Niño de 5 años muere al intentar meterse en un globo de dinosaurio

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 11 (EL UNIVERSAL).- Un niño de cinco años murió "por envenenamiento con helio" tras intentar meterse dentro de un globo de dinosaurio "para usarlo como disfraz y sorprender a su familia".

De acuerdo con la revista Newsweek, Lisa, la madre de Karlton Noah Donaghey lo encontró desplomado en el suelo con la cabeza y el cuello metidos en el globo. Ella cree que el pequeño intentó ponerse el globo -que tenía el mismo tamaño que él - como un disfraz para poder disfrazarse de dinosaurio y sorprender a su familia para hacerlos reír.

La tragedia ocurrió el pasado 23 de junio en Dunston, en la localidad de Gateshead, al noreste de Inglaterra.

Karlton recibió reanimación cardiopulmonar en el lugar de los hechos antes de ser trasladado por aire a la Royal Victoria Infirmary (RVI) de Newcastle-upon-Tyne para recibir tratamiento de urgencia.

Pasó seis días en cuidados intensivos antes de que le desconectaran el respirador en el Great North Children's Hospital el 29 de junio.

Lisa, madre de otros tres hijos, explicó que la familia estaba disfrutando del clima cálido en el jardín.

Karlton se encontraba con ellos, pero en un momento determinado dijo que iba al baño. Cuando se tardó, Lisa fue a ver qué pasaba.

"Cuando entré estaba en el suelo con el globo sobre la cabeza y el cuello. Era un globo de dinosaurio del mismo tamaño que él. Creo que se metió en el globo para ser un dinosaurio y salir a sorprender a sus sobrinas. Le quité el globo y grité".

Lisa sacó al niño a la puerta del patio. "Como madre, sabía que se había ido, que no respondía. Tenía los ojos muy abiertos y estaba pálido".

Sus padres, Lisa y Karl, le compraron el globo a Karlton como regalo durante una visita al parque de atracciones The Hoppings en Newcastle-upon-Tyne, el 17 de junio. Era su primera visita al parque de atracciones.

"Se había portado muy bien y no había pedido nada, nunca fue desagradecido. Se portó muy bien, así que le dimos el globo", contó la madre.

Le encantaban los dinosaurios; "rugido de dinosaurio fue probablemente una de sus primeras palabras. Tenía muchos libros de dinosaurios y dragones y muchos juguetes de dinosaurios", dijo Lisa, citada por el Daily Mail.

Una vecina de Lisa, Amiee Morrison, practicó la reanimación cardiopulmonar a Karlton hasta que los paramédicos llegaron a la casa.

Lisa dijo: "Me derrumbé en el césped. Debí de gritar y gritar y gritar. No podía soportar volver a entrar. Mi hijo pequeño estaba siendo atendido. Estaba entumecida por el miedo y el terror".

La ambulancia, detalló, "tardó cuatro minutos en llegar, pero parecieron cuatro horas".

En la clínica, el médico les dijo que el niño estaba muy mal. "Me tiré al suelo, no podía levantarme. Estaba llorando: 'Mi bebé, mi bebé'. Fue horrible".

Lisa dijo que mientras el pequeño estuvo en el hospital, ella le leía y le cantaba. "Le lavé la cara, los dedos y el pelo. Le puse vaselina en los labios y me aseguré de que estuviera limpio".

A pesar de que el corazón de Karlton latía solo, sufría convulsiones masivas. Las últimas le afectaron tanto que todos sus órganos se dañaron.

"Él intentaba seguir luchando, pero yo sabía que estaba luchando con muy poca energía, que le estaba quitando todo.

Le dije: "Deja de ser valiente, duerme. Cierra los ojos y descansa. No te preocupes por mamá. Le prometí a mi pequeño que no me iba a romper", contó Lisa.

Finalmente, el pequeño fue desconectado y se deterioró con rapidez. "Tuve la hermosa oportunidad de tumbarme en la cama con él, tararearle y cantarle al oído y abrazarle en mi pecho hasta que su corazoncito se paró. Mi pequeño se durmió y se veía tan hermoso", recordó Lisa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.