Anuncios

Los negociadores intentan asegurar un acuerdo de alto el fuego y rehenes entre Israel y Hamas antes del Ramadán

(CNN) -- La Administración de Biden está corriendo contra el reloj mientras intenta asegurar un alto el fuego en la guerra entre Israel y Hamas antes del Ramadán el próximo mes, y altos funcionarios estadounidenses creen que la liberación de los rehenes israelíes de Gaza es la única forma plausible de lograr la primera pausa en el mortal conflicto desde la tregua de siete días a finales de noviembre y, posiblemente, un eventual fin de la guerra.

Sobre las discusiones sobre el acuerdo de rehenes se cierne la amenaza de Israel de lanzar una ofensiva contra Rafah, en el sur de Gaza, de donde han huido alrededor de 1,5 millones de habitantes de Gaza desplazados. Los funcionarios estadounidenses han advertido deliberadamente a Israel que no avance más hacia el sur sin garantizar la seguridad de esos civiles, una tarea aparentemente imposible.

"Si hay una operación contra Rafah, podemos olvidarnos de que se llegue a un acuerdo", dijo un diplomático familiarizado con las negociaciones entre Israel y Hamas en las que median Qatar, Egipto y Estados Unidos.

Las familias de los rehenes israelíes presentan una denuncia por crímenes de guerra contra Hamas

Dado que el mes sagrado musulmán del Ramadán comienza el 10 de marzo, las próximas dos semanas de negociaciones son “fundamentales”, dijo a CNN una fuente familiarizada con los esfuerzos en curso. Un impulso militar agresivo por parte de Israel durante el Ramadán solo agravaría aún más las tensiones en toda la región.

Lo que está menos claro para algunos funcionarios involucrados en las discusiones es hasta qué punto el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, preferiría una pausa en los combates antes que una ofensiva en Rafah que continuaría con su objetivo de intentar desmantelar a Hamas.

"No parece que Netanyahu esté dispuesto a llegar a ningún acuerdo en este momento", aseguró el diplomático.

Lo que está en juego en este momento difícilmente podría ser mayor, dado que un acuerdo exitoso podría marcar el inicio de una fase nueva y potencialmente final de una guerra que ahora se encuentra en su quinto mes. La pausa y las conversaciones sobre rehenes, dicen las fuentes, han sido difíciles a pesar de que se han logrado algunos avances en las últimas semanas, y mucho más complicadas que la primera ronda de negociaciones.

Varios de los principales funcionarios de Seguridad Nacional del presidente Joe Biden han estado viajando dentro y fuera de Medio Oriente en rápida sucesión en las últimas semanas, presionando a Israel y Hamas para que lleguen a un acuerdo que iniciaría una pausa inicial de seis semanas en los combates y la eventual liberación de los más de 100 rehenes restantes.

El coordinador de la Casa Blanca para Medio Oriente, Brett McGurk, regresó a El Cairo el miércoles antes de viajar a Israel el jueves para continuar estos esfuerzos. El viaje se produce inmediatamente después de la visita del director de la CIA, Bill Burns, a la región la semana pasada, que incluyó escalas en Doha, Israel y El Cairo.

Netanyahu calificó las propuestas de Hamas de “delirantes”

Los líderes de Hamas también han estado en El Cairo esta semana reuniéndose con funcionarios egipcios para tratar de hacer avanzar el acuerdo después de que Netanyahu desestimara la serie más reciente de propuestas de Hamas como “delirantes”.

Los marcos han incluido una serie de pausas de varias fases que equivaldrían a al menos un alto el fuego de cuatro meses y medio mientras se libera a los rehenes y prisioneros palestinos de prisiones israelíes. Entre los mayores puntos de conflicto, de acuerdo con personas familiarizadas con las conversaciones, estaban las demandas de Hamas de la liberación de unos 1.500 prisioneros en la primera fase, la salida de las tropas israelíes de Gaza y las discusiones que conducirían a un fin formal de la guerra.

En las reuniones de seguimiento celebradas en El Cairo la semana pasada con los jefes de inteligencia de Israel, Estados Unidos, Egipto y el primer ministro de Qatar, la delegación israelí solo estuvo dispuesta a discutir los aspectos de ayuda humanitaria de un acuerdo, no los otros componentes, dijo el diplomático. Israel no envió un equipo técnico con su delegación, prueba de que realmente no tenían intención de negociar, dijo el diplomático.

Israel añadió entonces otra condición: pruebas de que los medicamentos que habían sido enviados a Gaza para los rehenes realmente habían llegado a los rehenes.

“Esto es muy importante porque nos mostrará que hay alguien allí [en Gaza] que realmente puede entregar y liberar a nuestros rehenes”, dijo a CNN el sábado Gal Hirsch, coordinador de rehenes del gobierno israelí, en la Conferencia de Seguridad de Munich.

En respuesta, el martes, el Dr. Majed Al-Ansari, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Qatar, dijo que Qatar tiene confirmación de Hamas de que ha recibido un envío de medicamentos para los rehenes israelíes en Gaza.

"Qatar recibió estas confirmaciones como mediador en el acuerdo", dijo Al-Ansari en una declaración escrita.

Israel parece atrincherado

Mientras Israel parece atrincherado en su posición, los negociadores esperan que Hamas responda nuevamente en los próximos días. Pero dadas las brechas que quedan, un acuerdo final todavía no parece inminente.

Funcionarios estadounidenses y de la Organización de las Naciones Unidas, junto con agencias de ayuda internacionales, han estado advirtiendo sobre una catástrofe si Israel avanza hacia Rafah, donde los palestinos han buscado desesperadamente refugio y distanciarse de lo peor de los combates. Aviones de combate israelíes ya han estado bombardeando Rafah, y más de 100 personas murieron en una serie de ataques la semana pasada.

En un borrador de una resolución estadounidense que circuló en la ONU el lunes, funcionarios estadounidenses escribieron que “una ofensiva terrestre tan importante no debería llevarse a cabo en las circunstancias actuales”.

Pero los funcionarios israelíes siguen advirtiendo sobre la operación pendiente.

"El mundo debe saberlo, y los líderes de Hamas deben saberlo: si para el Ramadán nuestros rehenes no están en casa, los combates continuarán hasta la zona de Rafah", advirtió el ministro del Gabinete de Guerra de Israel, Benny Gantz, durante el fin de semana.

El primer acuerdo de rehenes a finales de noviembre supuso el regreso de decenas de rehenes tomados cautivos por Hamas el 7 de octubre y una tregua de una semana. Desde el fin de esa tregua, hace ya tres meses, los niveles de víctimas civiles en Gaza han seguido aumentando, al igual que la condena mundial de la operación militar de Israel y la presión política sobre el Gobierno de Biden para que pida un fin permanente a la guerra.

Altos funcionarios estadounidenses creen que no hay posibilidad de que Israel llegue al punto en el que acepte un alto el fuego permanente en la guerra sin la liberación de rehenes, aseguran las fuentes. Sostienen que solo durante una pausa en los combates, incluso si se considera temporal, podrían continuar las discusiones que eventualmente pondrían fin a la guerra.

Los funcionarios israelíes, incluido Netanyahu, han seguido argumentando que se necesita una “victoria completa” sobre Hamas. En su mayor parte, Estados Unidos sigue apoyando a Israel, aunque con un poco más de distancia, ya que los funcionarios de la administración se han vuelto cada vez más críticos con las operaciones militares de Israel en el enclave. El propio Biden describió recientemente la conducta de Israel como “exagerada” y el bombardeo “indiscriminado”.

Estados Unidos vetó una vez más el martes un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que pedía un alto el fuego inmediato en Gaza.

En cambio, Estados Unidos comenzó a hacer circular su propia resolución pidiendo un “alto el fuego temporal”, es la primera vez que Estados Unidos utilizó la palabra “alto el fuego” en la ONU. Pero fue unos días después de que el propio Biden comenzara a usarlo, un cambio notable dada la carga que implica el término.

Apoyar la resolución de la ONU del martes, propuesta por Argelia, en medio de las actuales conversaciones sobre rehenes habría puesto en peligro las conversaciones de alto el fuego, dijo la Casa Blanca.

"Creo que al pueblo estadounidense, y creo que a la mayoría de la gente en todo el mundo, le encantaría ver a esos rehenes en casa con sus familias", dijo el martes el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby. "Y si simplemente votáramos, si aceptáramos esta resolución, las posibilidades de lograrlo se reducirían considerablemente".