Anuncios

La ONU advierte de que ya "no hay lugares seguros para los civiles tampoco en el sur" de Gaza

La ONU advierte de que ya "no hay lugares seguros para los civiles tampoco en el sur" de Gaza

Más de 350 personas murieron y otras 900 resultaron heridas por bombardeos israelíes en las últimas 24 horas en Gaza, donde el total de fallecidos desde el inicio de la guerra hace dos meses supera los 17.100, informó el ministerio de Sanidad gazatí.

"350 muertos y 900 heridos llegaron a los hospitales de Gaza en las últimas 24 horas", dijo el Ministerio de Sanidad de la Franja, controlado por el grupo islamista Hamás.

Según la fuente, desde el estallido del conflicto el 7 de octubre, los ataques israelíes han matado a 17.177 personas en el enclave y los heridos superan los 46.000, aunque el organismo alega que tiene dificultad para contar los muertos y heridos por los continuos bombardeos y cortes de comunicaciones.

El Ministerio de Sanidad alertó sobre el hecho de que los hospitales hayan quedado fuera de servicio en el norte de Gaza, lo que tendrá "graves y desastrosas consecuencias para los heridos". Y los que están aún activos en otras partes de la Franja tienen que afrontar una ocupación del 206%, advirtió. Todo ello sucede mientras las autoridades sanitarias intentan también reactivar el hospital Al Shifa, en el centro de Gaza ciudad, que fue evacuado hace unas semanas por una incursión del Ejército israelí, que argumentó que Hamás tenía su corazón militar en túneles debajo del centro médico y sus alrededores.

El sur de Gaza, adonde Israel ha extendido su ofensiva desde el fin de la tregua, sufre ya los mismos niveles de violencia que la mitad norte, por lo que las operaciones de asistencia son ya casi imposibles, afirmó hoy el coordinador humanitario de Naciones Unidas, Martin Griffiths. "El asalto militar al sur de Gaza es una repetición del vivido en el norte", denunció en rueda de prensa.

"No creo que podamos ya considerar que hay una operación humanitaria en el sur de Gaza", agregó Griffiths, quien insistió en que ahora "no hay lugares seguros para los civiles tampoco en el sur, que había ofrecido algo de refugio".

La tercera fase de la ofensiva israelí en Gaza se centra en la zona sur del enclave, con fuertes enfrentamientos con milicianos en la ciudad de Jan Yunis. Esta urbe es considerada un bastión de Hamás por parte de Israel, igual que el campo de refugiados de Yabalia -en el norte- y el barrio de Shujaiya en la ciudad de Gaza, donde las tropas están inmersas en intensos combates durante los últimos dos días.

Israel asegura estar “eliminando docenas de terroristas” en ataques terrestres y aéreos en estos y otros puntos de Gaza, además de infraestructura y armamento de Hamás oculto en lugares como túneles bajo escuelas.

Crisis humanitaria sin límites

Organización no gubernamentales, como la israelí B'Tselem, advirtieron este jueves de la crisis humanitaria sin límites: "matar de hambre" a la población de Gaza "es un crimen de guerra".

“La intensidad de la ofensiva del Gobierno de Israel, junto con su asedio, han socavado la capacidad de proporcionar asistencia humanitaria”, denunció por su parte Save the Children.

Los desplazados internos en Gaza son casi 1,9 millones, en torno al 80 % de su población de unos 2,3 millones de habitantes.

Muchos huyeron hacia Rafah, la ciudad más al sur del enclave, donde se generan más campamentos y hay gente durmiendo en la calle por falta de espacio en escuelas.