Anuncios

ONU: Ataques en Mar Rojo, guerra en Ucrania y sequía en Panamá alteran el comercio global

En esta imagen de archivo, una embarcación militar vigila la entrada a una nueva sección del canal de Suez en Ismailia, Egipto, 6 de agosto de 2015. (AP Foto/Amr Nabil, archivo)

NACIONES UNIDAS (AP) — Los ataques en el Mar Rojo, la guerra en Ucrania y el bajo nivel del agua en el Canal de Panamá perturban el comercio mundial, advirtió el jueves la agencia de comercio de Naciones Unidas.

Jan Hoffmann, experto en comercio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, o UNCTAD, apuntó que los costos del transporte por mar ya se han disparado y los de la energía y los alimentos también se están viendo afectados, lo que eleva el riesgo de inflación.

Desde el inicio de los ataques de los rebeldes hutíes de Yemen a la navegación en el Mar Rojo en noviembre, afirmó, los principales actores de la industria del transporte marítimo han dejado de usar temporalmente el Canal de Suez, un acceso clave al Mediterráneo y una ruta crítica para energía y mercancías entre Asia y Europa.

El Canal de Suez gestionó entre el 12 y el 15% del comercio global en 2023, pero la UNCTAD estima que ese volumen se redujo un 42% en los dos últimos meses, dijo Hoffmann.

Desde noviembre, los hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán, han lanzado al menos 34 ataques a la navegación en las vías navegables que llevan al Canal de Suez. Los hutíes, un grupo rebelde chií que está en guerra desde 2015 con la coalición encabezada por Arabia Saudí que apoya al gobierno de Yemen reconocido internacionalmente, respaldan a los palestinos y han prometido continuar con sus acciones hasta que termine la guerra entre Israel y Hamás.

Estados Unidos y Reino Unido han respondido atacando objetivos hutíes, pero los rebeldes han mantenido sus operaciones.

Según Hoffmann, que dirige la rama de logística comercial de la UNCTAD, los ataques de los rebeldes yemeníes se producen en un momento en que otras grandes rutas comerciales atraviesan también problemas.

Los casi dos años de guerra provocados por la invasión rusa de Ucrania y otras tensiones geopolíticas han reconfigurado las rutas comerciales para el petróleo y el grano, incluyendo en el Mar Negro, indicó durante una videoconferencia con reporteros.

Las dificultades para las navieras empeoran debido a la severa sequía que ha reducido el nivel de agua en el Canal de Panamá al más bajo en décadas, lo que a su vez reduce el número y el tamaño de los buques que pueden cruzarlo, afirmó añadiendo que el total de tránsitos en diciembre fue un 36% menor que el de un año antes, y un 62% menos que en 2021.

Los mercantes transportan alrededor del 80% de las mercancías que se mueven en todo el mundo, y la cifra es aún mayor en los países en desarrollo, agregó.

Pero la crisis en el Mar Rojo está causando importantes interrupciones en el envío de granos y otros productos básicos desde Europa, Rusia y Ucrania, lo que se traduce en un incremento del costo para los consumidores y plantea serios riesgos para la seguridad alimentaria global, de acuerdo con Hoffmann.

Esto es especialmente grave en regiones como el este de África y el sur, el sudeste y el este de Asia, que tienen una fuerte dependencia de las importaciones de trigo desde Europa y la zona del Mar Negro, afirmó.

Hoffmann indicó que los primeros datos de 2024 muestran que más de 300 buques portacontenedores, más del 20% de la capacidad mundial, se desviaron o planearon rutas alternativas para evitar el Canal de Suez. Muchos optan por rodear el Cabo de Buena Esperanza, en el extremo sur de África, un viaje más largo y caro.

Los buques cisterna con gas licuado natural han dejado de cruzar Suez por miedo a los ataques, apuntó.

En cuando a los costos, según Hoffmann, el precio medio del envío de contenedores desde Shanghai se ha incrementado en un 122% desde principios de diciembre, mientras que las tarifas de Shanghai a Europa subieron un 256% y a la costa oeste de Estados Unidos, un 162%.

“Aquí se ve el impacto global de la crisis ya que los buques buscan rutas alternativas evitando los canales de Suez y Panamá”, dijo Hoffmann.