‘Las niñas no deben tener hijos’. ¿Qué pasa ahora con las víctimas jóvenes en un mundo posterior a Roe?

·8  min de lectura

Cuando la Corte Suprema anuló el fallo del caso Roe vs. Wade, Somy Ali se remontó a la situación de estar atada a una mesa en un mísero apartamento de una habitación.

A los 17 años fue una clínica improvisada de Mumbai cuando era una joven actriz de Bollywood. Había mantenido una relación con un actor de renombre y acabó embarazada. Pero era un secreto que ni los paparazzi ni su familia podían descubrir.

A mitad de la intervención, se le pasó la anestesia. Oyó un sonido de succión procedente de algo que parecía una aspiradora. Vio y sintió todo a su alrededor. Quería moverse pero no podía. Se sentía atrapada en su cuerpo.

Fue desagradable. Fue doloroso. Pero es lo que eligió.

Somy Ali, que dirige No More Tears, fue actriz y modelo en India.
Somy Ali, que dirige No More Tears, fue actriz y modelo en India.

Ali, que ahora tiene 46 años, es la fundadora de No More Tears, una organización sin fines de lucro de Miami y Los Ángeles que trabaja con víctimas de la violencia doméstica, el tráfico de personas y abusos. Dice que la anulación del fallo del caso Roe vs. Wade en junio supone un reto para sus esfuerzos, especialmente para conseguir que las víctimas más vulnerables —las jóvenes— tengan acceso a abortos seguros.

Más de 2,500 centros de embarazo partidarios de la vida en todo el país ofrecen asesoramiento a las futuras madres para alejarlas del aborto y ayudarlas con sus embarazos. Pero las clínicas de Planned Parenthood de toda la Florida han tenido que lidiar con muchas mujeres y jovencitas de otros estados, sobre todo del sur, dijo Laura Goodhue, directora ejecutiva de Florida Alliance of Planned Parenthood Affiliates. Las clínicas solían realizar entre 25 y 30 abortos al día, pero ahora esa cifra se acerca a los 70.

La mayoría de las mujeres que viajan a la Florida para abortar tienen los medios para hacerlo, dijo Goodhue. No puede imaginar lo que haría una joven en una situación terrible.

Ali lloró cuando se enteró de la decisión de la Corte Suprema. ¿Qué pasará con las niñas que tanto lucha por proteger?

“Esto es una locura”, dijo. “No puedo creer que se pueda abortar en India pero no se pueda abortar en Estados Unidos”.

Las jóvenes y los problemas de salud mental

La motivación de Ali proviene de su propio trauma. Creció en un hogar lleno de violencia doméstica. Cuando tenía 5 y 9 años sufrió abusos sexuales por parte de la ayuda doméstica. A los 14 años fue agredida sexualmente por un hombre tres años mayor que ella en un parque de North Miami.

“Tomando todo el trauma, solo traté de sacar algo bueno... de eso”, dijo.

Las víctimas con las que trabaja Ali suelen tener entre 12 y 13 años, pero han sido de hasta 9. Algunas fueron embarazadas por los traficantes, pero la mayoría fueron embarazadas por sus padres y otros familiares.

Los abusos sexuales a menores que acaban en embarazo suponen un doble trauma, dijo Maureen Kenny, profesora de Psicología de la Universidad Internacional de la Florida. El trauma puede estropear el desarrollo de la niña, mental y físicamente.

“Estar embarazada y llevar un bebé a los 10 años, altera todo su desarrollo”, dijo. “Entonces, ¿qué sucede con la asistencia a la escuela? ...Ya no estás en esa trayectoria de desarrollo en este momento. Eres madre a los 10 u 11 años”.

Muchas víctimas de abuso sexual infantil sufren ansiedad, depresión y reacciones al trauma, como recuerdos, pesadillas y miedo a ciertas personas y situaciones, dijo Kenny. Los casos de abuso por parte de personas en las que la niña confía, como los familiares, pueden provocar problemas aún más graves.

“Si el abusador es conocido, es decir, es un familiar, piense en lo que eso supone para las relaciones de confianza”, dijo. “Se trata de alguien que debía cuidarte, ser un modelo a seguir, quererte”.

Para una joven víctima de abusos puede resultar traumático dar a luz a un bebé, dijo Kenny. Señaló el caso de una niña de 10 años que recientemente viajó de Ohio a Indiana para abortar. Ohio prohíbe el aborto después de las seis semanas de embarazo, sin excepciones. El hombre acusado de violar a la niña fue arrestado el 13 de julio.

“Si estás en una edad en que no entiendes nada de sexo, el abuso sexual se convierte en su educación en la materia”, dijo. “Esa no es la mejor manera de aprender sobre el sexo o la sexualidad porque están aprendiendo sobre la coerción y la manipulación y no el consentimiento”.

Aunque Kenny dijo que no ha tratado con casos de abuso que hayan resultado en un embarazo, cree que estas niñas deberían tener acceso al aborto.

“No es que sea imposible que la gente pueda abrazar a un hijo de una violación. Eso ocurre”, dijo. “Pero no creo que funcione para todos”.

Los problemas financieros amenazan el acceso al aborto

Con las restrictivas leyes del aborto en muchos estados, Ali dijo que buscará la manera de llevar las niñas a otros estados, ya sea que estén embarazadas por abuso sexual o por tráfico de personas. La prohibición a partir de las 15 semanas en la Florida, por ejemplo, no hace excepciones en casos de incesto, violación o tráfico de personas.

“Nos enfrentamos a la muerte de estas niñas de 11 años”, dijo. “Y es despreciable incluso decir eso en voz alta, no digamos pensarlo”.

Sin embargo, la preocupación de Ali no es solo pagar un boleto de avión o de autobús. El viaje requerirá una estancia en un hotel, comida, ropa y terapia después del procedimiento. Y el costo se duplicará porque ella acompañará a la niña. Siempre está ahí para tomar la mano de la niña en la clínica.

El presupuesto de No More Tears no solo sirve para que las víctimas tengan acceso al aborto.

A través de su organización sin fines de lucro, Ali dijo que ha rescatado a 35,000 hombres, mujeres, niños y mascotas de entornos abusivos. Dijo que los niños, especialmente los que son abusados sexualmente en casa o expulsados por ser LGBT, son vulnerables a ser víctimas de tráfico.

Está en proceso de enviar a una víctima de trata de 17 años a su país natal, Jordania. En sus dos años en Los Ángeles, la adolescente fue vendida 30 veces cada día por $35 o $40.

Además del desgaste emocional del trabajo, Ali se ha enfrentado a situaciones peligrosas. Los traficantes le han apuntado con armas a la cabeza. Y no recibe ningún salario por nada de eso

Ali vive de los ingresos por alquiler de sus tres propiedades en el sur de la Florida. Y dijo que usaría sus ahorros para ayudar a las víctimas a tener acceso al aborto. Hará lo que sea necesario.

“¿Es el momento de volver a sacar los percheros? ¿Es eso lo que vamos a hacer?”, dijo. “Parece que es hacia donde nos dirigimos”.

Religión, cultura y barreras

De origen musulmán iraquí y pakistaní, Ali comprende las limitaciones culturales y religiosas que enfrentan algunas mujeres y niñas. A menudo tiene que luchar contra la cultura y la religión, especialmente cuando se trata del aborto.

En sus 15 años de trabajo, Ali ha entablado horas de conversaciones sobre cuestiones culturales y religiosas con familias de víctimas de las comunidades hispana, haitiana, del Medio Oriente y del sur de Asia en todo el país.

“Entiendo de dónde vienen, de dónde su fe es tan fuerte”, dijo. “Pero cuando se trata de la vida de tu hija, tienes que darte cuenta de que esto es una locura”.

Una vez trató un caso en el que una niña de 11 años quedó embarazada de su padre. La madre de la niña veía el embarazo como un regalo de Dios. Pero Ali se sentó con la madre y le explicó que los médicos decían que su hija podía morir durante el parto porque su cuerpo no estaba completamente desarrollado.

“Esa no es una edad para ser madre”, dijo Ali. “Tú misma eres una niña, y las niñas no tienen hijos por el riesgo de de morir... o de perder todo su futuro”.

La pandemia del coronavirus provocó una cascada de llamadas en busca de ayuda a Somy Ali, fundadora y directora ejecutiva de No More Tears. Ali, ex actriz de Bollywood y sobreviviente de abusos, dirige esta organización sin fines de lucro, formada exclusivamente por voluntarios, en el Condado Broward.
La pandemia del coronavirus provocó una cascada de llamadas en busca de ayuda a Somy Ali, fundadora y directora ejecutiva de No More Tears. Ali, ex actriz de Bollywood y sobreviviente de abusos, dirige esta organización sin fines de lucro, formada exclusivamente por voluntarios, en el Condado Broward.

Sus charlas de tres horas con las madres se celebran en la casa de la víctima o en Planned Parenthood. Ha aprendido a abordar las reservas de la familia y atribuye su éxito a su carrera en Bollywood.

Comparte las historias de sus abortos, intercambiando su edad con la de la víctima, y les cuenta lo diferente que habría sido su vida si no se hubiera sometido al procedimiento. Y entonces empieza a plantear preguntas.

¿Prefiere que su hija muera a que tenga una vida productiva? ¿Ir a la preparatoria y a la universidad? ¿Ser médico o abogada? ¿Casarse y tener hijos en el momento adecuado?

Es entonces cuando la mayoría de las madres se dan cuenta de que están tomando la mejor decisión para el futuro de su hija. Algunas rompen a llorar y, si están en la clínica, Ali las acompaña afuera para que se calmen.

Con su compasión, Ali hará todo lo posible para apoyar a las jóvenes. Seguirá llevándolas de la mano durante el proceso, incluso si eso significa volar a otro estado.

“Soy muy empática”, dice. “He sufrido muchos abusos y entiendo lo que es el abuso y el trauma. El trauma no se supera...Demora muchos años y a veces nunca se supera. Todavía estoy en terapia por haber sido violada y abusada sexualmente cuando era niña”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.