Anuncios

Ola de calor reduce en 20 por ciento el número de ballenas jorobadas en el Pacífico


El número de ballenas jorobadas en el océano Pacífico norte ha caído un 20 por ciento, de 33,000 ejemplares a poco más de 26,600, en menos de una década, y el calentamiento de las aguas podría contribuir a esa situación, revela un estudio publicado este miércoles 28 de febrero en la revista Royal Society Open Science.

“Durante los 40 años posteriores al fin de la caza comercial de ballenas en 1976, las poblaciones de ballenas jorobadas en el océano Pacífico exhibieron un prolongado periodo de recuperación (…) Pero la ola de calor marina más fuerte registrada a nivel mundial hasta la fecha, durante el periodo 2014-2016, pareció haber alterado el curso de la recuperación de las especies, con efectos duraderos”, refiere un párrafo de la investigación.

Para el estudio, un equipo de 75 científicos realizó un gran rastreo entre 2012 y 2021 con los mayores medios de identificación fotográfica utilizados hasta el día de hoy. Según el autor del artículo, Ted Cheeseman, biólogo especialista en ballenas de la universidad australiana de Southern Cross, “unas 7,000 ballenas murieron de hambre”.

El estudio llegó a detectar una caída del número de ballenas que hibernan en Hawái que llegó al 34 por ciento. Si bien las ballenas jorobadas no están amenazadas de extinción, sí sufren los embates de la contaminación sonora o del tráfico marítimo.

La gran región del Pacífico norte sufrió una enorme oleada de calor marino entre 2014 y 2016, con picos de temperatura de tres a seis grados Celsius, lo que alteró los ecosistemas y la cadena alimentaria de los grandes cetáceos.

“No es solo la alimentación de las ballenas la que ha disminuido”, explica Ted Cheeseman, que destaca también una disminución de las poblaciones de frailecillos, leones marinos y focas.

LAS BALLENAS JOROBADAS SUFREN ANTE UN PACÍFICO MÁS CÁLIDO

“Un océano más cálido produce menos alimento”, especialmente debido al declive o migración del fitoplancton, que es la base de toda la cadena alimentaria oceánica. Al descubrir estos datos “me quedé boquiabierto. Es una señal mucho más fuerte de lo que esperábamos”, declaró este experto.

Y aún más sorprendente dado que las ballenas jorobadas, que en un momento estuvieron amenazadas de extinción a finales de la década de 1960 debido a la pesca comercial, parecían estar en proceso de recuperación después de la moratoria sobre la caza impuesta en 1982 por la Comisión Ballenera Internacional.

En contexto, en el Pacífico Norte, las ballenas jorobadas se reproducen en aguas frente a Japón, Filipinas, las Islas Marianas, Hawái, México y América Central. Estas ballenas migran para alimentarse desde las aguas costeras hasta la plataforma continental frente a Rusia, el mar de Bering, Alaska, Columbia Británica, Washington, Oregón y California. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

¿Misteriosos cantos en el mar? Los sonidos de las ballenas al fin son descifrados

Ingeniero crea método muy humano para el sacrificio de ballenas varadas

Estas orcas protegen a sus hijos, no a sus hijas, contra otras ballenas

Este pez milimétrico emite sonidos comparables con el ruido de un avión

Alerta ambiental: Sudáfrica enfrenta la mayor pérdida de rinocerontes por caza furtiva