Logan, el público descubre que la menor y única de los hermanos, Siobhan "Shiv" Roy (interpretada por Sarah Snook), está embarazada. Para una serie que tiene algunos de los mejores chistes de la historia de la televisión, "Succession" también nos ha dado un retrato singularmente nihilista del embarazo, desprovisto de alegría y esperanza. Irónicamente, para una serie que gira en torno al linaje familiar y la herencia, los niños están casi completamente ausentes y la crianza de los hijos se deja en manos de personajes secundarios, como la exmujer de Kendall, Rava (interpretada por Natalie Gold).

La acogida de los seguidores de 'Succession' del embarazo de Shiv

Los derechos reproductivos se han convertido en un punto central de la política nacional, y aunque me alarma la criminalización del aborto —y del embarazo, ya que hemos visto cómo las mujeres que sufren abortos espontáneos son objeto de sospecha—, también he experimentado la maravilla de que mi cuerpo cree una nueva vida y recuerdo con cariño mis embarazos. Una de las muchas tragedias de esta serie es que Shiv no llega a experimentar esto.

"Sucesión" nos ha mostrado las innumerables formas en que el brutal estilo de crianza de Logan y el enfrentamiento entre sus hijos les ha causado daños emocionales. ¿Cuántas veces hemos sido testigos de los intentos de Kendall por vencer a su padre en su propio juego o salir completamente del tóxico negocio familiar?

En el segundo episodio de esta temporada, Connor Roy (interpretado por Alan Ruck), que siempre ha sido el blanco de las bromas, proclama demoledoramente: "Lo bueno de tener una familia que no te quiere es que aprendes a vivir sin ella". Del mismo modo, hemos visto a Roman (interpretado por Kieran Culkin) tomar decisiones terribles e impulsivas tras la muerte de Logan, que culminan en su colapso emocional durante el episodio del funeral.

RESEÑA | "Succession" encuentra el humor negro tras shock del episodio anterior

De izquierda a derecha, Harriet Walter, Kieran Culkin, Sarah Snook, Jeremy Strong, de la producción del episodio 409 de "Succession". (Crédito: Macall Polay/HBO)

En cuanto a Shiv, la curiosidad de los seguidores y las especulaciones en torno a su embarazo se han disparado. En grupos de chat y en Twitter, he visto a los seguidores preguntándose si el bebé es realmente de Tom (el marido del que Shiv se separó, interpretado por el actor Matthew Macfadyen), de cuánto tiene, si quedó embarazada por fecundación in vitro o incluso si podría tener un bebé por gestación subrogada.

Para ser justos, el público recibe muy poca información al principio. Tras la muerte de Logan, vemos cómo el médico de Shiv le informa de que los resultados de la amniocentesis son alentadores y nos enteramos de que está embarazada de menos de 20 semanas. Es el día después de la muerte de su padre, así que parece apropiada una reacción apagada, pero Shiv no muestra felicidad, ni siquiera alivio, cuando le dan esta noticia.

Shiv también ha bebido alcohol en más de una ocasión, incluso aceptando la oferta de cocaína del rival corporativo de la familia Roy, Lukas Matsson (interpretado por Alexander Skarsgård), en el quinto episodio, aunque nunca la vemos consumirla. Es poco probable que unas copas durante el embarazo causen un daño duradero al feto, pero el comportamiento de Shiv se convirtió en meme en las redes sociales como prueba de lo mala madre que sería.

A pesar de todas las teorías y burlas de los seguidores, el penúltimo episodio de la serie cristalizó para mí lo trágica que es realmente esta historia del embarazo.

"Succession" llega a su cuarta y última temporada con su ferocidad característica Lo que hace único el embarazo de Shiv

Muchos personajes de televisión, desde Erica Kane, en "All My Children", hasta Cristina Yang, en "Grey's Anatomy", se han enfrentado a la disyuntiva de quedar o no embarazadas, pero no es el caso de Shiv. Su decisión de someterse a una amniocentesis –una prueba destinada a identificar enfermedades genéticas o cromosómicas en un feto– es un claro indicador de que está interesada en el embarazo.

Más adelante, en el episodio en el que se revela su estado, Shiv sugiere que quería que su padre conociera a su hijo nonato. Si no se hubiera subido a ese avión, dice, podría haber vivido 20 años más, "para poder mecer a sus nietos hasta que se durmieran". Tom responde con suave sarcasmo (sabiendo lo ausente y distante que era Logan con sus nietos actuales): "¿Como evidentemente le gustaba tanto hacer?". Él intenta una reconciliación en su rocoso matrimonio, pero ella lo rechaza.

Una foto de Brian Cox y Sarah Snook, de la producción del episodio 301 de "Succession". (Crédito: Graeme Hunter/HBO)

En el siguiente episodio, Shiv juega a ser fría y cálida con Tom, algo que ha hecho durante toda su relación: nunca se ha permitido ser realmente vulnerable con él porque sus padres repartieron su "amor" de forma transaccional y contingente.

A medida que avanza la temporada, hay dos momentos íntimos en los que ella podría haberle contado a Tom lo del bebé, pero no lo hizo. También resulta inverosímil que, aunque tienen relaciones sexuales varias veces, Tom no parezca notar ningún cambio en el cuerpo de Shiv a medida que avanza el embarazo.

La pareja tiene una fea (e impecablemente actuada) pelea en su balcón al final del séptimo episodio, impulsada por el agotamiento de Tom, que intentó advertirle y ella ignoró. Se lanzan horribles insultos y Tom dice: "Creo que eres incapaz de amar. Y creo que tal vez no seas una buena persona para tener hijos".

Esto es una llamada a su propia madre, Caroline (interpretada por Harriet Walter), en la tercera temporada, que le dijo a Shiv que se arrepentía de tener hijos y que Shiv había tomado la decisión correcta porque "Algunas personas simplemente no están hechas para ser madres".

Una foto de Brian Cox y Sarah Snook, de la producción del episodio 301 de "Succession". (Crédito: Graeme Hunter/HBO)

Caroline es una madre terrible, podría decirse que incluso peor madre que Logan. Shiv tiene dos malos modelos de crianza, uno que ve a sus hijos como un inconveniente (Caroline) y otro como peones a los que manipular (Logan), así que no es de extrañar que hayamos visto pocos indicios de felicidad por parte de Shiv por tener un bebé.

De hecho, sus razones para continuar con este embarazo siguen siendo, a falta de un episodio, muy opacas. Pero uno esperaría al menos una señal de que Shiv realmente quiere esto. En cambio, sus revelaciones sobre el embarazo en los dos últimos episodios no han hecho más que redoblar los tintes oscuros.

En el octavo episodio, Shiv le revela la noticia a Tom en plena noche electoral, justo cuando él, director de una cadena de noticias por cable, está lidiando con crisis superpuestas. Ella le aparta para hacer las paces tras su pelea en el balcón y, cuando él se muestra impasible, le lanza el cóctel molotov sobre su embarazo: "En realidad, también estoy embarazada. Sí, de ti".

La respuesta de él es demoledora: "¿Es eso cierto, o es como una nueva postura o táctica?". Claramente dolida, Shiv esboza un débil "¿qué?". Ella está recogiendo lo que sembró: lo ha manipulado tantas veces que es natural que su primera respuesta sea la incredulidad.

¿Dónde ver "Succession", "Ted Lasso" y otras series que triunfaron en los Premios Emmy 2022? La brutalidad casual de la familia Roy

Las otras reacciones a la noticia de Shiv son igualmente desalentadoras. Roman hace inmediatamente un chiste sobre el incesto, Kendall le pregunta si el bebé es de Tom, y Caroline se burla de ella inmediatamente, diciendo: "¡Caray!" y tornando todo sobre sí misma, preguntando por qué Shiv no se lo dijo.

Matsson también deja saber que lo sabe, insinuando que podría suponer un problema para su ambición de ser consejera delegada de Waystar, la empresa que está intentando adquirir. La respuesta de Shiv es brutal: "Es una de esas zorras duras, ¿verdad? ¿Quién va a hacer, qué, 36 horas de baja por maternidad? Enviando correos electrónicos a través de su cesárea de vanidad. El pobre niño nunca la verá". Esto es, por supuesto, una alusión a lo distantes que eran Logan y Caroline como padres. Lo más triste es que está tirando a su feto debajo del autobús y es muy probable que Matsson siga sin darle el trabajo.

La conversación posterior de Shiv con Tom y Caroline agrava la tragedia. Cuando él le pregunta por qué no se lo dijo antes, ella responde: "Porque me parecía muy triste, Tom". Caroline se acerca y le dice a Tom: "¡Qué buena noticia! Bien hecho". Mientras tanto, aún no ha felicitado a su propia hija.

Tom responde: "Si no fuera un p*** desastre total, sería un sueño hecho realidad". Finalmente, cuando Caroline se dirige a Shiv y le indica lo duro que es criar a un hijo, Shiv reitera su intención de ser una madre ausente: "Oh, no, no voy a verlo. Voy a hacerlo a la manera de la familia... Quiero decir, no crecen emocionalmente atrofiados, ¿verdad?".

Todas estas interacciones están cargadas de sarcasmo mezquino, y Shiv parece negar cómo un bebé cambiará su vida, o se muestra complaciente con el hecho de que transmitirá su daño emocional a su hijo. Sabemos que Shiv se aferra al poder, así que puede que no crea realmente las cosas que dice o que acabe criando a sus hijos como la criaron a ella... y, por desgracia, nunca llegaremos a averiguarlo. Pero, como madre de dos hijos, me sorprende la ausencia de auténtica emoción y buena voluntad ante esta noticia.

Nadie felicita a Shiv ni le pregunta cómo se siente, y ella ni siquiera se permite fantasear con la maternidad. Está tan concentrada en vencer a sus hermanos en el juego de la sucesión que no puede ver a este bebé más que como un obstáculo.

En última instancia, este argumento es una encapsulación perfecta de la tragedia mayor que es "Sucesión". Como sugiere el mordaz panegírico de Ewan Roy (interpretado por James Cromwell) en el funeral, el verdadero legado de Logan es la herencia emocional de sus hijos de su autoaislamiento, egoísmo, avaricia y falta de conciencia de sí mismos, que les lleva a hacer daño a otras personas. El embarazo de Shiv Roy dice mucho de la podredumbre emocional de esta familia.