Once cubanos detenidos en Texas buscan evitar su deportación

Por JUAN A. LOZANO

HOUSTON (AP) — Un grupo de 11 inmigrantes cubanos detenidos en el sur de Texas buscan evitar su deportación bajo el argumento de que fueron rechazados erróneamente mientras trataban de ingresar a Estados Unidos justo antes de que se anulara una vieja política que permitía que todo cubano que llegara a territorio estadounidense permaneciera en el país y pudiera convertirse en residente legal.

Jorge Rivera, un abogado de los inmigrantes, dijo que, el 11 de enero, algunos de ellos trataron de ingresar a Estados Unidos desde México a través del cruce fronterizo de Laredo bajo la política llamada "pies mojados, pies secos", y se les indicó que regresaran al día siguiente. Otros intentaron cruzar el 12 de enero y se les dieron citas para ese mismo día más tarde.

La política "pies mojados, pies secos" impide el ingreso a Estados Unidos a cubanos interceptados en el mar, pero los que logran llegar a tierra obtienen un camino automático a la residencia legal.

La noche del 12 de enero, el presidente Barack Obama anunció el final de la política como parte de las medidas para normalizar los lazos entre Estados Unidos y Cuba.

"No sabemos si hacían esto a propósito y les decían a los cubanos que se presentaron un día antes, durante los días en que se realizó el cambio, que acudieran el día del cambio porque de antemano sabían que (los inmigrantes cubanos) no recibirían" permiso para ingresar a Estados Unidos, declaró Rivera, que tiene sus oficinas en Miami.

Rick Pauza, un vocero de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus iniciales en inglés), indicó el viernes que de momento su agencia no puede dar declaraciones sobre los procedimientos administrativos en un caso específico, pero subrayó que "el asunto ha llamado nuestra atención, lo revisaremos y tomaremos las medidas adecuadas".

El cambio de política obliga a los cubanos a seguir las mismas normas que los inmigrantes de otros países y a solicitar formalmente el estatus de inmigrante legal.

Rivera argumenta que los 11 cubanos inmigrantes cumplen con los requisitos para ingresar bajo la política "pies mojados, pies secos", porque habían llegado a Estados Unidos justo antes que el gobierno de Obama anunciara el final de la política.

Irina Feijoo, cuyo esposo Adalberto Agramonte Pérez es uno de los 11 cubanos que se encuentran en dos centros de detención en Laredo, dijo que su pareja ingresó a Estados Unidos la mañana del 12 de enero y le fue programada una cita para ese mismo día en la noche.