Obispos rechazan aprobación del aborto por violación en Chiapas

·3  min de lectura

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., mayo 3 (EL UNIVERSAL).- Los cinco obispos católicos de Chiapas expresaron su rechazo rotundo a la reforma penal aprobada este martes por el Congreso del Estado que legaliza suspender el embarazo por violación, cuando la madre corra peligro de muerte o cuando el producto tenga alteraciones genéticas.

Los legisladores aprobaron por mayoría de votos la iniciativa de decreto que reformó el artículo 181 del Código Penal local relacionado con la suspensión del embarazo, y consideró que con ello se garantiza el derecho que tienen las víctimas a la reparación integral y a las medidas de no repetición.

En el pronunciamiento, los obispos apelaron a la recta razón y la buena voluntad de las autoridades para que la reforma pueda dar marcha atrás. También las exhortaron a no olvidar que los legisladores deben ser voz de quienes los han elegido para representar los intereses ciudadanos y "no los personales ni partidistas".

Los líderes católicos manifestaron que la actual es una situación dolorosa y lamentable, "no quisiéramos que una realidad así se diera, ni las circunstancias que orillan a una persona y al Congreso a llegar al punto crítico donde hay que decidir sobre hasta cuándo dejar vivir o matar a un ser humano".

En un comunicado, los obispos de San Cristóbal de las Casas, Rodrigo Aguilar Martínez y Luis Manuel López Alfaro; de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla y José Luis Mendoza Corzo, además de Jaime Calderón Calderón, de Tapachula, expresaron a los "hermanos diputados" que, creyentes o no están cruzando "una línea muy delicada, estamos abriendo una puerta a la violencia que no conviene abrir, nos estamos deshumanizando", advirtieron.

Es un estado a favor de la vida, dicen los obispos

Chiapas, afirmaron, es un estado a favor de la vida y votar en contra de ella es una clara traición a quienes representan. Aunque hay conciencia del dolor y el sufrimiento de situaciones como la de una violación, "estamos convencidos de que el sacrificio de un inocente no es el camino de solución, al contrario, es el camino al precipicio", argumentaron.

Así que, cuestionaron, "¿Con qué cara podemos seguir diciendo que la ley que hacemos y deshacemos, está para proteger al ser humano?, ¿Por qué nos ensañamos con quien no puede defenderse? Esto no está bien, no vamos por buen camino, con esas decisiones irreflexivas estamos abonando a la decadencia de la comunidad humana".

Los prelados aseguraron que las reformas al artículo 181 son un verdadero atentado contra la vida de un ser humano y un gran dilema ético para los trabajadores de salud que son fieles a sus convicciones y a la naturaleza de su profesión de estar siempre custodiando y defendiendo la vida "y no al revés".

Asimismo, subrayaron que supone una grave violación a los derechos humanos y al derecho fundamental que toda persona tiene a la vida, además contradice lo que los tratados internacionales señalan, a los cuales México, y por ende Chiapas, están adheridos.

Por último, los obispos de Chiapas consideraron que les genera especial preocupación la eliminación de "la ya de por sí cuestionada y falaz condición temporal" de los noventa días para acceder a un aborto en caso de violación.

Concluyeron que esto significaría poder acceder a esa práctica en cualquier momento, incluso en etapas avanzadas de la gestación.