"No marcha bien": la hilarante reflexión de un niño sobre los intentos de su madre de hacer de maestra

Así como los sistemas educativos de todo el mundo tuvieron que adaptarse al aislamiento por el brote del COVID-19, las madres y los padres inesperadamente debieron enfrentarse a un nuevo y desafiante rol: ser tutores y maestros de sus hijos.

Las reflexiones de Ben Kennedy, un niño de 8 años de Verona, Kentucky, sobre los intentos de su madre de ayudarle en su primer día de aprendizaje en casa, se han viralizado por su sinceridad sin filtro.

Escrito de Ben Kennedy. Captura de pantalla Youtube

Candice Hunter no se preocupó cuando se enteró que la escuela cerraría. Con 11 años de experiencia como ama de casa pensó que estar cerca y ayudar en la enseñanza de sus hijos Tyler de 7mo grado, Emily de 5to y Ben de 2do, no sería nada nuevo.

Por otra parte, los maestros habían enviado las tareas por correo, con lo cual imaginó que los tendría sentados en la mesa del comedor trabajando muy concentrados.

Sin embargo, cuando el lunes pasado comenzaron las clases desde el hogar y entre los tres niños le lanzaban preguntas en simultáneo para las cuales no tenía ni una respuesta, Candice se sintió totalmente abrumada.

Tres días más tarde, revisando las tareas, halló una nota personal en el cuaderno de su hijo menor y decidió compartirla en Facebook bajo este epígrafe: “Hey todos, me estoy muriendo 🤣🤣🤣”.

“No marcha bien. Mi madre se está estresando. Mi madre realmente se está confundiendo. Nos tomamos un descanso para que mi madre pueda resolver esto. Y te digo que no marcha bien”.

Candice explicó que el mayor desafío hasta ahora ha sido mantenerse organizada con las tareas. Los mayores, por ejemplo, tienen entre seis y siete maestros cada uno porque están en la escuela secundaria, lo que significa que han recibido asignaciones de cada uno de ellos.

Ese primer día, antes de encontrar la nota de Ben, Candice hizo su primer descargo en las redes: "Llevamos 39 minutos de educación no tradicional", escribió en otra publicación. "Los papeles están por todas partes. Los niños están en pánico. Me estoy tragando el estrés tratando de mantener la calma para que los niños no puedan ver mi propio pánico. ¡Los maestros necesitan aumentos salariales triples lo antes posible!”

Gracias a las palabras de Ben, muchos padres expresaron un ligero alivio en medio de la pandemia al descubrir que no estaban solos en su lucha por adaptarse a su nuevo papel como maestros.

"Hoy grité mucho, me duele la cabeza. Y solo ha sido el primer día".

“Jajaja este era yo. Los enviaron a casa con un paquete y sin instrucciones. Tú les enseñas de una manera, pero la maestra dice que no es así como ella lo hace”.

S.O.S, de padres a maestros

Branalyn Shropshire, comediante de Tennessee y madre de Sydney, de 4to grado, compartió los “dolores” que le está trayendo esta nueva modalidad escolar en una particular plegaria.

“Oremos. Dios. Soy hija de Dios. Lo que no soy es maestra de escuela en casa. Dios, estoy en casa. Pero lo que aquí no hay es enseñanza”, comienza diciendo.

“Dios soy tu humilde sirviente lo que no soy es una profesora de matemáticas”, admite.

Branalyn también lamenta que la puerta del refrigerador esté siempre abierta. "El diablo atacó y envió una lombriz solitaria a mi hijo, Señor Dios", suplica. "No soy Denny’s, Shoney’s, IHOP ni Waffle House".

¿Acaso LEGO cuenta como materia electiva? Lauren Lodder, influencer detrás de la cuenta @MommyOwl también compartió la experiencia de su cuarentena.

Voz experta

Yahoo Noticias conversó con Elena Roldan, educadora de infantil española que actualmente reside y trabaja con niños de 4 y 5 años en un colegio de Shenzhen, China.

Debido al coronavirus, lleva ocho semanas realizando un programa de Educación a Distancia con mucho éxito gracias a la cooperación y el trabajo conjunto de la escuela y las familias.

Estos son, desde su experiencia, cinco consejos para sacar el mayor provecho a esta situación.

1. Crear cronograma de horario y tareas. Por ejemplo, dedicar las mañanas de 9 a 11 para trabajar en un área de aprendizaje concreta y hacer manualidades por la tarde.

2. No saturarse. Cada día puedes centrarte en un áreas de aprendizaje. Por ejemplo, los lunes de matemáticas y los martes en actividades del lenguaje.

3. Incluir tiempo para hacer ejercicios. Hay una variedad fantástica de videos en YouTube para que los niños hagan yoga y ejercicios de movimientos sencillos, como el baile, para que se mantengan activos incluso dentro de casa.

4. Priorizar el disfrute. Mejor que pasar horas haciendo fichas, tal vez puedas hacer algunos juegos para practicar los números y las letras. O incluso puedes trabajar medidas numéricas haciendo un delicioso pastel de chocolate.

5. Enseñarles a ser responsables y a ayudar. Incorpora también tareas como preparar la mesa, la comida, hacer la cama y limpiar. A los niños les encanta ayudar y estas actividades no solo son buenas para mantenerse activo, también ayuda a que se sientan útiles en casa.

Desafío mundial

De acuerdo con la Education Week, 46 estados y muchas ciudades de EEUU más han cerrado escuelas durante dos semanas o más. Incluso algunas instuciones en Texas y California podrían permanecer cerradas hasta el verano.

Estos cierres afectan a 54,5 millones de niños y, por supuesto a sus padres, que además de monitorear tareas escolares deberán, como Krista Myers Duzan, una madre de Indianápolis, adaptar su oficina al hogar.

“Sé que el C-Virus da miedo, pero intenta trabajar con un niño de 4 años vestido como Spiderman posado en la mesa de la cocina detrás de ti susurrando: "¿Puedes oírme respirar?".