Anuncios

Netanyahu anuncia una pausa en su plan para reformar el sistema judicial tras el llamado a una huelga general

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, asiste a la reunión semanal del gabinete en la oficina del primer ministro en Jerusalén el domingo 19 de marzo de 2023. (Abir Sultan/Pool Photo vía AP)
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, asiste a la reunión semanal del gabinete en la oficina del primer ministro en Jerusalén el domingo 19 de marzo de 2023. (Abir Sultan/Pool Photo vía AP)

JERUSALÉN.– El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció el lunes una “pausa” en el proceso de aprobación de la reforma judicial que se está estudiando en el Parlamento y que desató multitudinarias protestas en las calles desde hace casi tres meses.

En un mensaje al país, Netanyahu anunció que la adopción definitiva de los distintos proyectos de ley de la reforma se aplazaba a la próxima sesión parlamentaria que se abrirá tras las vacaciones de Pascua (del 5 al 13 de abril), cediendo así en parte a las exigencias de los opositores.

“Me voy a tomar un tiempo para dialogar”, afirmó el mandatario en un breve discurso. El objetivo es “lograr un amplio consenso”.

El dirigente israelí subrayó que su Gobierno “jamás aceptará una guerra civil” derivada de la crisis política actual y advirtió de que esta situación supone “una amenaza real para la unidad nacional”.

En cualquier caso, Netanyahu afirmó que rechazar prestar servicio militar supone un “grave delito” y resaltó que Israel no puede pervivir sin un Ejército que lo defienda. Por ello pidió a todas las partes actuar con “responsabilidad”.

Más temprano, en su primera declaración pública desde que surgieron las protestas generalizadas anoche en reacción al despido del ministro de Defensa Yoav Gallant, el premier Netanyahu instó a los manifestantes, de izquierda y derecha, a “mostrar responsabilidad y no actuar con violencia”. “Somos hermanos”, escribió en Twitter.

Un socio de la coalición de extrema derecha, el ministro de Seguridad Itamar Ben-Gvir, aceptó el aplazamiento a cambio del compromiso de presentar la ley en la próxima sesión del Parlamento, pero otro importante legislador de la derecha dura lo calificó de error.

La policía israelí se enfrenta a los manifestantes durante las manifestaciones que tienen lugar en Tel Aviv el 23 de marzo de 2023, contra las polémicas reformas legales promovidas por el gobierno de extrema derecha del país.
La policía israelí se enfrenta a los manifestantes durante las manifestaciones que tienen lugar en Tel Aviv el 23 de marzo de 2023, contra las polémicas reformas legales promovidas por el gobierno de extrema derecha del país. - Créditos: @JACK GUEZ

Tras el anuncio de Netanyahu, la mayor agrupación de sindicatos de Israel, que cuenta con 800.000 miembros, dio marcha atrás con la huelga general convocada este lunes. Sin embargo, los medios locales informaron que las protestas continuarían.

Las protestas habían provocado el cierre de gran parte de las actividades del país, amenazando con paralizar la economía. Los vuelos con salida del principal aeropuerto internacional del país se quedaron en tierra. Grandes cadenas, centros comerciales y universidades cerraron sus puertas.

Los empleados diplomáticos paralizaron labores en las misiones de Israel en el extranjero y se esperaba que los gobiernos locales cerraran las escuelas preescolares e interrumpieran otros servicios. El principal sindicato de médicos también anunció que irían a la huelga.

El llamado a la huelga general se produjo horas después de que decenas de miles de personas salieran a las calles de todo el país en una muestra espontánea de descontento por la decisión del primer ministro de despedir a su ministro de Defensa después de que éste pidió una pausa a la reforma.

Coreando lemas como “el país está en llamas”, los manifestantes encendieron hogueras en la principal carretera de Tel Aviv, cerrando durante horas esa vía y muchas otras en todo el país.

Miles de manifestantes se reunieron nuevamente el lunes ante el Parlamento, conocido como Knesset, para mantener la presión, convirtiendo las calles que rodean al edificio y la Corte Suprema en un mar agitado de banderas israelíes azules y blancas.

Con anterioridad, un funcionario del Likud y otra fuente estrechamente implicada en la legislación dijeron que Netanyahu suspendería la revisión, que ha provocado la inusual intervención del jefe del Estado. “Por el bien de la unidad del pueblo de Israel, por el bien de la responsabilidad, le pido que detenga inmediatamente el proceso legislativo”, tuiteó este lunes el presidente Isaac Herzog.

El plan de reforma

El proyecto promovido por el gobierno de Netanyahu, uno de los más derechistas de la historia de Israel, busca incrementar el poder de los políticos sobre los jueces y disminuir el rol de la Corte Suprema.

Sus detractores consideran que la reforma amenaza la separación de poderes y el carácter democrático del Estado de Israel, y el rechazo al proyecto generó en los tres últimos meses uno de los mayores movimientos populares de protestas de la historia del país.

Netanyahu y sus aliados ultraortodoxos y de extrema derecha defienden la reforma, con el argumento de que debe equilibrarse la correlación de fuerzas entre los cargos electos y la Corte Suprema, a la que consideran politizada.

El proceso legislativo sigue adelante, y este lunes, la comisión parlamentaria de leyes votó en favor de uno de los elementos clave de la reforma: el proyecto de ley por el que se modifica el proceso de nombramiento de los jueces.

Estados Unidos, gran aliado de Israel, ha manifestado su preocupación y subrayado la “necesidad urgente de un compromiso”. “Los cambios fundamentales en un sistema democrático deben llevarse a cabo con la base más amplia posible de apoyo popular”, dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Adrienne Watson.

El Gobierno alemán también expresó hoy su preocupación y pidió que sean tenidos en cuenta los llamamientos del presidente israelí, Isaac Herzog. “Como amigos íntimos de Israel, naturalmente no interferimos en los asuntos internos de un Estado y, sin embargo, es natural que veamos con preocupación lo que ha estado sucediendo en Israel en los últimos días y especialmente en las últimas horas”, declaró en Berlín el portavoz del Ejecutivo, Steffen Hebestreit.

El canciller alemán, Olaf Scholz, mantuvo una “conversación muy abierta y profunda” con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante su visita a Alemania la semana pasada, añadió.

“Internamente y también en la rueda de prensa, el canciller volvió a expresar lo importante que es un poder judicial independiente para una democracia”, dijo Hebestreit.

Agencias AFP, AP, DPA y Reuters